Breves
El intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, concedió una entrevista a Radio Universidad 93.5 en la que se sumó al reclamo de herramientas económicas para salvar al sector privado, ante la demora del Ejecutivo en enviar un proyecto.
El intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, concedió una entrevista a Radio Universidad 93.5 en la que se sumó al reclamo de herramientas económicas para salvar al sector privado, ante la demora del Ejecutivo en enviar un proyecto.

Walter Vuoto reclamó herramientas para reactivar la economía

El intendente de Ushuaia consideró que hay decisiones que se están demorando y salvó a la Legislatura de la responsabilidad de no sesionar para aprobar herramientas económicas. “El Ejecutivo debe tomar la iniciativa”, subrayó, y “abrir la discusión para dar solución a la crisis del sector privado”. Observó que el Banco Tierra del Fuego a la fecha dio solamente 70 créditos y debería orientar sus recursos a las necesidades que genera la pandemia. Destacó el esfuerzo realizado para concretar el Polo Sanitario, el trabajo de los municipales y agradeció las donaciones del sector privado. Aseguró que está “entre los mejores del país” y pudo construirse solamente en 30 días. “Yo entro a ese Polo y tengo sensaciones encontradas, porque es la primera vez que hago una obra y no quiero tener que usarla”, confesó. Respecto de la invitación del gobierno, adelantó que va a concurrir aunque no llegó nada formalmente y se enteró por los medios.

Río Grande.- El intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, concedió una entrevista a Radio Universidad 93.5 en la que se sumó al reclamo de herramientas económicas para salvar al sector privado, ante la demora del Ejecutivo en enviar un proyecto.

Ayer mantuvo una videoconferencia con distintos sindicatos y dijo que “en estos días hemos hablado con gremios, con las iglesias, con varios legisladores, porque hay que ser muy inteligentes en las políticas a aplicar y deben ser fruto del consenso de todos. Nos hemos reunido con ministros nacionales para tener una mirada más amplia, porque esta pandemia nos trae complicaciones en la salud pero también en el ámbito económico. Las decisiones que hay que tomar deben tener el mayor consenso social”, manifestó.

 

Polo Sanitario

 

Destacó la importante inversión en el Polo Sanitario que es cercana a “los cien millones. Hemos tomado decisiones muy aceleradas. El primer contacto con el gobernador lo tuve en febrero y le dije que nos teníamos que preparar para lo que se venía, porque uno veía lo que pasaba en el mundo. Algunos al principio decían que yo estaba paranoico por lo que estábamos haciendo, porque no solamente empezamos a producir alcohol en el laboratorio propio, sino que luego hicimos más de 50 mil mascarillas fabricadas con más de 350 voluntarios. Cuando sacamos la obligatoriedad de los tapabocas nos mataron por todos lados y dos semanas después en todo el país era obligatorio”, dijo.

“Hemos hecho más de 50 mil desinfecciones de vehículos, más de 40 mil mediciones de temperatura con los escáneres y detectamos algunos casos positivos. Tomamos las primeras decisiones económicas con los comercios y pymes de la ciudad, y con las leyes de emergencia económica llegamos a más de 1.200 pymes de Ushuaia. Hoy el Polo Sanitario que hemos hecho está a la altura de Tecnópolis, es un hospital de campaña tremendo, con lugar para atención primaria, para que duerma el personal sanitario y pueda estar cómodo. La capacidad es de 70 camas y estamos trabajando en los últimos detalles, que son las calles internas para que las ambulancias puedan transitar mejor. Se va a hacer una parte de asfalto y hemos contado con la ayuda del sector privado”, agradeció.

“Los privados han hecho una donación, desde chapas, materiales, hay mucha colaboración y vamos a comunicar quiénes han colaborado cuando entreguemos todo. Hicimos los baños nuevos, las camas son posturales y fueron diseñadas por médicos y arquitectos, y hechas por personal de servicios públicos de la municipalidad. Hay más de cien trabajadores municipales que han contribuido con este Polo Sanitario que está entre los mejores del país. Este Polo está cerca del hospital y casi triplicó las camas que teníamos para el COVID. Tenemos un sistema sanitario preparado y el estado municipal ha invertido muchísimo para esto”, subrayó Vuoto.

