Breves
“He sido peronista desde la cuna y profundamente kirchnerista, porque empecé a militar con Néstor y Cristina cuando tenía 18 años. La mitad de mi vida he militado en el kirchnerismo y lo voy a seguir haciendo”, sentenció el intendente Walter Vuoto por FM La Isla, y no ve que sea un obstáculo para el acuerdo electoral con Rosana Bertone rumbo al 2019.
“He sido peronista desde la cuna y profundamente kirchnerista, porque empecé a militar con Néstor y Cristina cuando tenía 18 años. La mitad de mi vida he militado en el kirchnerismo y lo voy a seguir haciendo”, sentenció el intendente Walter Vuoto por FM La Isla, y no ve que sea un obstáculo para el acuerdo electoral con Rosana Bertone rumbo al 2019.

Vuoto y Bertone ponen rumbo al 2019

El intendente Walter Vuoto dio por montado el escenario, y no sólo el de la Noche Más Larga. Afirmó que la relación con Bertone “comienza a encauzarse realmente” y, autocrítica mediante, se habrían limado los obstáculos para reeditar el proyecto de 2015. Vuoto no descartó un acercamiento a Melella, ante el “avance de la derecha”, que requiere de la unidad del campo popular. Ratificó su militancia kirchnerista y cree que hay posibilidades de que el electorado vea las diferencias entre una opción y otra. El escenario sigue planteando la polarización.

Río Grande.- “He sido peronista desde la cuna y profundamente kirchnerista, porque empecé a militar con Néstor y Cristina cuando tenía 18 años. La mitad de mi vida he militado en el kirchnerismo y lo voy a seguir haciendo”, sentenció el intendente Walter Vuoto por FM La Isla, y no ve que sea un obstáculo para el acuerdo electoral con Rosana Bertone rumbo al 2019.

“Todos vivimos en democracia, pueden opinar y tienen su posicionamiento. Hoy estamos en un trabajo de agenda en conjunto muy fuerte con el gobierno provincial, intentando recuperar el diálogo en la relación todos los días, como es necesario para que a la gente le vaya bien”, dijo.

“Uno forma parte del peronismo, yo he crecido en unidades básicas, conozco a todos los compañeros de Ushuaia y a muchos de Río Grande. Si hay autocrítica en el medio, se trabajará en la unidad”, aseguró.

“Yo también estoy concentrado en la agenda que hemos armado con el gobierno provincial para poner en valor la ciudad y atender lo que se viene. Así como hemos sido muy confrontativos con el gobierno provincial por algunas decisiones que se han tomado, también es cierto que cada vez que el gobierno lo ha necesitado, con el tema industria, pacto fiscal, hemos estado ahí dando la batalla, entendiendo que gobernar no es lo mismo que ganar una elección”, expresó, mostrándose comprensivo ante el acercamiento que tuvo Bertone con Macri.

“Tenemos una postura muy clara de gobernabilidad en la provincia, marcando diferencias, pero también es cierto que hemos limado muchas diferencias y lo seguimos haciendo, y la relación comienza a encauzarse realmente”, remarcó.

Destacó que “los peronistas muchas veces nos damos la oportunidad de sentarnos en una mesa a trabajar e intentar poner puntos de acuerdo y esto claramente está pasando por esta relación. En principio el escenario está armado, y luego cada uno va a definir dónde está, pero hoy hay charlas institucionalmente muy fuertes y diálogos cada vez más fluidos”, reiteró.

“Hay compañeros que tienen expectativas, ganas de volver a participar en el peronismo, porque vemos que avanzó la derecha y hay análisis que hacer y ponerse a trabajar fuertemente”, instó.

Respecto de la relación con Río Grande y en particular con el intendente Melella, consideró que “siempre hay posibilidad de recomponer con todos. Yo como intendente me he equivocado diez mil veces, porque uno es un ser humano. Lo importante es decir que nos equivocamos, que barajamos y damos de vuelta. Hay una realidad: cuando los peronistas estamos todos juntos, es mucho más difícil que la derecha pueda avanzar. Siempre hay posibilidades de algún espacio amplio, abierto, pluralista, que tenga puntos de coincidencia, pero es como todo en la vida y en las relaciones, esto tiene que tener dos partes para que algo llegue. Hay que sentarse a charlar, a conversar, a decir qué cosas hicimos mal y qué cosas bien, porque ninguno hace todo bien o todo mal; y a veces se hacen las cosas bien y no se sabe comunicar”, observó.

