Breves
El secretario de Finanzas del Municipio de Ushuaia, Gustavo Rodríguez, aseguró que “nunca hubo una transferencia de 800 millones de pesos –como dijo el edil- por parte del gobierno anterior a la Municipalidad de Ushuaia, ni siquiera considerando 2018 y 2019”.
El secretario de Finanzas del Municipio de Ushuaia, Gustavo Rodríguez, aseguró que “nunca hubo una transferencia de 800 millones de pesos –como dijo el edil- por parte del gobierno anterior a la Municipalidad de Ushuaia, ni siquiera considerando 2018 y 2019”.

“Ya llevan cinco o seis meses y deberían saber apretar los botones”

El Secretario de Finanzas aseguró que después de los desembolsos de abril, con los que el Gobierno redujo el atraso a 30 días, nuevamente se superan los 40 y sólo de coparticipación se adeudan 250 millones. Las transferencias de nación se pueden ver todos los días a través de internet y dijo que “raya con una figura penal” esta retención indebida. Si bien hubo comprensión al inicio de la gestión, consideró que a esta altura “deberían saber apretar los botones”, y consideró “totalmente viable” una ley de goteo provincial que dé previsibilidad a los municipios. Además respondió a las críticas del concejal Juan Manuel Romano.

Río Grande.- El secretario de Finanzas del Municipio de Ushuaia, Gustavo Rodríguez, fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre las declaraciones del concejal de FORJA Juan Manuel Romano, con críticas al Ejecutivo por no trabajar en conjunto con la provincia y hacer una suerte de competencia para ver quién reparte más bolsas, además de no informar el destino de fondos recibidos en la gestión anterior para obra pública. Aseguró que “nunca hubo una transferencia de 800 millones de pesos –como dijo el edil- por parte del gobierno anterior a la Municipalidad de Ushuaia, ni siquiera considerando 2018 y 2019. El monto es significativamente menor y es menos de la mitad de lo que señaló el concejal Romano. Son fondos no reintegrables pero el concejal debería saber que los desembolsos de la provincia se producían una vez que nosotros remitíamos la información con los certificados de obra aprobados y pagados cada mes. Eso permitía el desembolso de las distintas cuotas. Estos fondos eran contra certificados y nosotros pagábamos primero. Por supuesto hubo un desembolso inicial y tuvimos que demostrar que habíamos pagado los certificados correspondientes y anticipos de obra. A partir de eso se liberaba cada cuota en tanto demostráramos que esa plata se había aplicado al pago de las obras”, explicó sobre el mecanismo.

“Ese dinero fue un aporte de capital para obra pública. El primer monto formó parte de un convenio que se estableció cuando se firmó el consenso fiscal, en diciembre de 2017. El segundo fueron negociaciones entre el municipio y la provincia”, indicó, y negó que haya sido discrecional este aporte no reembolsable porque no se envió a Río Grande un monto similar. “El Municipio de Río Grande podría haber hecho lo mismo. Yo puedo decir que todos los fondos que fueron transferidos como aportes de capital, que debían ser aplicados a obra pública y compra de bienes de uso, fueron desembolsos informados no sólo al gobierno provincial sino que fueron parte de la cuenta de inversión de la Municipalidad de Ushuaia, aprobada por el Concejo Deliberante. La mayor parte de los fondos fueron desembolsados en 2018 y la cuenta de inversión de ese año fue aprobada tanto por la Sindicatura como por el Concejo Deliberante. Todos los fondos han sido rendidos y está claramente especificado dónde fueron aplicados. Los desembolsos no alcanzaron los 400 millones de pesos”, remarcó.

También se le preguntó sobre las críticas del concejal Romano por la falta de respuesta a pedidos de informes sobre la ejecución presupuestaria: “Lo que puedo decir es que cada vez que me citaron a la comisión de presupuesto, fui con toda la información cada vez que me lo pidieron y esto lo ha reconocido el concejal Romano en más de una sesión del Concejo. No puedo contestar por qué Romano dijo lo que dijo, porque fui cada vez que me citaron y la rendición de fondos al gobierno provincial se hizo mensualmente. Todo eso está detallado en la cuenta de inversión aprobada por la Sindicatura y el Concejo”, reiteró.

