Breves
Guillermo Worman sumó cruzó al presidente de la DPOSS Christian Pereyra.
Guillermo Worman sumó cruzó al presidente de la DPOSS Christian Pereyra.

Worman cruzó a Pereyra por herencia recibida al frente de la DiPOSS

El ex titular de la DiPOSS, Guillermo Worman, pidió públicamente al actual presidente de la institución que “no haga consideraciones políticas, sino técnicas”, entendiendo que pese a ser Pereyra un funcionario político no es de su competencia opinar sobre la herencia recibida. Fue luego de las declaraciones del ingeniero sobre el estado en que encontró la Dirección, tras los cuatro años de gestión del bertonista, y la cantidad de deudas heredadas y obras paralizadas. Worman aseguró que no dejó deudas sino “compromisos” y que se pueden pagar si cambian los dólares que quedaron en el banco.

Río Grande.- El ex presidente de la DPOSS durante la gestión Bertone, Guillermo Worman, ejerció su derecho a réplica tras las declaraciones del actual titular de la entidad, Cristian Pereyra, respecto de la herencia recibida. Pereyra había planteado que, si la DPOSS fuera una empresa privada, “estaría en convocatoria de acreedores”, por el nivel de endeudamiento que dejó la administración de Worman, prácticamente en todas las obras, y agregó que algunas de ellas ni siquiera contaban con presupuesto.

El bertonista, que mantuvo reiterados enfrentamientos mediáticos con Gustavo Melella y su gabinete durante su gestión, se defendió de las críticas argumentando que “Pereyra no apareció nunca por la institución. Cuando asumió empezó a aprender de qué se trata una institución tan compleja”.

Afirmó que la herencia que  había recibido de Ríos era todavía peor, al recordar “el problema de contaminación de Ushuaia y el problema histórico de Tolhuin, porque ninguna de las dos ciudades tenía ningún tipo de tratamiento cloacal”.

“Cuando asumimos terminamos la construcción de la planta cuatro del Río Pipo, que se habilitó ahora, ampliamos la planta tres del Valle de Andorra y le dimos agua a una enorme cantidad de familias que no la tenían”, señaló a modo de repaso.

“Pereyra no tiene la menor idea de lo que era la DPOSS cuando asumimos nosotros, porque no funcionaba una sola estación elevadora cloacal. Nos tocó construir el emisario submarino. Yo tomo las consideraciones de Pereyra como consideraciones políticas, no técnicas, y me da pena que un ingeniero, en lugar de honrar la profesión que tiene, meta los pies en el barro y descalifique lo que llevamos adelante nosotros”, fustigó.

Le recomendó a Pereyra que “sea respetuoso” y que “haga su trabajo de la mejor manera posible” y, a modo de devolución de atenciones, aludió a la herencia que Pereyra dejó a la gestión del intendente Martín Pérez. “Yo veo lo que sufre la gente de la margen sur y no creo que estén en condiciones de explicarnos lo bien que hicieron las cosas en Río Grande”, disparó.

“Hace muy pocos días el Tribunal de Cuentas terminó la revisión del informe de la cuenta de inversión y nada de lo que dice Pereyra está reflejado en lo que dice el Tribunal. Aprobó todas las rendiciones que hicimos, nos dio una excelente calificación a lo que hicimos entre 2015 y  2019. Las afirmaciones de Pereyra no tienen ningún sustento y, si hay algo de peso, que haga la denuncia en el organismo que corresponde en lugar de hacer giras mediáticas”, lo desafió.

 

“Está para generar más agua y saneamiento”

 

Profundizando su visión de que el presidente de la DPOSS no puede opinar de política ni revisar el estado de la dirección que recibió, Worman le hizo un llamado de atención para que se enfoque en la tarea de dar más agua y saneamiento. “Si Pereyra cree que su función es auditar lo que hicimos antes, se confundió de profesión, porque está en la DPOSS para generar más agua y más saneamiento”, sentenció.

