Breves
Alazard anunció nuevas concesiones de dos hosterías que estaban abandonadas. “El tema de la hostería de San Pablo va a ser resuelto, está en manos del INFUETUR y, una vez que pase esta coyuntura de la pandemia, se va a armar una convocatoria. Hay dos lugares, que son San Pablo y Petrel, que no tienen problemas legales y están en manos del INFUETUR.
Alazard anunció nuevas concesiones de dos hosterías que estaban abandonadas. “El tema de la hostería de San Pablo va a ser resuelto, está en manos del INFUETUR y, una vez que pase esta coyuntura de la pandemia, se va a armar una convocatoria. Hay dos lugares, que son San Pablo y Petrel, que no tienen problemas legales y están en manos del INFUETUR.

El INFUETUR avanza hacia nuevas concesiones de Petrel y San Pablo

La directora provincial de Turismo aseguró que ya están preparadas las licitaciones de Petrel y San Pablo, para avanzar en nuevas concesiones luego de que se atraviese la coyuntura actual de la pandemia. Además hay una fuerte apuesta al desarrollo de la zona centro y norte de la provincia, en particular por el aumento de los ingresos por la frontera terrestre. Advirtió que habrá que mejorar la oferta y están en diálogo con los prestadores, para brindar capacitación. Consideró que la provincia está en las mejores condiciones de recibir turistas que buscarán lugares fuera de los grandes aglomerados, con aire puro y naturaleza, para lo cual habrá que poner énfasis en protocolos de higiene y seguridad.

Río Grande.- La directora provincial de Turismo, Stella Maris Alazard dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la labor que está realizando para potenciar la zona centro y norte de la provincia, en particular para aumentar la oferta al turista que ingresa por vía terrestre.

“Desde que asumió la gestión de gobierno, con ‘Willy’ Querciali en el INFUETUR, se jerarquizó la delegación de Río Grande, convirtiéndola en una dirección provincial, con injerencia también en la zona centro, es decir que mi cargo tiene el objetivo de potenciar dos destinos emergentes, como Tolhuin y Río Grande, es decir todo el corazón de la isla y la zona norte”, dijo.

“Nos ha tocado una época difícil, porque la pandemia ha castigado especialmente a la actividad turística, que en los tiempos de crisis generalmente es la primera actividad que impulsa la economía. A pesar de la apertura del turismo interno, sigue estando muy deprimida especialmente toda el área de alojamientos, porque estamos en medio de una sociedad también castigada económicamente por lo que dejó la pandemia. Justamente en momentos de crisis es cuando uno se tiene que poner más  creativo para asistir fuertemente al sector con subsidios y créditos a través de la ley PROGRESO. Es una de las labores que nos está consumiendo bastante tiempo, porque el sector está necesitando este salvataje para no quedar en el camino. Hay muchos emprendimientos que están gestionando un subsidio o un crédito para poder subsistir”, indicó.

“También estamos potenciando actividades que para Tolhuin y Río Grande son óptimas en este contexto. Tolhuin se ve potenciado en este momento porque la gente no tiene posibilidad de viajar a otros lugares. Siempre el gran tema ha sido lograr equilibrar la balanza entre la zona sur y la zona norte. El hecho de jerarquizar la delegación de Río Grande permite tener otra estructura, con un cargo de gestión más política, y eso hace que el nexo sea diferente. Con ‘Willy’ (Querciali) nos conocemos desde hace muchos años, porque hemos trabajado juntos, y ha sido una lucha poner en valor la zona norte, porque no tenemos oferta. No hay que dejar de lado la promoción pero también hay que trabajar puertas adentro en la planificación y la solución de temas históricos”, planteó.

 

San Pablo y Petrel

 

La funcionaria anunció nuevas concesiones de dos hosterías que estaban abandonadas. “El tema de la hostería de San Pablo va a ser resuelto, está en manos del INFUETUR y, una vez que pase esta coyuntura de la pandemia, se va a armar una convocatoria. Hay dos lugares, que son San Pablo y Petrel, que no tienen problemas legales y están en manos del INFUETUR. Está presto a llamarse a una convocatoria a licitación, un concurso de proyectos en el caso de San Pablo. Quizás el modelo de hosterías que en su momento pensó el gobernador Campos y tan bien le hizo a la provincia, en algunos sectores hay que aggiornarlo a las nuevas corrientes de turismo. En la zona de San Pablo estamos pensando en otro modelo de negocio, que pueda ser sustentable. Es una ruta turística que tiene mucho valor paisajístico y hay varios emprendedores allí. Va a ser uno de los lugares que se va a poder potenciar muchísimo”, afirmó.