No obstante, confesó que tiene “sensaciones encontradas” cuando entra a las instalaciones, “porque es la primera vez que hago una obra y no quiero tener que usarla. La Ministra de Salud estuvo recorriéndolo, hubo un ida y vuelta de trabajo, sobre todo con la DPE. Cuando el Estado tiene la decisión de avanzar en un proyecto concreto, se pueden realizar grandes cosas. En Ushuaia hace 30 años que venimos peleando por un hospital, que se había empezado a hacer y se detuvo, y en 30 días armamos este Polo Sanitario. Esto habla también de la capacidad de un Estado de gestionar”, dijo.

Remarcó que “nuestra gestión en los últimos años ha tenido una fuerte mirada social. Nuestras ideas las llevamos a la práctica y el Polo Sanitario es una muestra de que tenemos puesta la mirada en la gente”.

“Cuando asumimos teníamos casi 500 millones de deuda, y a números de hoy serían aproximadamente 3 mil millones de pesos. Pudimos administrar muy bien y los primeros dos años congelé los sueldos del gabinete, pero la política tenía que dar un gesto para plantear paritarias razonables. Yo tengo 7 sindicatos y les planteé que nunca iba a recortar por los trabajadores, pero había que levantar el Estado y la ciudad, durante el gobierno de Macri cuando nadie me atendía en la Casa Rosada por mi procedencia política. Compramos 30 camionetas 4×4, máquinas, herramientas, camiones, y hoy tenemos un Estado que puede hacer un Polo Sanitario en 30 días. Vamos a llegar muy complejos a fin de año, por la baja de recursos nacionales y la coparticipación. Del plan de obra pública de Ushuaia dependen casi 800 familias. Esta crisis nos pegó con un 80% en la recaudación propia y un 35 ó 40% de la recaudación nacional, así que vamos a llegar con déficit y estamos buscando las herramientas para garantizar el plan de obras del año que viene, porque estamos ante una tormenta perfecta. Si no hay obra pública, que es dinamizador natural de la economía, con menos recursos del Estado y un turismo que no arranca, el combo es explosivo”, advirtió.

 

Deudas de coparticipación

 

La situación del municipio se complica porque a la baja de recaudación se agrega la deuda del gobierno: “Nos deben casi 300 millones de pesos de coparticipación más 180 millones de impuestos y tasas municipales, que viene desde hace varios años y hasta tiene sentencia judicial esa deuda. Claramente complica al momento de tomar decisiones, sobre todo porque los municipios son Estados muy presentes y la gente a quien primero acude es a los municipios. El trabajo de los municipios ha sido muy importante para la contención social, y los tres municipios han sido fundamentales en la construcción de una red de contención para enfrentar esta pandemia”, reconoció.

Asimismo, pese a la crisis descartó despidos y se intentará cumplir con el pago de los aumentos acordados: “Cuando yo ingresé dije que no iba a echar gente y que íbamos a discutir paritarias. La última paritaria fue consensuada con todos y eso nos dio credibilidad. Nunca prometí nada que no pudiera cumplir y la discusión de frente con los sindicatos hizo que pudiéramos poner de pie el municipio. En diciembre volví a firmar el congelamiento del 15% que no le di a los funcionarios apenas asumí, porque tenemos que seguir haciendo un esfuerzo. No se puede pedir un esfuerzo a los trabajadores cuando nos sentamos a discutir salarios si uno no lo hace”, enfatizó.

“Los sindicatos están preocupados porque hay muchos pensando en retrotraer los aumentos que han dado y les decía en esta videoconferencia que vamos a hacer todo el esfuerzo para llegar a fin de año y pagar los aumentos. Si no reactiva el privado y además recorto a los trabajadores, el sector público no consume”, planteó.

