Breves
“La mirada es de preocupación. Nosotros tenemos a nuestros representantes, como todo el resto de las organizaciones que participan de las reuniones de la comisión del área aduanera especial. En este caso nosotros lo hacemos con voz, pero no con voto”, dijo Hellemeyer, y expresó que “nos sorprendió la suspensión” de la última reunión, programada para fines de agosto.
“La mirada es de preocupación. Nosotros tenemos a nuestros representantes, como todo el resto de las organizaciones que participan de las reuniones de la comisión del área aduanera especial. En este caso nosotros lo hacemos con voz, pero no con voto”, dijo Hellemeyer, y expresó que “nos sorprendió la suspensión” de la última reunión, programada para fines de agosto.

AFARTE lamentó caso de Renacer

El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer expresó “la preocupación” generada por la falta de convocatoria a reunión de la comisión del área aduanera especial, que puede retrasar las actividades administrativas habituales. “Nos sorprendió la suspensión”, dijo del encuentro previsto para fines de agosto, y señaló que se enteraron cuando ya se habían trasladado desde Buenos Aires. “Acá estamos hablando de acreditaciones de origen, de inicios de producción, de una serie de giros administrativos para lo cual es necesario que la CAAE funcione”, reclamó, tras el conflicto entre el ministro Caballero y la Cooperativa Renacer. Respecto del nivel de producción para 2017, no ve un crecimiento sino cifras similares a 2016, que “fue un año de ajuste”, e incluso una caída en la producción de aire acondicionado.

El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer expresó la preocupación del sector por la falta de convocatoria a reunión de la comisión del área aduanera especial, a raíz del conflicto entre el ministro Ramiro Caballero y la Cooperativa Renacer, por el pedido de excepción para ingresar plaquetas chipeadas de origen, destinadas a fabricar televisores.

Por FM del Pueblo, se lo consultó sobre la nota enviada por el subsecretario de Industria Fernando Grasso al ministro, por la cual le informa que no tendrán aval las decisiones que tome como presidente, hasta tanto convoque a reunión de la Comisión del Área Aduanera Especial. “La mirada es de preocupación. Nosotros tenemos a nuestros representantes, como todo el resto de las organizaciones que participan de las reuniones de la comisión del área aduanera especial. En este caso nosotros lo hacemos con voz, pero no con voto”, dijo, y expresó que “nos sorprendió la suspensión” de la última reunión, programada para fines de agosto.

“Estaba nuestro representante, junto con el de la Unión Industrial Fueguina y el representante de la Secretaría de Industria de la Nación y todas las demás personas que viajaron. Todos estaban en Tierra del Fuego el día que se tenía que reunir la CAAE y nos sorprendió ahí la suspensión”, sostuvo.

“Yo desconozco los motivos de la suspensión, los motivos formales los respeto y lo que me preocupa es que por algún tipo de desentendimiento entre la Nación y la Provincia se pueda generar algún dolor de cabeza o atraso en las actividades administrativas habituales que la industria necesita por parte de la CAAE”, planteó.

Pese a la intimación del Subsecretario de Industria al ministro Caballero a que convoque en un plazo de cinco días a nueva reunión, ya largamente vencido y sin novedades, subrayó que “acá estamos hablando de acreditaciones de origen, de inicios de producción, de una serie de giros administrativos para lo cual es necesario que la CAAE funcione”.

“En general los trámites habituales se suelen aprobar por Secretaría de Presidencia. Ahora, si la CAAE no funciona o estas necesidades se producen entre sesión y sesión, la incertidumbre respecto de eso nos tiene inquietos”, admitió.

“Desde ese punto de vista nos preocupa. El resto es un tema que nos excede y tendrán que preguntar a la provincia y la Nación qué está pasando”, sostuvo.

 

Caída en la producción de aire acondicionado

 

Por Radio Nacional Ushuaia, y luego de que el ministro Caballero planteara un repunte en la producción, el presidente de AFARTE estimó que los niveles de 2017 serán “similares a 2016”, que fue “un año de ajuste”, e incluso aventuró una baja en la producción de aire acondicionado.

“En el caso de los acondicionadores de aire, la línea de producción que tenemos es la más golpeada o retraída. Llegamos a hacer un millón doscientos mil equipos en 2015, por un tema de escasez de divisas a principios de año, y después hubo una exacerbación de la producción sobre fin de año, que generó un sobrestock en 2016. Esto obligó a ajustar la producción a un millón cien mil, es decir que fue una caída brutal. Este año las cifras, en el mejor de los casos, van a replicar estos índices de 2016, con lo cual seguimos en niveles bajos”, dijo.

“El sobrestock ya no está y, cuando buscamos las razones, son varias, pero hay cierta disuasión al consumo por la corrección de las tarifas de luz en los centros urbanos donde existía antes el subsidio, básicamente en Capital Federal y el Conurbano, donde treparon mucho las tarifas. La gente reacciona privándose del consumo de determinados equipos, entre los cuales cae el aire acondicionado”, explicó.

“Luego hay otros temas, como el factor climático, porque el último verano no fue tan bochornoso ni hubo una seguidilla de noches cálidas. Además, en años anteriores se vendieron muchos equipos y es un producto que no tiene una rotación tan alta. Son una serie de factores que hacen que el aire no pueda impulsarse más allá del millón, o el millón cien. Incluso estamos viendo que la producción puede llegar a ser un poco menor este año”, alertó.

“En el caso de los televisores, la demanda está sostenida porque se aproxima el mundial de fútbol. En el caso de los celulares, en 2017 estaríamos replicando las cifras de 2016”, apuntó.

La reactivación de la que habla Caballero, todavía no la ve la industria: “El 2016 fue un año de ajuste y las tendencias que se pueden verificar son tenues y tardan de llegar a las fábricas. Por ahí las tendencias se verifican en el mercado, pero en el ámbito industrial tardan un poco en llegar. Creo que vamos a tener un 2017 donde vamos a repetir las cifras de 2016, con una expectativa de que empiece a expandirse un poco el consumo y en 2018 pueda crecer un poco el nivel de actividad industrial”, indicó.

Agregó como otro factor negativo para la producción fueguina al contrabando de celulares: “Claramente el robo de celulares es un problema comercial, porque el celular que se roba y se comercializa, es un equipo nuevo menos que se vende, pero la problemática principal pasa por el contrabando. Nosotros fabricamos entre nueve y nueve millones y medio de celulares al año, y por contrabando ingresan unos tres millones de celulares por importación ilegal. Con esto podríamos incrementar la actividad productiva y puestos de trabajo. Estamos haciendo el reclamo a todos los estamentos de gobierno que podemos y venimos golpeando todas las puertas hace tiempo. La solución no es rápida y es una gestión en la que vamos a tener que insistir y sostener”, concluyó.

Fuente: Diario Provincia 23.