Breves
Suboficial de la Policía Provincia lucha por su vida tras haberse disparado en la cabeza. (Foto gentileza Diario Provincia23).
Suboficial de la Policía Provincia lucha por su vida tras haberse disparado en la cabeza. (Foto gentileza Diario Provincia23).

Policía se debate entre la vida y la muerte tras dispararse un tiro

Gonzalo Ezequiel Araujo de 28 años es Cabo de la Policía Provincial, envió un mensaje a un amigo dando cuenta de que podía atentar contra su vida, aduciendo no haber superado la pérdida de su padre hace un año atrás. Rápidamente se movilizaron sus colegas en su búsqueda, la que terminó camino al cerro Jeujepén, donde casualmente unos familiares de Araujo se encontraban acampando, los cuales fueron los primeros en hallarlo dentro de su automóvil.

Tolhuin.- Un joven suboficial de la Policía de la Provincia, de solo 28 años continúa internado en el Hospital de la ciudad de Río Grande, en tanto su estado de salud es sumamente delicado, teniendo en cuenta que fue encontrado en la zona del Cerro Jeujepén, con un disparo en la cabeza. De manera inmediata fue conducido al hospital, lugar en que fue intervenido quirúrgicamente, aunque su estado de salud es muy delicado.

Gonzalo Ezequiel Araujo de 28 años es Cabo de la Policía Provincial, en la madrugada de este martes estaba de guardia en el edifico de la Unidad Regional Centro en la ciudad de Tolhuin; edificio ubicado a la vera de la ruta nacional 3.

El suboficial pidió relevo cerca de las 4 de la mañana, indicando que presentaba un malestar, para luego retirarse.

En ese interín, el joven envió un mensaje a un amigo dando cuenta de que podía atentar contra su vida, aduciendo no haber superado la pérdida de su padre hace un año atrás.

Rápidamente se movilizaron sus colegas en su búsqueda, la que terminó camino al cerro Jeujepén, donde casualmente unos familiares de Araujo se encontraban acampando, los cuales fueron los primeros en hallarlo dentro de su automóvil.

El policía fue trasladado inmediatamente al Hospital Regional Río Grande donde ingresó con un disparo que, si bien habría intentado efectuar sobre su sien, el mismo salió desviado, de tal modo que no registra orificio de salida, por lo que el daño neurológico aún es analizado a fin de ser intervenido para la extracción del proyectil 9 mm.

Ayer por la tarde, el estado de salud del Cabo policial, aun era delicado y permanecía hospitalizado.