Breves
Sin duda Yanko fue un apasionado del deporte que amaba. Respiraba automovilismo los 365 días del año, siendo un referente para muchos de los actuales jóvenes pilotos. (Foto gentileza El Magallánico).
Sin duda Yanko fue un apasionado del deporte que amaba. Respiraba automovilismo los 365 días del año, siendo un referente para muchos de los actuales jóvenes pilotos. (Foto gentileza El Magallánico).

La 46 Edición de La Hermandad lleva el nombre de “Yanko Masle”

Este año el Gran Premio de la Hermandad lleva el nombre de un grande del automovilismo: el piloto chileno Yanko Masle, fallecido a principios de abril de este año. Masle fue permanente animador en competencias como el Gran Premio de Tierra del Fuego, campeonatos de rally como el Apitur argentino y el del Patagonia Rally Club, como también en Cabo Negro en la emblemática categoría Turismo Competición 1.300 c.c. o en las Tres Horas de Puerto Natales y de Punta Arenas.

Porvenir (Gentileza de La Prensa Austral).- Con un total de 172 autos inscriptos, comienza este viernes el Clasificatorio de la 46ª en el historial de la competencia más importante del automovilismo en la Patagonia: El Gran Premio de la Hermandad, que este año lleva el nombre de un gigante del automovilismo fueguino, el piloto chileno Yanko Masle, fallecido a principios de abril de este año. Del total de estas máquinas, sólo 40 son representantes chilenos.

Con la revisión de seguridad, realizada en la ciudad de Porvenir, más precisamente en las instalaciones de Automotora Guic, se entró en la etapa final para a la realización de la 46ª edición del Gran Premio de la Hermandad que se correrá el próximo sábado y domingo entre Río Grande y Porvenir, en tramos de ida y vuelta, organizada en conjunto por el Automóvil Club de Río Grande y la Asociación Deportiva Local Fueguina de Automovilismo (ADELFA).

Este año se inscribieron un total de 172 máquinas de las cuales 132 corresponden a pilotos argentinos y sólo 40 a representantes chilenos, bastante menor a las 205 que se inscribieron el año pasado, donde 147 eran argentinas y 58 chilenas.

La categoría “D” se mantiene como la más numerosa de todas con 62 máquinas, seguida de la serie “E” con 29, la “G” con 22, la “F” con otros 13, las “C”, “B” y “A” con 12 cada una y cierra la nueva categoría “A” Pro, a inyección, con sólo 9 autos.

 

Etapas

 

La primera etapa se correrá el sábado a partir de las 9 horas entre Río Grande y Porvenir, con largada  desde el autódromo de Río Grande, previo a un clasificatorio el viernes que permitirá ordenar la largada de la primera etapa, pasando por los sectores de Circunvalación, estancia María Behety, Flamencos, cruce Río Chico, La Arcillosa, Chorrillos, San Sebastián, Las Flores, Rusffin, Cameron, Onaissin, Baquedano y llegada a Porvenir en el sector del Pozo del Amor con un total de 419 Kilómetros de recorrido.

Para el domingo, en la segunda etapa, se largará también a las 9 horas desde la calle Manuel Señoret de Porvenir, siguiendo por Avenida Santa María, continuando por el Pozo del Amor, Baquedano, Onaissin, Cameron, Rusffin, Las Flores, San Sebastián, Chorrillos, La Arcillosa, Cruce Río Chico, Flamenco, estancia María Behety, Circunvalación y llegada al autódromo de Río Grande, también con 419 kilómetros de recorrido para totalizar 838 kilómetros para los dos días.

 

Revisión de Seguridad

 

En Porvenir, los pilotos participantes pudieron el sábado realizar con anticipación la revisión de seguridad como también aprovecharon el último fin de semana para recorrer la ruta, tanto el tramo argentino como chileno, para confeccionar la hoja de ruta en algunos casos y para la mayoría repasando las que ya tienen confeccionadas de años anteriores y solamente efectuándole algunos cambios que se pudieron haber producido en un año.

Esta edición del Gran Premio se correrá en homenaje a uno de los grandes animadores que tuvo la prueba en muchas ediciones como lo fue Yanko Masle, piloto puntarenense recientemente fallecido.

 

Un grande del Automovilismo

 

A principios de abril de 2019, la familia del automovilismo magallánico y patagónico se vio sorprendida por la noticia del fallecimiento de Yanko Masle Martinic (62 años) por una insuficiencia cardiaca, quien es considerado uno de los más grandes pilotos que tuvo el deporte motor en nuestra región.

El “Viejo” Masle, como lo llamaban cariñosamente sus amigos del mundo “tuerca”, fue sin duda uno de los corredores más destacados de las últimas décadas, con participaciones en todos los caminos y circuitos de la Patagonia, tanto chilena como argentina.