“El Estado puede potenciar muchos proyectos pero necesitamos al inversor privado que genere la oferta, porque el Estado no puede hacer todo. Tenemos que generar la infraestructura,  las comunicaciones, que estén bien los caminos, pero también debe estar el sector privado apostando a la zona. San Pablo va a ser una ruta interesante porque ya hay muchos emprendedores con proyectos en marcha. Después tenemos a Petrel próximo a concesionarse y, ni bien salgamos de la coyuntura de la pandemia, se van a reflotar estas dos concesiones. Va a ser muy importante porque no tenemos tener estos lugares el estado de deterioro actual, con la belleza paisajística que representan”, manifestó.

 

Turismo terrestre

 

La apuesta apunta al turista que ingresa por la frontera de San Sebastián: “Desde la década del ’80 que la estadía en Ushuaia no llega a dos días y medio y no podemos mover ese promedio. Ha crecido el turismo que ingresa por vía terrestre y como riograndenses nos interesa mucho, porque es el que viene por su cuenta, sin un paquete programado y tiene tiempo para quedarse unos días más, pasar por Río Grande, ir por las rutas complementarias, quedarse en el corazón de la isla hasta llegar a su destino final en Ushuaia. Debemos tener oferta para este turista que por ahora está de paso, para retener a esas personas a través de excursiones para conocer el lugar. Eso implica que la gente se quede una noche más en el hotel, que salga a comer a un restaurante, que compre en los comercios, y eso moviliza la economía”, destacó.

“Ahora necesitamos estar muy cerca del prestador turístico, capacitándolo para mostrarnos como un destino seguro. Tierra del Fuego tiene mucho potencial en eso porque justamente vendemos naturaleza, somos un lugar con poca densidad poblacional, que es lo que se va a empezar a buscar desde los nuevo viajeros. Van a empezar a fijarse mucho en el servicio, la calidad, la higiene, y en lugares donde no haya grandes aglomeraciones de personas, que tengan aire puro, por eso tenemos mucha potencialidad para trabajar”, sostuvo.

“Los prestadores van a tener que estar a la altura, ofreciendo un servicio de calidad y con estándares de higiene y sanitarios que nos permitan competir con diferentes destinos, porque todos van a estar peleando por este viajero cuando se empiecen a abrir las fronteras”, advirtió.

 

Yehuin y Las Termas

 

Consultada sobre la hostería Yehuin, aclaró que “no está en manos del INFUETUR y por ende en el mediano plazo no estamos contando con eso. Uno de los pilares fundamentales de la zona centro es la reserva Corazón de la Isla, que tiene una potencialidad impresionante. Es un lugar maravilloso que muchos fueguinos no conocen todavía, hay senderos, lagos, lugares para hacer trekking, para acampar, todo en la zona aledaña a Yehuin. Obviamente es un lugar que nos interesa mucho y además la ruta complementaria F es un circuito muy interesante, porque se une con la H y se puede hacer un circuito sin ir y volver por el mismo lugar”.

“Estamos en contacto permanente con el Municipio de Tolhuin, que está muy involucrado, y el turismo es uno de los objetivos del intendente Harrington. Respecto de Las Termas, están dentro del ejido urbano ahora y son competencia directa del municipio. Con Las Termas tenemos un atractivo que haría despegar al corazón de la isla sin ninguna duda y a Tolhuin como localidad, desde donde pueden salir los flujos del turismo termal. Tenemos confianza en que se pueda llegar a buen puerto con esto, porque hace 20 años hablamos de lo mismo y esperamos que se puedan resolver las cuestiones legales. Tener un producto así sin aprovecharlo no se puede creer y hay que trabajar fuertemente para poner en valor este lugar”, concluyó.