“Yo ya terminé mi gestión, fui auditado por el FFFIR y por el Tribunal de Cuentas. Si este muchacho –dijo despectivamente del ingeniero- cree que su función es auditar, se confunde sobre el rol del presidente de la DPOSS”, insistió.

“Lo único que deseo es que a Pereyra no le vaya mal. Ojalá tenga la mejor gestión posible y pueda terminar las obras que nosotros empezamos, porque tienen el 80% de avance en la planta Arroyo Grande, y tienen para terminar el edificio de servicios que empezamos a construir, y empezamos la planta potabilizadora en Tolhuin. Tienen un número importante de obras que dejamos en marcha  y me da mucha alegría que esta gestión las pueda poner en funcionamiento, porque va a ser mejor servicio para los vecinos”, sostuvo.

 

Más recomendaciones

 

Worman sumó recomendaciones tanto al presidente de la DPOSS como a los funcionarios del gobernador Melella: “Tienen que poner la energía en gestionar, en buscar más recursos, en hacer más obras, llevar más agua a lugares donde no llegamos, porque nos falta completar la trama urbana tanto en Tolhuin como en Ushuaia. Mi recomendación es que pongan su energía, su capacidad intelectual, en conseguir recursos para que la DPOSS pueda hacer obras, como lo hicimos nosotros durante cuatro años”, dijo.

 

“Compromisos” y no “deudas”

 

Consultado sobre las deudas que quedaron en la DPOSS, a lo que concretamente había hecho alusión el ingeniero Pereyra, Worman aclaró que “para la planta de margen sur yo hice una reserva en el banco con el (ex) ministro Labroca y, cuando el gobernador Melella asumió, tenía 140 millones de dólares para terminar obras que se pusieron en marcha. No es que no hay plata. Tienen que cambiar los dólares y con eso pagan las obras”, simplificó.

“Todas las obras que ejecuté tenían respaldo presupuestario. Nosotros dejamos compromisos de obras que están en marcha, pero teníamos respaldo financiero”, aseveró.

Se insistió sobre la paralización de obras por las deudas que quedaron y, en un giro semántico, planteó que “lo que dejé fueron compromisos. Las obras no estaban terminadas y había que terminarlas, pero dejamos los fondos suficientes en la provincia y los organismos nacionales. Instalar que dejamos deudas no es correcto. Había respaldo en dólares y se siguen pagando certificados, es decir que no quedó quebrada la DPOSS. La solución es cambiar los dólares que no quieren cambiar, y con esto terminan de pagar todo lo que quieran”.

 

Fuera de foco

 

Finalmente condenó tanto a Pereyra como a los funcionarios del gobierno por preocuparse en estas discusiones políticas y no en los temas de importancia, como la pandemia: “A mí me apena mucho lo que estoy viendo en la ciudad de Río Grande, donde hay una situación crítica y es quizás uno de los lugares de la Argentina con mayor complejidad sanitaria. Los funcionarios deberían estar preocupados por la situación social, económica y sobre todo laboral. Me cuesta entender que gente de rango ponga toda su energía en esto. Yo espero que la dirigencia actual ponga sus energías en las cuestiones más críticas, y me parece que la situación de Río Grande es crítica. Lo veo al intendente Pérez compenetrado, con mucha moderación, poniendo su energía para resolver la crisis. Y los funcionarios provinciales, en lugar de perder el tiempo en otras cosas, deben estar al lado de la gente que más lo necesita”, concluyó.

 

“Si la DPOSS fuese una empresa privada, estaría en convocatoria de acreedores”

 

El presidente de la DPOSS, Cristian Pereyra, dio detalles sobre las obras previstas por el convenio marco firmado con ENOHSA, por más de 2.300 millones de pesos. La obra de mayor envergadura será la planta de pre tratamiento y emisario de Río Grande, que estará ubicada en la zona norte, y tiene un presupuesto superior a los 1.100 millones. Destacó que se acordó con el ente nacional el financiamiento de las redeterminaciones, a fin de no interrumpir su continuidad. En Ushuaia habrá una ampliación de la planta cuatro del Río Pipo, teniendo en cuenta las urbanizaciones del municipio, las del gobierno y las del sector privado. La planta de margen sur se va a finalizar con financiamiento de los bonos, dado que las redeterminaciones, por 350 millones, superan el monto original, de 300 millones. Se mostró optimista por la planificación en marcha, luego de la herencia recibida, con deudas “en todas las obras y algunas sin financiamiento”, al punto de asegurar que, si la DPOSS fuese una empresa privada, estaría en convocatoria de acreedores.

