Breves
Emiliano Olmedo, ex ministro del gobierno de Bertone y actual coordinador de Desarrollo Pecuario del Municipio de Río Grande, dio detalles por Radio Universidad 93.5 sobre el funcionamiento de la planta municipal de faena de porcinos, inaugurada en diciembre pasado.
Emiliano Olmedo, ex ministro del gobierno de Bertone y actual coordinador de Desarrollo Pecuario del Municipio de Río Grande, dio detalles por Radio Universidad 93.5 sobre el funcionamiento de la planta municipal de faena de porcinos, inaugurada en diciembre pasado.

Ya son 26 los productores porcinos que utilizan los servicios del matadero

El Coordinador de Desarrollo Pecuario del Municipio de Río Grande destacó el acompañamiento que se brinda para garantizar una comercialización segura y saludable, y además la capacitación que se da al productor para que tenga éxito en su emprendimiento. Actualmente hay 200 madres y la producción anual supera los dos mil animales. La planta además continúa con la faena de ovinos y bovinos, y la capacidad está pensada para un desarrollo futuro: “podemos hacer 50 animales por hora y estamos haciendo a veces 50 animales por día”, señaló Emiliano Olmedo.

Río Grande.- Emiliano Olmedo, ex ministro del gobierno de Bertone y actual coordinador de Desarrollo Pecuario del Municipio de Río Grande, dio detalles por Radio Universidad 93.5 sobre el funcionamiento de la planta municipal de faena de porcinos, inaugurada en diciembre pasado.

“Hace dos años estamos trabajando en la Secretaría de Producción del municipio en un proyecto que se discutió mucho y se logró iniciar un programa de desarrollo que apunta al productor porcino local y a la cadena de valor de la carne porcina local. El municipio solamente faenaba las especies ovinas y bovinas, y quedaba esta cuenta pendiente, porque había productores porcinos que demandaban el servicio del matadero. Se han invertido en total, con la planta y equipamiento de laboratorio e infraestructura, más de diez millones de pesos de fondos propios, sin ningún crédito y solamente con el impuesto de los vecinos”, sostuvo.

“Van siete meses de trabajo desde que se habilitó la planta y ya tenemos 26 productores que han recibido el servicio de faena. Buscamos que la carne que se comercializa sea segura y saludable. Los asesoramos, hacen algunos papeles que son mínimos en SENASA y Zoonosis, entran a la planta municipal de faena y retiran las reses, que se comercializan en carnicerías y a veces hay una venta directa a pedido, por lo que pueden entregar directamente al consumidor. Las distintas áreas llevamos adelante el control. Siempre hay que buscar el sello que certifica la inspección veterinaria de parte del consumidor”, recomendó el funcionario.

“Estamos próximos a poner etiquetas, para que sea más visible y reconocible, y que el consumidor lo detecte más fácilmente. El programa acompaña al pequeño productor, vemos cómo están, vamos a visitarlos, establecemos cómo arrancaron y cómo evolucionaron. Si no medimos lo que hacemos, es difícil saber si son exitosas las acciones que estamos realizando”, explicó.

“En estos siete meses se faenaron más de 35 toneladas de carne porcina en la planta municipal, y además se faena en La Misión Salesiana, que es la otra planta habilitada. Hay productores chicos, que están muy atomizados, y necesitan del acompañamiento de las instituciones públicas para que la producción sea sustentable a nivel económico, pero también segura”, dijo.

“De stock estable hay más de 200 animales en producción, son 200 madres, y eso genera diez lechones por madre, más el padrillo, es decir que se generan dos mil o tres mil animales. Es un número muy interesante. La cadena empieza a tomar forma y los distintos eslabones empiezan a juntarse. Ya hay productores identificados en distintas áreas de la ciudad, hay una planta municipal de faena, de la cual el vecino tiene que estar orgulloso, porque no todas las ciudades tienen una planta de faena que da servicios como los que se están brindando, y generan una relación entre el productor y el consumidor. Además hay un componente de capacitación y el municipio viene haciendo encuentros mensuales, en los cuales apuntamos a los conceptos más importantes para esta parte del programa. Ha venido gente de Tolhuin a estos encuentros, que nos ha pedido ir a capacitar allá también”, indicó.

“Hay cuestiones básicas en las que estamos trabajando, que son alimentación, sanidad y manejo. Esas tres cosas van de la mano. Hay gente que necesita un poco más de conocimiento pero está dispuesta a hacer las cosas bien”, aseguró.

Además de la faena porcina, informó que “el año pasado la planta municipal faenó más de un millón trescientos mil kilos de carne, entre todas las especies. Es un eslabón muy importante en la cadena porque faenamos alrededor del 80% de los bovinos, contando lo que se faena dentro de la provincia, porque hay animales que se van en pie. Son alrededor de seis mil animales por año, y el trabajo está muy concentrado en otoño. En ovinos tenemos entre el 20 y el 25% de la faena a nivel local, que son unos diez mil animales por año y está muy concentrado para las fiestas”.

Otro punto fundamental que marcó Olmedo es que “el servicio de la planta es accesible. En los animales chicos como los lechones, no llega a los cien pesos, y es básicamente simbólico. Los animales adultos están cerca de los 400 pesos y representa cuatro o cinco pesos por kilo de carne. Nada lo que salga de la planta municipal va a tener un problema de sanidad, y esa es la tranquilidad que uno le transmite al vecino”, subrayó.

En cuanto a la capacidad, aseguró que “hoy nos sobra, porque podemos hacer 50 animales por hora y estamos haciendo a veces 50 animales por día. Pensamos en una planta no solamente para resolver algo ahora sino a futuro”, concluyó.