Breves
El ministro de Obras y Servicios Públicos, Luis Vázquez, dijo estar dispuesto a dialogar con la Cámara de la Construcción, que plantea un “achatamiento” en el ritmo de la obra pública por falta de recursos. Sin embargo advirtió que no será reformulado ningún contrato si implica despido de personal.
El ministro de Obras y Servicios Públicos, Luis Vázquez, dijo estar dispuesto a dialogar con la Cámara de la Construcción, que plantea un “achatamiento” en el ritmo de la obra pública por falta de recursos. Sin embargo advirtió que no será reformulado ningún contrato si implica despido de personal.

Vázquez advirtió que no firmarán ningún contrato que implique despido de personal

El Ministro de Obras y Servicios Públicos aseguró que no hay obras paralizadas y, aun con retrasos en los giros de Nación, la Legislatura sancionó una ley que permite a la provincia adelantar los fondos. Se mostró permeable a escuchar la propuesta que elevará esta semana la Cámara de la Construcción, y a dialogar para llegar a un acuerdo, en tanto no implique pérdida de puestos de trabajo.

Río Grande.- El ministro de Obras y Servicios Públicos, Luís Vázquez, dijo estar dispuesto a dialogar con la Cámara de la Construcción, que plantea un “achatamiento” en el ritmo de la obra pública por falta de recursos. Sin embargo advirtió que no será reformulado ningún contrato si implica despido de personal.

Por FM La Isla, garantizó que “cualquier tipo de propuesta que presenten desde la Cámara va a ser tomada en cuenta y la idea es trabajar en conjunto para que las obras continúen. Más allá de que nosotros tengamos otro criterio, se va a prestar atención y vamos a trabajar para llegar a una solución”.

Dado que el presidente de la Cámara, Gonzalo Yanzi, planteó dificultades con las obras del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional –FFFIR-, el ministro aclaró que lo que ocurre con estas obras “no es lo que sucede con todas las obras de la provincia. En este caso tienen dos particularidades, primero, son fondos nacionales, se firma un convenio que tiene que estar avalado por la Legislatura, y es un préstamo a la provincia. En caso de que estos fondos tengan un atraso, como sucede permanentemente, desde la provincia se adelantan los fondos de los bonos para que no se frenen las obras. Cuando dicen que hay faltante de fondos, en este caso no es real, porque las obras nacionales, las del FFFIR, las del Fideicomiso Austral y algunas de PROMEBA, siempre tuvieron atraso y la provincia adelantó los fondos. Después fuimos a buscar la recuperación de esos fondos”, expresó.

Recordó que “para eso se hizo una ley que dice que, cuando la fuente de financiamiento nacional deje de asistir con los fondos correspondientes al contrato, la provincia puede adelantarlos para que la obra no se detenga y para resguardar los puestos de trabajo. Esto se está haciendo y se está cumpliendo al pie de la letra con las obras y con los trabajadores. Con la redeterminación de precios, en los contratos del FFFIR esto queda en función de la disponibilidad que tenga y no garantiza el ciento por ciento de las redeterminaciones. Nosotros avanzamos también con esa situación y en la ley 1.235 dice que, si los fondos fueran insuficientes o interrumpidos, la provincia puede continuar hasta que se defina la totalidad de la obra. Nosotros garantizamos el pago de las redeterminaciones por los mecanismos establecidos en la ley 1.235”, sentenció.

“Cuando ellos hagan la presentación, vamos a tomar en cuenta su punto de vista y nos sentaremos a trabajar. Para nosotros la mejor solución no es el achatamiento, porque implica despido de personal. Todos estos años hicimos un sacrificio para mantener el trabajo fueguino y lo vamos a seguir haciendo. Esto corresponde hacerlo en una mesa de trabajo, con compromiso, con discusión y con cosas concretas”, dijo.

Además observó que “cuando Yanzi dice que no hay obras, también es inexacto, porque tenemos un montón de obras en ejecución en este momento y contratos que recientemente se han firmado, por lo cual hay obras que se comienzan en estos días. La semana pasada hemos recorrido obras de gas en margen sur, donde hay más incidencia del clima. El Microestadio se sigue construyendo a ritmo normal, también el Polideportivo de margen sur. Fueron obras que fuimos licitando los últimos 15 días y las obras en ejecución están en tiempo y forma”.