Fue permanente animador en competencias como el Gran Premio de Tierra del Fuego, campeonatos de rally como el Apitur argentino y el del Patagonia Rally Club, como también en Cabo Negro en la emblemática categoría Turismo Competición 1.300 c.c. o en las Tres Horas de Puerto Natales y de Punta Arenas.

 

Inicios

 

Sus inicios fueron a comienzos de los 80’ con actuaciones en rallies y el Gran Premio, prueba que se adjudicó en 1992 en la categoría “B”, lográndolo luego de once intentos anteriores.

También destacó en las Tres Horas natalinas, alcanzando el triunfo en la versión 1996, además en el campeonato APITUR donde, junto a su gran amigo y navegante Francisco Cárdenas, fue permanente animador ante grandes corredores trasandinos.

Sin duda Yanko fue un apasionado del deporte que amaba. Respiraba automovilismo los 365 días del año, siendo un referente para muchos de los actuales jóvenes pilotos.

Entre sus logros destaca también la preparación de nuevos navegantes para la disciplina del rally, como Juan Pablo Oyarzo, Gabriel Díaz, Nelson Bahamonde, Marcos Loaiza, Cristián Ascencio, entre otros.

 

Preparador

 

Además fue un gran preparador de autos, uno de los pioneros en la actividad, realizando un trabajo profesional en el desarrollo de las máquinas.

Siempre con ideas pioneras de cómo se debía manejar el automovilismo en nuestra región, lo que muchas veces le trajo más de algún altercado por ser frontal en sus pensamientos y opiniones.

Sin duda será recordado como uno de los grandes del automovilismo en la Patagonia, alguien que siempre se brindó por el espectáculo en busca de la victoria, ganándose con ello el respeto de sus rivales.

En alguna oportunidad señaló “si voy al Gran Premio es para ganarlo. Para pasear me tomo un taxi”, lo que reflejaba su gran espíritu competitivo.

En lo profesional Yanko dedicó gran parte de su vida al rubro del transporte, en un comienzo como funcionario de las empresas Vilicic y posteriormente con camiones propios.

 

Yanko Masle dejó un vacío enorme

 

El periodista Alejandro Avendaño en una emotiva misiva se refirió de la siguiente manera: “El automovilismo se enluta con el fallecimiento de Yanko Masle”

“Tantas jornadas tuercas vivió el gran Yanko Masle, que son innumerables las veces que entregó un consejo, un apoyo. Te veremos siempre acompañándonos en el Gran Premio de la Hermandad, en cada rally del PRC y en asfalto de Cabo Negro.”

“‘El Perro’ le apodaban su más cercanos por lo vehemente que enfrentaba cada carrera, siendo el impulsor de muchos deportistas educando a varios navegantes en su trayectoria, como Juan Pablo Oyarzo, Pechuga Bahamonde y Mamo, entre otros.”

“En 1980, se hace la única carrera entre Punta Arenas y Natales en modo rally y Yanko Masle destaca en aquella época, y posteriormente, junto a su gran amigo de la vida, Pancho Cárdenas, ganan el Gran Premio de la Hermandad en aquel Lada blanco con furiosos rojos. Yanko, era el hombre más ácido al momento de hacer crítica para las normas de seguridad de los pilotos y sufrió de varios golpes en su vida, pero ésta es la más dura partida del más grande de la disciplina de Rally en Magallanes.”

“El cielo nublado de Magallanes te despide y llora el cielo, porque se despide a un grande del automovilismo, porque más que una pasión, el automovilismo en un sentimiento, y Yanko Masle reflejaba eso en cada momento. Fueron muchas las transmisiones que se compartieron iniciando con el programa Patagonia Tuerca hace ya más de 10 años.”

“Uno de sus amigos de infancia, Juan Carlos Beros, no podía creer esta noticia estando en Porvenir al momento del deceso de Yanko, recordaba como juntos jugaban desde niño en carreras, partiendo con las carreras de famosos rancheros en Porvenir, práctica de carrera de autos con juguetes de madera. Por otro lado, ‘Pancho’ Cárdenas estaba destrozado al momento de conversar, jamás se esperaba este momento, pero al mismo tiempo recuerda la época de gloria que dejaron en el automovilismo regional. Yanko, estaba normal, pero su corazón sólo funcionaba a un 30 por ciento, y así los médicos decían que era un milagro como Yanko se mantuviera en pie y era sólo por su esencia, el rugir de los motores. Hasta sus últimos días anheló correr el Gran Premio de la Hermandad, pero hoy la está corriendo desde el cielo con el relato de “Pirulo” Oyarzo, junto a Goyco Maslov, Esteban Capkovic, Marcos Lausic y Diego Manquemilla, quién lo seguía en el fanatismo del deporte rey en Magallanes”.

