Breves
antartida verde

Crece vegetación

La Antártida sufre el cambio climático

El 99% de la Antártida está cubierta por hielo permanente y solo se tiene constancia de la existencia de dos especies de plantas con flores en uno de los extremos de este gran continente, en la llamada Península Antártica. No obstante, los resultados del reciente estudio indican que la actividad biológica se ha acelerado en respuesta al aumento de la temperatura.

 

 

Investigadores de la Universidad de Exeter, la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey (Reino Unido) han estudiado esta zona relativamente próxima a Sudamérica (a unos 1.100 kilómetros de distancia de Tierra del Fuego) para analizar el impacto del cambio climático en la vida vegetal antártica y han podido observar que un manto verde de se está extendiendo, a causa del camio climático. El estudio ha sido publicado en la revista Current Biology.

 

De los 14 millones de km2 que mide este continente, apenas el 0.3% está cubierto por plantas, sobre todo de unas pocas especies de musgo. No obstante, los resultados del reciente estudio indican que la actividad biológica se ha acelerado en respuesta al aumento de la temperatura y que, de seguir por el mismo camino, amplias zonas de la Península Antártica pueden vestirse de verde en las próximas décadas.

 

El cambio climático reciente en la Península Antártica está bien documentado, con el calentamiento y otras modificaciones como el aumento de la precipitación y la fuerza del viento. Los registros meteorológicos comenzaron en su mayor parte en la década de 1950, pero los registros biológicos conservados en núcleos de bancos de musgo pueden proporcionar un contexto a más largo plazo sobre el cambio climático. Los científicos analizaron los datos de los últimos 150 años y encontraron evidencia clara de puntos de cambio (puntos en el tiempo después de los cuales la actividad biológica se incrementó claramente) en el último medio siglo.

 

“La sensibilidad del crecimiento del musgo al aumento de la temperatura en el pasado sugiere que la alteración de los ecosistemas se producirá rápidamente con el calentamiento global, lo que llevará a trastornos en la biología y en el paisaje de esta región emblemática”, concluía Dan Charman, investigador y director del proyecto.

 

Esta es otra de las alarmantes señales del calentamiento global. Un análisis del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) informó que el límite consensuado para aumentar la temperatura a 1,5 ° C va a ser rebasado en 2026. Esto, de acuerdo con los modelos climáticos empleados, ocurriría en la medida en que las emisiones de gases de efecto invernadero no varíen y no se implementen las propuestas del referido acuerdo, que comprometía a las naciones a mantener el calentamiento “muy por debajo de los 2 ° C por encima de los niveles preindustriales y a proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ° C”.

Fuente: nmas1.org  y  Current Biology