Breves
AGUILAR

Trabajadores rurales terminarán educación secundaria

El secretario General de UATRE y delegado regional del RENATRE, Ariel Aguilar, se refirió a la situación de los trabajadores rurales. Aseguró que en la provincia la totalidad del personal permanente tiene la Libreta del Trabajador Rural. Dijo que están mejorando las condiciones de trabajo y habitabilidad en las estancias, aunque reconoció que “siempre se puede mejorar”. También destacó que en uno de los establecimientos 13 trabajadores completarán sus estudios secundarios, mediante el Plan FINES.

 

Ariel Aguilar, secretario General de UATRE y delegados regional del RENATRE, se refirió a la tarea que vienen desempeñando desde los dos organismos para dar contención a los trabajadores rurales. En diálogo con el programa radial “Desde las Bases”, comentó que  vienen “trabajando desde hace un tiempo, desde que asumí en el cargo de RENATRE en 2016”.

Dijo que “en ese momento teníamos que poner en condiciones todo lo que era la Libreta del Trabajador Rural, ponerla nuevamente en actividad. No teníamos nada de lo que se había hecho en la gestión anterior; primero fue RENATRE, después RENATEA y después volvimos al RENATRE. Porque con RENATEA no teníamos prácticamente libretas entregadas, de las fiscalizaciones que si se habían hecho no se habían cursado los expedientes. Entonces la primer actividad fue poner al día todo ese trabajo”, repasó.

Aguilar dijo que “en tres o cuatro meses pusimos 400 libretas en la calle, de la totalidad de los trabajadores rurales de la provincia. Somos la única provincia que se puede dar el lujo de decir que tenemos al 100% de los trabajadores permanentes registrados, con libreta de trabajo rural. Si bien en todas las provincias se está llevando adelante el trabajo para lograr la registración de los trabajadores, en la nuestra tal vez por ser una de las más chicas podemos tener ese orgullo de decir que tenemos al 100%”, remarcó.

El representante de UATRE y RENATRE indicó que “luego de eso nos pusimos a recabar información, para ver en qué condiciones estaba el trabajador rural. En que se podía ir trabajando, que se podía ir haciendo. Nos pusimos a armar de a poco un cronograma de trabajo y en el medio logramos conformar la primer sección de UATRE en Tierra del Fuego, entonces eso nos dio otro empuje y otro punto de vista para ir mejorando y cambiando las condiciones de los trabajadores”, destacó.

En otro tramo de la entrevista mencionó que “en cuanto a condiciones laborales, tenemos la suerte de estar en una provincia chica. Entonces las condiciones no son las mismas que en el resto del país, también por un tema del clima y el punto geográfico donde estamos. Tenemos casas con calefacción, con buenas condiciones; aunque siempre se puede ir mejorando”, advirtió Ariel Aguilar.

Indicando que en ese sentido “la calefacción puede pasar de ser de leña a gas, podemos ir cambiando lo que queda. En su momento había letrina y hoy ya tenemos en la gran mayoría baños instalados. En donde no, se está trabajando para instalar los baños”, aseguró. Recordando luego que el primer reclamo que tuvieron “fue evaluar si los recibos de sueldo estaban en condiciones, en algunos casos lo estaban y en otros no. Pero eso ya ha cambiado y podemos decir que en el 90% de los establecimientos los recibos de sueldo están según la escala y en algunos el recibo es mayor a la escala”, indicó.

El secretario General de la UATRE señaló que “como siempre, puede quedar alguno que no esté encuadrado dentro de esto. Pero nosotros estamos abiertos a las denuncias que puedan presentar los compañeros, que se pueden hacer de forma anónima o presencial porque nosotros no vamos a decir que trabajador vino hacer un reclamo. En base a eso podemos trabajar de forma más eficiente, aunque de todas maneras hacemos recorridas habituales en el campo”, confirmó.

Sobre las actividades que se encuentran desarrollando mencionó que están “trabajando en un establecimiento rural, donde logramos armar y se firma ahora dentro de muy poco con el Gobierno de la provincia el plan FINES para que 13 trabajadores de estancia Sara accedan a la educación secundaria. El programa lo van a llevar los docentes sábados por medio y en el establecimiento ya están las netbooks preparadas. Se les va a enseñar a usar esa tecnología y la estancia, cordialmente, cedió una edificación para la educación de nuestros compañeros que ya venían haciendo sus estudios primarios y ahora se sumaron varias voluntades de algunos que tenían parte del secundario hechos, otros que no lo habían iniciado nunca, e incluso hubo trabajadores que tuvieron la iniciativa de pedir poder completar sus estudios secundarios”, destacó.

Mencionó que “hay muchas iniciativas que son propias de los trabajadores y nosotros gestionamos con organismos, ya sean provinciales o municipales, para poder concretarlas”. Después, sobre la respuesta que obtienen por parte de los estancieros a todas estas iniciativas, admitió que “de por sí el ser humano es resistente al cambio, entonces una vez que llegábamos a los establecimientos y hablábamos de generar estas reuniones para conformar el gremio, en un primer momento no gustaba mucho la idea”.

Pero reconoció que “se han dado cuenta que no somos un gremio que se caracterice por ir a patear tranqueras, creemos que con el diálogo podemos lograr mucho más. Si fuera necesario patear tranqueras lo vamos a hacer, pero no es la idea. Somos una provincia chica y con diálogo creemos que podemos llegar muy lejos. Eso se ha ido notando en las diferentes acciones que hemos logrado, y que siempre son a favor del trabajador”, remarcó.

Sobre la situación actual, dijo que al sector del campo “lo beneficia del tema del dólar, contrariamente a lo que pasa en otros sectores. La lana se vende a precio dólar y al tener un dólar bajo eso implicaba que la ganancia del campo no fuera tal. Con el gobierno anterior veníamos algo relegados por la pelea de la 125, y nuestros aumentos de sueldo cuando se pactaban eran a la baja”, admitió. Indicando sobre el mismo tema que “A principios de año logramos firmar una cláusula gatillo, y el año pasado habíamos acordado un 30,8 y ahora, con la cláusula gatillo, subimos un 16% más. Así que desde el año pasado tuvimos un incremento salarial de un 46,8”, precisó Aguilar.

Finalmente comentó que “la característica de los trabajadores en la zona es que son trabajadores permanentes. Tenemos trabajadores golondrina que vienen para hacer la temporada de esquila, actualmente e calculamos que tenemos 435 trabajadores permanente y para la temporada de esquila vienen algo más de 150 trabajadores que se dedican a esa tarea. El 80% de los trabajadores los tenemos en la zona norte de la provincia, en el invierno históricamente hay una merma en la actividad. Hay una época en la que directamente no se trabaja y el trabajador rural, en su mayoría, se toma las vacaciones en esta época ya que en verano está la actividad a pleno”.

“También se toman precauciones para la temporada invernal, se adoptan protocolos con Defensa Civil municipal y provincial. Creemos que la apertura del Puente Justicia es un gran acierto, y se toman diferentes protocolos para atender al trabajador que se queda cuidando el campo en invierno. De todas maneras la mayoría se retira y se toma vacaciones en esta época del año”, concluyó Ariel Aguilar.