Respecto del atraso “de 60 días en los pagos”, Vázquez afirmó que “por ley estamos al día. A partir de que se emite la factura, el pago de un certificado demora 45 días. Hay una parte que también le corresponde a las empresas, que es presentar la documentación correspondiente. A veces se puede llegar a atrasar esto, y este tema comprende a la empresa. No es que la empresa emite una factura y en 60 días no tiene novedades. Nunca fue así, y el sistema de trabajo es mantener una información permanente, pero también se les informa si hay algo que está observado para que lo corrijan rápidamente. El objetivo es que el flujo de fondos llegue a la obra”, planteó.

Yanzi dijo también que achatar el ritmo de obra implica demorar los plazos, prescindir de trabajadores y esto lo debe aprobar el comitente, en este caso el gobierno. “Nosotros no vamos a firmar ninguna modificación de contrato que signifique despido de trabajadores”, advirtió el ministro.

Si bien reconoció que muchos contratos se firmaron con un dólar a 25 pesos, que ahora está en 60 pesos, explicó que “nosotros fuimos trabajando con la dirección provincial de redeterminaciones y con una comisión provincial con profesionales de primer nivel de las diferentes áreas de gobierno. Se han atendido todas las presentaciones que han hecho las empresas con respecto al salto del dólar y las redeterminaciones. Hay insumos que tienen impacto directo del dólar, como la compra de un transformador importado. Eso se refleja directamente al cambio del dólar correspondiente, es decir actualizado, pero el proceso de redeterminación es más amplio, porque también se redetermina el transporte, la mano de obra. Hay una serie de ítems y no están todos dolarizados. Por ahí hay expectativas de algunas empresas de que todo se tiene que dolarizar, pero se dolariza puntualmente aquel insumo que es importado, y por eso no se ve reflejado de inmediato. El proceso de redeterminación también tiene su tiempo. Primero se necesita que los precios se estabilicen, y después hay un término de tres meses aproximadamente para que la redeterminación refleje la realidad financiera de cualquier ítem. Por esto ellos dicen que es difícil sostener un ritmo cuando hay un desfasaje de precios. Nosotros lo entendemos y estamos trabajando al lado de ellos para darles respuesta permanente a todos los requerimientos”, aseveró.

“Todas las presentaciones que se hicieron han sido respondidas por escrito, con los fundamentos correspondientes, y mostrándoles en la redeterminación de precios cómo se llegaba a los números que las empresas estaban planteando. Incluso en algunos casos se superaron las expectativas de las presentaciones de las empresas. Es un trabajo en conjunto y es complejo por las variables negativas de nación, que han impactado en todas las instancias laborales”, sostuvo.

Lo cierto es que, según Vázquez, “las obras están al día y, si hay algún desfasaje, tiene que ver con lo administrativo, donde hay una responsabilidad conjunta entre la documentación que presenta la empresa y nosotros, pero ninguna obra se encuentra desfinanciada por falta de fondos. Cada obra que se firmó, que es la gran mayoría, están todas financiadas con los bonos, que están garantizando el ciento por ciento de la finalización”.

“En el caso del FFFIR hubo atrasos de meses, hubo momentos de incertidumbre y nosotros seguimos trabajando, porque ninguna obra se paralizó. Tenemos el pavimento de Chacra XIII, que es la más adelantada; la planta de tratamiento de margen sur, que está arrancando; y ninguna empresa ha tenido un perjuicio porque el FFFIR haya tenido algún desfasaje temporal. La responsabilidad la asumimos nosotros y las obras se están llevando adelante”, ratificó.

“Nosotros no vamos a firmar ningún contrato que signifique despido de gente, pero no tenemos ningún inconveniente de conversar con el sector. Aunque las miradas puedan ser diferentes, si hay un objetivo común tenemos que llegar rápidamente a conclusiones y acciones concretas”, concluyó.