Breves
veronica 2

Dramático pedido

“Voy a tomar una medida drástica”

Una mujer con cinco hijos asegura que se encuentra en una situación habitacional crítica y pide respuesta del IPV. Está inscripta desde hace 12 años y le reconocen lo complicado de su caso pero le dijeron que no hay viviendas sociales disponibles. Viven en un departamento con su madre, hacinados y con una plaga de cucarachas.  “Voy a tomar alguna medida drástica conmigo y con mis hijos, porque estoy muy cansada de que me mientan y me digan siempre lo mismo”, aseguró la mujer.

 

 

Verónica Díaz tiene cinco hijos de 17, 13, 11, 5 2 años y medio, el más chico tiene hemangiomatosis severa e hipotiroidismo; patologías que deben ser tratadas y por las cuales el niño suele ser derivado. La mamá cuenta que su obra social, la OSEF, solo le cubre parcialmente los medicamentos que precisa y debe hacer frente al pago del resto.

Verónica es trabajadora de la AREF y percibe un sueldo mensual que ronda los 30 mil pesos, con esa suma debe hacer frente a los gastos que significa mantener a sus cinco hijos –los padres de los mayores no aportan y el papá del más pequeño falleció en un trágico incendio ocurrido en un precario hospedaje donde residían, en el año 2017- por lo cual alquilar una vivienda es imposible para ella.

Al quedarse sola tuvo que instalarse, con sus cinco hijos, en el departamento que tiene su madre. “Es una departamento con tres habitaciones nada más, vive mi mamá y mi hermano, ahora hay una plaga de cucarachas por todo el edificio. Con mi mamá nos llevamos bien, pero es imposible seguir viviendo así. En un dormitorio duermen las nenas, en el otro los varones con mi hermano y en el otro mi mamá, en el comedor duermo yo con el bebé y tenemos un solo baño”, relató.

Dice que se encuentra inscripta en el IPV desde el año 2007, en alguna oportunidad le dieron de baja injustificadamente y gracias a los reclamos que realizó volvió a recuperar la antigüedad que tenía. Sin embargo necesita una solución habitacional de manera urgente y señala que en el IPV “me dan vueltas y me dicen que no tienen casas sociales”.

“Mantengo a mis hijos sola, o alquilo o comemos. El nene más chiquito usa pañales todavía y por la medicación consume leche, un tarro me dura dos o tres días y al precio que está ahora es imposible”, asegura Verónica Díaz. Menciona que planteó reiteradas veces su situación al IPV, e incluso le dirigió notas a la gobernadora Rosana Bertone pidiendo alguna respuesta. “No pido que me regalen nada, solo que me den una casa para estar y yo estoy dispuesta a pagar mes a mes cuando tenga mi casa, llevo 12 años anotada en el IPV”, remarca.

“Yo lo que necesito es un techo, aunque sea una casa de dos dormitorios hasta que tenga la mía. No podemos seguir viviendo como estamos ahora, hacinados y en un departamento lleno de cucarachas”, señala la mujer. Desesperada asegura que “ante toda la desesperación que tengo por esto de la vivienda, si no tengo respuesta rápida y no aparece una solución estoy decida a hacer un escrito haciendo responsables a la autoridades del IPV. Voy a tomar alguna medida drástica conmigo y con mis hijos, porque estoy muy cansada de que me mientan y me digan siempre lo mismo”, concluyó la mujer.