 

Coparticipación otra vez con atrasos

 

Respecto de la deuda de coparticipación del gobierno con el municipio, dijo que “la situación es preocupante y ya hubo declaraciones mías, declaraciones de funcionarios del Municipio de Río Grande, cartas documento enviadas al gobierno provincial, y hubo una nota muy particular del Ministro de Economía donde señalaba que había desembolsado una cantidad de dinero, de 2.500 millones a los municipios en cuatro meses, pero se olvidó de que tendría que haber girado mucho más que eso. En el caso particular de Ushuaia, en un momento reclamábamos 250 millones, con un atraso de 40 días en el giro de coparticipación. Luego de esas declaraciones hicieron dos desembolsos importantes en abril que bajaron el atraso a 30 días, pero desde ese momento hasta hoy sólo entraron 7 millones de pesos en concepto de coparticipación”.

“Hoy la deuda con el Municipio de Ushuaia, solamente de coparticipación, asciende a 250 millones de pesos y está superando los 40 días de atraso nuevamente. El gobierno nacional todos los días desembolsa coparticipación a la provincia, y a las 14:30 está cerrado el monto que ha girado ese día. Uno puede ver por internet cuánta plata se giró a la provincia. De cada 100 pesos que recibe el gobierno, 12 deberían ser coparticipados a Ushuaia y 13 ó 14 a Río Grande. Si hoy a las 14:30 ya sabemos cuánto ingresó, yo puedo pensar que mañana tendría que recibir los 12 pesos de esos 100; pero desde el 28 de abril hasta ahora no nos depositaron un peso, y eso quiere decir que toda la plata que corresponde de coparticipación a los municipios el gobierno la tiene retenida, porque el gobierno nacional ya la transfirió”, expresó Rodríguez.

“La nación tiene una ley de goteo diario y uno espera que ese goteo sea similar hacia los municipios, pero el gobierno provincial retiene indebidamente esos fondos que son propiedad de los municipios por la Constitución Provincial y hacen a su independencia financiera. Lo mismo sucede con la recaudación de impuestos provinciales, porque todos los días algún vecino de Tierra del Fuego paga sus impuestos y van ingresando fondos a las arcas provinciales. Ahí no hay ley de goteo, pero hay un convenio que surgió en el marco de una causa judicial iniciada por Río Grande, a la que adhirieron Tolhuin y Ushuaia. Hubo un acuerdo de que eso se iba a transferir a los municipios en los plazos razonables de registración. En su momento se habló de que esos plazos razonables eran entre 10 y 15 días. Los sistemas informáticos permiten saber que lo que se recaudó hoy lo sepamos esta noche. Como Secretario de Finanzas me llegan a la noche los archivos de todos los bancos y de mis agentes de cobro, que me informan cuánto cobraron de impuestos y tasas municipales, con lo cual mañana ya sé cuánto cobré el día anterior. El gobierno provincial también lo sabe porque los tiempos de registración se reducen significativamente”, subrayó.

Consideró que “una ley de goteo en la provincia es perfectamente viable y hay un proyecto de ley en la Legislatura. Uno entiende que hay ajustes contables y puede ser que no se transfiera el 100% de la masa coparticipable, por si hay que cancelar algún pago o deuda, pero uno puede establecer en una ley de goteo que se transferirá el 85% de lo recaudado. El otro 15% se puede ir manejando en función de estos ajustes contables. Hoy los sistemas informáticos permiten hacer esto. Lo que no puede suceder, y raya en alguna figura penal, es que se retenga dinero sin ninguna razón, cuando es del Municipio de Ushuaia, porque claramente se están apropiando de recursos que no le corresponden”, fustigó.

“Si yo retengo los aportes personales de los sueldos y no los ingreso a la caja previsional, estoy cometiendo un delito. Yo no lo puedo hacer y tampoco podría hacerlo la provincia, cuando retiene fondos que le corresponden a los municipios. Los primeros meses uno entendió que el gobierno recién asumía, que vinieron las fiestas, el período vacacional, pero ya llevan cinco o seis meses y deberían saber apretar los botones”, concluyó.