Breves
camionero

Camionero "preso" en Punta Arenas

“Ya pagué lo que tenía que pagar”

Un camionero argentino que estuvo preso en Punta Arenas durante cuatro años, tras haber traído en su camión varios kilos de droga sin -según afirma- saber el contenido de la carga, no puede retornar a la Argentina. Después de conseguir la libertad condicional, Guillermo Castiglioni no puede optar a una visa de trabajo ni tampoco retornar a nuestro país, situación que considera como “desesperante”.

 

 

El 14 de agosto de 2013 fue detenido el camionero, originario de la provincia de Buenos Aires, identificado como Guillermo Jesús Castiglioni, de 43 años, quien al momento de cruzar hacia Punta Arenas por el paso fronterizo Integración Austral fue inspeccionado por personal de Aduanas, encontrando en su vehículo 24 kilos de marihuana y medio kilo de cocaína.

 

A raíz de este delito, el conductor fue condenado en febrero de 2014 a cumplir la pena de siete años en prisión por el delito de narcotráfico, asegurando hasta el último día que él nunca supo el contenido de la carga que transportaba.

 

Tras estar cuatro años tras las rejas, el ciudadano argentino logró optar al beneficio de la libertad condicional, saliendo del complejo penitenciario el pasado 17 de octubre. Pero esta medida debe consumarse firmando por al menos un año.

 

“No puedo optar a una visa de trabajo, no puedo ‘laburar’ y si lo hago se considera una falta y puedo volver adentro. Hablé con el consulado y la única que me está dando una mano ha sido la secretaria. Todo el mundo me dice que espere, pero sinceramente la situación es caótica, no sé qué hacer y no puedo volver a mi país. Técnicamente estoy indocumentado, estoy ilegal porque no tengo ningún papel y por mis medios tuve que ir a ver eso en la PDI”, relató a “La Prensa Austral”.

 

La empatía y la generosidad de una familia amiga del hombre afectado lo mantiene actualmente viviendo con ellos, sin tener la capacidad para poder aportar monetariamente en dicho domicilio, lo cual le ha provocado una crisis en todos los ámbitos de su vida.

 

“Como persona y como ciudadano siento que se están vulnerando mis derechos, porque más allá de que cometí un error al no haber revisado las cajas que contenían droga, y que eso constituyera un delito, me hicieron cumplir tal como dice la ley. Pero en estos momentos no puedo ser alguien en la vida, no puedo ver a mi familia ni tampoco trabajar para enviarles dinero. Yo no tengo problemas si tuviera que firmar en el consulado chileno, pero necesito una solución en mi vida, porque solamente tengo lo puesto y nada más. No sé cómo me voy a mantener”, relató el transportista.

Fuente: La Prensa Austral