“Sólo decirte al cielo viejo Yanko, que marcaste muchas generaciones en deporte motor y tu consejo lo llevaremos impregnado en cada recuerdo que nos diste, en cada pasada por una curva cerrada y por cada derrape que distes por conseguir el mejor espectáculo tuerca”.

 

Breve biografía

 

(Por Juan Pablo Oyarzo). Yanko Fernando Masle Martinic nació el 17 de agosto de 1956 en la ciudad de Punta Arenas.

Hijo de Jacob Masle Rajcevic y Nevenka Martinic Buvinic. El mismo se catalogaba como hijo de esta tierra que formó su carácter a la par del crudo invierno magallánico y dejó huellas en el viento.

Desde muy joven mostró interés en recorrer los caminos de la Patagonia, sea en lo que sea. El nació para ser libre y así lo asumió como estilo de vida.

En 1982 contrae matrimonio con Trini como cariñosamente el la llamaba. Junto a ella formaron a sus hijos Jacob y Christobal que vieron a su padre desde la primera conciencia cómo salía cada día a enfrentar las rutas de la indómita Patagonia.

Los camiones fueron parte de su vida, en el transporte encontró esa tan ansiada sensación de libertad y de conocer cada centímetro de un recorrido, cualquiera sea… era el hecho de andar, de rodar y de llegar.

Un hombre de un carácter especial, a veces osco pero siempre un buen amigo. Crítico y autocrítico. Siempre trataba de llegar a la mejor solución pero claramente no bastaba y seguía buscando.

Su familia que hoy lo despide le entregó todo el amor que un padre quisiera recibir.

Lo apoyaron en cada aventura e idea que se le ocurría. Yanko para muchos, ‘Nano’ para otros. Querido y admirado y también a veces no tanto, pero a él nada le importaba. Su auto de carrera y su camión era su vida, su fortuna más preciada.

También fue empresario de la industria mecánica. Formó con mucho esfuerzo su taller y lo trabajó como los hombres más duros.

En ese proceso debió enfrentar el invierno y sin reparo de las adversas condiciones climáticas, salía a desafiar al clima y se tiraba debajo de un tractor, camión o lo que sea que esté dando el sustento en el momento.

Su constancia y fuerza laboral le llevó en los últimos años a volver al transporte, sólo que esta vez como dueño de su camión lo que lo ponía feliz.

El automovilismo fue otra se sus formas de vida. En el tuvo una destacada trayectoria.

Fue respetado y admirado por muchos de los que hoy lo despiden y de otros tanto que ya están con él junto a nuestro señor.

Hoy decimos adiós a un padre, a un amigo, a un camionero de corazón y piloto de automovilismo…. Gracias Yanko Masle por tu paso en el mundo terrenal. Hoy te recibe el creador con el espíritu de libertad que siempre tuviste.

 

Querido Perro…

 

Me has puesto en la posición más difícil de mi vida. Era bastante más fácil ser tu copiloto que hilvanar estas palabras que se clavan una a una en mi corazón.

No sólo fuiste amigo, fuiste además imagen. Muchos que hoy lloramos tu partida tuvimos la dicha de compartir contigo grandes momentos, de vivir la vida y por sobre todo de aprender… Para los que algo saben o imaginan de lo que les relato; una frase… “Así no son las huevás”.

Ahondar en la vida deportiva de Yanko es redundar, pero atrás de cada una de esas historias hay experiencias vividas únicas.

Junto a tu gran amigo y compañero de habitáculo supieron llevar adelante cada proyecto que se propusieron.

Largas jornadas de taller de esas que muchos conocemos, pero ustedes buscaban el desarrollo.

Tu en tu exigencia de avanzar, pancho en las de descubrir y desarrollar.

Juntos hicieron muchas de las suyas… juntos supieron de victorias, fracasos y también decepciones.

Juntos supieron salir adelante, se apoyaron en cada una, sea buena o mala.

Junto a tu amigo Pancho Cárdenas escribiste gran parte de las páginas tuercas de tu vida y de la región.

Y no conforme con hacerlo ustedes, nos traspasaron el testimonio tal como si fuera una carrera de relevos.

APITUR fue uno de los Campeonatos que vio a este binomio encarar sus mejores épocas y “con el equipaje del perro” como se denomina en el campo. Se fueron a luchar… en busca de la gloria. En busca del Deporte más hermoso que conocimos gracias a ti. El Rally.

Escucharlo era bonito, vivirlo un sueño. Una vez dentro había que sobrevivir.

Las largas jornadas, el esfuerzo físico y mental para poner un auto en la pista. Luego conocer la frustración, la alegría y la tan sabrosa victoria…. Jajaja perro. No sabíamos que nos estabas dejando lo mejor. El néctar de la vida. La Gloria hecha combustión.