En cuanto a la confianza del electorado, insistió en que “siempre hay una oportunidad de volver a empezar y ante todo, si nos manejamos con prudencia, con trabajo, la gente lo comprende y acompaña. Estamos viviendo momentos muy complicados del país y, cuando uno gobierna a veces tiene que hacer concesiones para poder pagar los sueldos, para poder gobernar y hacer obras. No es tan fácil, por eso nos tenemos que seguir dando espacios de debate y discusión interna para poder plantearle a la gente una propuesta que pueda acompañar”.

“Nosotros siempre hemos sido coherentes con lo que planteamos. He sido peronista desde la cuna y profundamente kirchnerista, porque empecé a militar con Néstor y Cristina cuando tenía 18 años. La mitad de mi vida he militado en el kirchnerismo y lo voy a seguir haciendo, porque entiendo que los doce años que vivió Argentina con el kirchnerismo fueron muy similares a los que vivió del ’47 al ’55 con Perón, en términos de ampliación de derechos, derechos de los trabajadores. Hoy estamos discutiendo las paritarias a nivel nacional con los puestos de trabajo sobre la mesa. Venimos de acordar la flexibilización con el FMI, que le pone techo a las jubilaciones, cuando antes discutíamos el 82% móvil y Ganancias. Ahora pasamos a discutir empleos. Este país ha cambiado y uno está inmerso en una ciudad y en una provincia que dependen de las decisiones nacionales. Formamos parte de un movimiento que tiene anclaje nacional y la única forma de darle esperanza a la gente, es que vea cómo vivíamos antes y cómo vivimos ahora”, contrastó.

“Son las cosas que tenemos que ir ajustando desde la política y estar siempre del lado de los que más lo necesitan. Siempre lo hemos hecho y este es un momento para estar más al lado, porque en los próximos meses tendremos que discutir cómo damos respuesta a esta crisis social.Si estamos de acuerdo en estas cosas, es mucho más fácil estar de acuerdo en las otras”, analizó.

 

Semana de festejos

 

Por otra parte, se refirió a la semana de festejos por la Noche más Larga, que comenzaron el viernes con la elección de embajadores. “Cuando nosotros asumimos, esta era una fiesta tradicional de la ciudad pero había otro tipo de prioridades. Se invertía mucho dinero en un festival de música clásica, que me gusta mucho, pero iban mil o dos mil ushuaienses. Con esa misma cantidad de dinero nosotros decidimos hacer una fiesta más popular, hicimos un convenio con el Hotel Arakur y el festival de música clásica comenzó a hacerse ahí para que no dejara de perder su espacio, pero necesitábamos un escenario mayor en la provincia”, subrayó.

“Hoy hay una gran cantidad de artistas riograndenses que nos acompañan y esto es importante por la participación, la cantidad de medios nacionales que vienen a cubrir la fiesta de la noche más larga, con la transmisión en directo de la TV pública, que es una promoción enorme en todo el país”, sostuvo.

“Pensamos en una fiesta bajo dos o tres lineamientos: que pueda ser una fiesta de toda la provincia y motorizar el turismo interno. El año pasado se logró y vinieron más de 2.800 riograndenses a la fiesta de la noche más larga. Hicimos nuestras estadísticas en el control de ingreso a la ciudad y esa fue la gente que vino a participar de la fiesta. Es muchísima gente y por eso la Noche más Larga dejó de ser de Ushuaia para pasar a ser de todos los fueguinos. Hemos logrado romper barreras, integrar la cantidad de artistas de Río Grande, de gente que se siente parte e intercambia. Vamos a tener 200 artistas fueguinos en el escenario mayor de la fiesta con más de 15 medios nacionales transmitiendo. Ya empieza a venir gente de todo el país, llegan artistas de Entre Ríos, de Córdoba, ballets y cantantes de Gualeguaychú, van a venir varios intendentes de Córdoba a acompañarnos y va a sesionar la comisión de turismo de la Cámara de Diputados. Hemos logrado que sea una fiesta nacional y, sacando la Fiesta del Lago o Cosquín, no tiene nada que envidiarle a otros festivales del país”, remarcó Vuoto.