Breves
El intendente Gustavo Melella dijo que “somos parte de una gestión y un espacio político que estamos a favor de la vida, pero de la vida plena, y todos los días”.
El intendente Gustavo Melella dijo que “somos parte de una gestión y un espacio político que estamos a favor de la vida, pero de la vida plena, y todos los días”.

“Veté el no diálogo, veté la imposición de un grupo sobre el otro”

El intendente Gustavo Melella explicó su decisión vetar de la ordenanza que contemplaba el 25 de marzo de cada año como el ‘Día de los derechos del niño por Nacer’. “Este Intendente no vetó el derecho a la vida, sino el no diálogo. El que se haya impuesto de una manera urgente, cuando no había necesidad”, recriminó.

Río Grande.- El intendente Gustavo Melella dijo que “somos parte de una gestión y un espacio político que estamos a favor de la vida, pero de la vida plena, y todos los días. Pero como Intendente tengo que buscar el diálogo, buscar aquellas cuestiones que nos unan y no que nos dividan, y este tema es muy sensible, pero no es un tema sensible nada más que para los grupos religiosos, es también sensible para el colectivo de mujeres que también luchan por lo que creen justo”, sostuvo.

“Cuando hay un tema sensible lo que hay que hacer es discutirlo, es ponerlo sobre la mesa y dialogar, dar razones. Si creo en una Nación para todos, en una provincia y una ciudad para todos, tengo que decir porqué; y no lo tengo que imponer”, insistió Melella.

Melella formuló estas declaraciones en el marco del encuentro de militantes que encabezó FORJA este sábado en la Misión Salesiana con la participación de diversos sectores políticos, sindicales y sociales.

“Este Intendente –aclaró- no vetó el derecho a la vida, sino el no diálogo. El que se haya impuesto de una manera urgente, cuando no había necesidad, un proyecto con una intencionalidad, en algunos, netamente especulativa del momento”.

“No estamos en contra. Estamos a favor del diálogo. Leía una carta de un Obispo Metodista que decía que no podes negar la realidad, hay que discutirla.  No afecta mi fe y a nadie que tenga fe le debe molestar discutir, porque además estamos en democracia por lo que habría que haberlo discutido, sin importar luego el resultado de la ordenanza”.

En este marco insistió que “veté el no diálogo, veté la imposición de un grupo sobre el otro, en una cuestión que era muy sensible para todos. Porque el tratamiento sobe tabla de un asunto es porque hay una urgencia, una emergencia, y no la había para trata este tema, se podría discutir como se está haciendo a nivel nacional”.

“Por discutir no vamos a perder nuestra fe”, insistió.