El presidente de la DPOSS, Cristian Pereyra, informó por Radio Universidad 93.5 sobre las obras a llevarse adelante con el financiamiento de 2.300 millones de pesos del ENOHSA. “El convenio que tuvimos la satisfacción de que firmara el gobernador el martes pasado incluye la planta de pre tratamiento y emisario para la ciudad de Río Grande. Desde que estaba en Obras Sanitarias en Río Grande luchamos varias veces por estas obras, enviamos notas a la provincia para que se incorporara a través del Fideicomiso Austral o del FFFIR, porque es una obra muy importante para la ciudad. No tuvimos la posibilidad en ese entonces, pero el tiempo nos posibilitó que desde otra función la podamos llevar a cabo”, destacó.

Respecto de la ubicación de esta planta, precisó que será “pasando YPF, yendo por la ruta 3, donde tenemos la rotonda que se intersecta con la circunvalación, por donde viene un acueducto importante de la ciudad. Al día de hoy termina haciendo descarga sobre el mar. En esta continuidad que tiene la circunvalación hacia el lado donde se encuentran las canteras, sobre esa margen se va a ubicar la planta de pre tratamiento y un emisario de dos kilómetros y medio, para evacuar los efluentes ya tratados”.

“Nosotros siempre planteamos una vida útil de 20 años en este tipo de obras, y estamos hablando del tratamiento de efluentes para más de 30 mil personas, con posibilidad de ampliación. Siempre que hacemos estas obras dejamos prevista la posibilidad de hacer una ampliación para que se prolongue la vida útil del proyecto original. Esto lo hemos hablado con la gente de la AREF, para que la cesión de terrenos no sea justo para lo que necesita la planta sino que contemple esta posibilidad de expansión, para que ya esté el terreno previsto”, indicó.

“Quizás nosotros no lo vamos a ver, pero tenemos la tranquilidad de que esto fue contemplado y que no es necesario estar buscando una nueva ubicación o desafectar algún espacio que ya está ocupado. Estas son tierras del Estado provincial. La AREF hizo un trámite de la reserva de estas tierras que son de la provincia, para que se utilicen en la ejecución de esta obra”, explicó.

En cuanto al plazo de finalización, planteó que se habla “de un año y medio, pero tenemos que tener previsto que nos cruzan las vedas invernales. También es una obra que tiene una complejidad mayor por las mareas que tenemos. Hace falta el tendido de una cañería y tenemos una variación importante de mareas entre la bajamar y la pleamar, que permite determinados horarios. Esta es la parte más compleja y el resto de la obra no tiene mayores especificaciones técnicas que nos puedan producir alguna demora”, afirmó.

 

Redeterminaciones contempladas

 

Los fondos van a ser girados por el Estado nacional e incluyen las redeterminaciones: “Se suscribió un convenio marco donde se establece una serie de obras y los montos aproximados para la ejecución. Hablando con el ENOHSA, una de las cosas que quisimos dejar claras es que no solamente contemplen lo que hoy consideramos como obra básica, sino también las redeterminaciones, porque nos hemos encontrado con esta gran dificultad en un país que tiene la inflación que tiene, donde continuamente se modifican los precios. Esto implica mayores costos de parte de la empresa y, dentro del convenio específico, se establecerían estas redeterminaciones, que van a quedar incluidas también como financiamiento”, adelantó.

“En principio es una obra superior a los mil millones de pesos. El convenio firmado es por 2.380 millones y esta obra está por arriba de los 1.100 millones. Sin dudas es la obra más importante dentro de las que hemos incluido en esta solicitud de financiamiento”, aseveró.