 

La Pista

 

Viajar a los rallys era cada vez más complejo. La disciplina acá no existía. Entonces se te ocurrió la idea de ir a la pista.

Y adivinen quien estaba ahí para apañarlo? Si, el mismo. Pancho Cárdenas.

Ahí te hiciste respetar Perro. “Guapiaste” Sin el mejor auto te las ingeniaste para llegar adelante, para luchar, para estar a la vanguardia, para ser Yanko Masle en su máxima expresión. Respetado y querido.

Marcos Rispoli te mando este mensaje: “Fuiste mi referente durante el inicio y también durante toda mi carrera deportiva. Luego codo a codo hicimos lindas carreras y lindas disputas…

Un abrazo viejo mañoso!! Se te extrañará!!!

En estas palabras no puedo dejar de reconocer la visión de Lalo Mladinic que a la hora de poner una estructura para ir a ganar el Gran Premio de La hermandad pensó en ti y en Pancho.

 

El Gran Premio

 

La Hermandad era tu esencia. Eso era definitivamente lo que más te agitaba el corazón.

La ruta, la previa, la hoja. Los amigos en Río Grande y cuanto más podemos agregar.

La verdad que faltaría tiempo, papel y tinta para contar cada una de las hermandades con tantos de nosotros y tantos de nosotros vibrando cuando estabas corriendo.

En 1992 logran la hazaña con Pancho Cárdenas y un pueblo entero los recibió como héroe, y por supuesto que a ti, como naciste para ser grande te espera la primera red televisiva privada del país en regiones. Megavisión transmitió vía satélite tu llegada a Punta Arenas como un gran logro deportivo para el país… Cosa que sólo le podían pasar a Yanko Masle.

Las Tres Horas fue otra de tus hazañas. Las ganaste en reiteradas veces en Natales y además te diste el lujo de ganar todas las que se hicieron en la región siendo campeón de la modalidad 3 horas.

Las carreras de circuito en Porvenir, Río Grande, Cabo Negro y los récord en Río Gallegos no estuvieron ajenos a tu siempre apabullante llegada.

Amigo Mío: Hoy quiero decirte unas cuantas. La primera, Gracias.

Sin duda voy a extrañar tus “cariñosas” palabras en cada conversación que teníamos.

Como olvidar esa jornada en la frontera cuando te hice el whatsapp en tu primer teléfono inteligente.

Nos reíamos porque con un dedo apretabas todo el teclado.

Luego nos fuimos con Chago a cenar y después de tantos kilómetros juntos desde que me recibiste en tu taller hablamos de la vida como a ti te gustaba…. Crudamente.

El amor por la ruta era algo que nos unía, los camiones eran parte de nuestro ADN. Que alegría ver tú felicidad cuando nos fuimos en el primer viaje a San Gregorio en el Scania Rojo… y tantas más.

Tenías la maldita costumbre de llamarme a medio día, cosa complicada para mi. A veces te contestaba otras no. Y la anterior hospitalización antes de esta que no te vio salir, te devolví el llamado a eso de las 23 horas.

Hablamos mucho, te costaba pero yo no tenía apuro y estaba feliz de escucharte. A ratos te emocionabas y eso daba píe a que me largue yo con todo como tanto te gustaba y te hacía reir jajajaja……

Cerca de las 3 AM con las orejas cocinadas me dijiste resignado que “todo se acaba, todo llega a su fin, Todos los ciclos se cumplen” y muy a tu estilo exclamaste para afirmar lo anterior “Así no más es la weá”.

Luego continuaste con un “Ya!!! Te corto porque esta wea parece que va a explotar. Chao Mierda”… y me cortaste.

Esa noche pensé que te morías y que te estabas despidiendo, no fue así…. Me diste una lección una vez más de vida.

Pero en algo te equivocaste Yanko Masle…. Así no es naá la cuestión.

Resulta que hay cosas que llegan a su fin, que hay ciclos que se cumplen, pero hay otras que NUNCA se acaban.

Porque nunca mediste que jamás morirías, porque cuando algo muere desaparece y tú hoy has pasado a escribir una página superlativa en la historia tuerca de Magallanes y de la Patagonia.

Hoy ha muerto mi amigo…. Hoy ha fallecido el piloto; pero principalmente hoy ha nacido la Leyenda.

No tengo duda alguna que pasarán generaciones por las cuales ni estaremos que aún se siga hablando de Yanko Masle de sus hazañas, sus proezas y quien lo diría… convertido en leyenda, entregando fuerza y aliento a todos los esforzados soñadores con espíritu de libertad y Victoria…

Acuérdense de esto, grábalo en tu memoria.

Le sobreviven su esposa Trinidad Parada e hijos Jacob y Cristóbal, ambos también destacados pilotos.

 

Fuentes: La Prensa Austral, El Magallánico y www.patagoniaracing.cl