 

Diálogo con Melella

 

Consultado sobre el diálogo con el gobernador, admitió que es muy limitado y hasta ahora se reunió “una sola vez”. “Es cierto que el gobernador nos convocó y debo ir porque me gusta dialogar, pero claramente es poco. Nos sentamos a charlar una sola vez y después tuvimos conversaciones telefónicas, pero faltan ámbitos de discusión. Ahora nos convocaron públicamente para el miércoles, porque oficialmente no ha llegado nada a los municipios y hay una informalidad muy grande. Por lo menos a mí no me ha llegado ninguna invitación, y el viernes tomaron las decisiones económicas que tomaron y yo me enteré por los medios. Es muy difícil encontrar un canal de diálogo si ya tomaron todas las decisiones”, cuestionó.

Negó que la falta de diálogo sea su responsabilidad porque “yo le atiendo el teléfono a todo el mundo y ayer –por el domingo- estuve hablando casi una hora con la legisladora Martínez Allende, que fue a recorrer el Polo. No soy un tipo cerrado y trato de hablar con todos y buscar consensos”, afirmó.

 

Turismo en problemas

 

Por otra parte, dio cuenta de las gestiones que realiza para acelerar la reactivación del turismo, dado que “hay un tercio de la población activa adulta que depende directa o indirectamente del turismo. Hay 16 mil trabajadores que dependen directamente y va a ser una de las últimas actividades en reactivarse. Estamos trabajando con la Agencia de Desarrollo Ushuaia para presentar un plan estratégico local de reactivación. Tenemos la mirada puesta en los anuncios que va hacer el presidente con respecto al turismo, el sector gastronómico y comercial, y estamos armando con el Ministerio de Turismo de la Nación y el sector privado un plan estratégico que permita una reactivación más rápida. Aspiramos a pasar una temporada de verano que permita salvar costos e ir reactivando algo. Esto no es un problema de Ushuaia sino un problema mundial”, manifestó.

“Tenemos que reinstalar la ciudad en el mundo, pero hay un problema estructural mundial y no podemos generar políticas improvisadas”, dijo.

 

Sin sesiones ni proyecto oficial

 

También se le consultó sobre las esperadas herramientas para el sector privado, que no llegan, y la falta de actividad formal de la Legislatura: “Yo voy a hacer una defensa de los legisladores, porque uno es muy respetuoso de las decisiones que toma el Ejecutivo y los legislativos acompañan. Yo veo a todos los legisladores muy activos, trabajando en proyectos, manteniendo reuniones con las Cámaras, y hay actividad. Lo que hay que darle es un marco a esto y el Ejecutivo debe abrir una discusión en función de lo que necesita la sociedad, porque hay decisiones que no se han tomado”, lamentó.

“El principal motor de la economía es el banco de la provincia y ha dado 70 créditos. Faltan muchos recursos porque tenemos 1.400 pymes solamente en Ushuaia. Primero está la responsabilidad del Ejecutivo y obviamente es el gobierno el que tiene que darle al Poder Legislativo el lugar que tiene que ocupar”, analizó.

“Yo soy muy respetuoso pero cuando pase esta pandemia los ciudadanos van a ver qué se hizo y qué se dejó de hacer. Yo tengo preguntas que nadie me responde, por ejemplo por qué el banco de Tierra del Fuego no ha usado todos sus recursos para dar créditos al sector privado, por qué no tomamos medidas económicas en los primeros días para acompañar al privado, por qué estábamos haciendo 80 testeos hace 15 días y hoy hacemos 20. ¿Será que si hacemos menos testeos la curva se plancha más rápido? –disparó-. Hay preguntas que sinceramente están sin resolver. No sabemos cuáles son los números de los últimos meses, porque dicen que estamos complicados con los recursos. Nosotros tenemos una estimación de lo que nos deben pero tampoco podemos saber qué se debe porque no hay datos publicados”, aseveró.

“Hay preguntas que tengo sin responder, y no es un ataque, porque además son preguntas que me hace la gente. Esta semana he hablado con más de 700 personas de distintos sectores, y no son preguntas que tengo yo solamente”, concluyó Vuoto ante la falta de información oficial del gobierno.