 

Obras en Ushuaia

 

Consultado sobre las obras con este mismo origen de financiamiento para la capital fueguina, dijo que “pensamos en la necesidad de ampliar la producción de agua, porque estamos muy justos entre lo que se produce y lo que se consume. La gestión tiene el desafío de llegar a más urbanizaciones y más usuarios, y nos vemos en la necesidad de planificar esto. Por eso en Ushuaia se ha planificado la ampliación de la planta potabilizadora del Río Pipo, que es la planta número cuatro, que está hacia el oeste. Las nuevas urbanizaciones se están extendiendo y tenemos urbanizaciones planteadas por el Municipio, como la General San Martín, pero también urbanizaciones provinciales del IPV y distintos emprendimientos privados. Esta ampliación va a duplicar la capacidad de producción y mejorar la regularidad, para garantizar esta expansión con una obra que va a ir de la mano”, manifestó.

 

Planta de Margen Sur

 

También se refirió a la finalización de la planta de tratamiento de margen sur, luego de verse interrumpida por falta de fondos. “Hay dificultad para lograr la continuidad de las obras en este contexto inflacionario. En este caso es una obra financiada por el FFFIR de más de 300 millones pero en redeterminaciones se requieren más de 350 millones. No se extingue solamente en las obras presentadas ante el ENOHSA la ejecución prevista por la gestión. En este caso el financiamiento está previsto por la ley 1.312, por la cual tenemos la tranquilidad de que la obra va a continuar con los fondos de los bonos, superada la veda invernal, para tener continuidad y que no se vea interrumpida”, dijo.

“Sabemos lo complejo que es cuando una obra se interrumpe, si hay que rescindir un contrato, y queremos ser eficientes en el uso de los recursos que tenemos. No podemos estar generando la posibilidad de reclamos por intereses. El Ministro de Economía ha entendido la importancia de esta obra y por eso fue puesta específicamente en esta ley y además se han incluido obras de infraestructura de agua y de cloacas. Estamos terminando de preparar las que inmediatamente llamaremos a licitación”, anunció.

“Nosotros teníamos la financiación del monto original e intentamos que también estuvieran incluidas las redeterminaciones a través del FFFIR; pero como esto se estaba demorando y había dificultades, porque son montos importantes, se tomó esta decisión de que fueran incluidas a través de los bonos. La plata que viene del FFFIR es reintegrable, y si bien hay un plazo, hay que restituir estos montos, por eso también se tomó estratégicamente la decisión de utilizar los bonos que estaban paralizados, para poder darle continuidad a las obras, que son importantes para el saneamiento ambiental, además de la garantía de dar mano de obra en este contexto, y generar trabajo directo”, sostuvo.

 

Herencia complicada

 

Además se le preguntó sobre la obra más complicada que encontró al asumir la gestión, y en realidad fueron todas: “Yo sabía que había muchas dificultades porque, más allá de que no fue sencilla la transición porque no fluía la información, fuimos tomando conocimiento del estado de la institución. Absolutamente todas las obras tenían deudas, en muchos casos no tenían financiamiento, no estaba tramitado ni solicitado el monto para las redeterminaciones para poder terminar las obras. Fue bastante complejo, pero por suerte nos encontramos con muchas empresas que entendieron la situación y esto nos ha permitido tener una continuidad”, celebró.

“Fue muy compleja la situación que nos encontramos y, si esto fuese una empresa privada, estaría en convocatoria de acreedores, por las deudas que tiene la DPOSS. Además por los ingresos en función de los egresos que tiene, por sus gastos de funcionamiento, con una tarifa que no se modificó desde diciembre de 2016, realmente muestra un estado muy complejo. Tenemos una visión optimista porque ya se ha hecho la presentación del presupuesto y en muy poco tiempo iremos a la Legislatura a explicar cuál es nuestra visión, y cómo vemos hacia el futuro la DPOSS”, concluyó.