Breves
hockey3

Dos Banderas

Ushuaia se suma al hockey social

Una vecina del barrio Dos Banderas viene impulsando el denominado “hockey social” en la plaza “Nunca Jamás”. Desde hace algunas semanas reúne a un grupo de chicas y chicos del barrio, para jugar al hockey, aprender las diferentes técnicas y compartir alguna merienda. Desde la Federación de Hockey Social acompañan la iniciativa.

 

“Hockey Social en Ushuaia. Seguimos trabajando en la inclusión e igualdad de niños y jóvenes. Ni el frío nos detiene para hacer deporte en nuestro Barrio Dos Banderas. Felices de que disfruten el juego!”, dice una de las publicaciones en las redes sociales, que sirven para difundir la actividad que se desarrolla en el barrio Dos Banderas.

Impulsado por Laura Gallardo y “con la ayuda de Erica, Viviana, Alicia y las madres que acompañan a sus hijitos”, los martes y jueves de 17 a 18 horas un grupo de chicas y chicos se reúnen en la Plaza Nunca Jamás, para compartir un rato jugando y aprendiendo sobre las técnicas del hockey.

También disfrutan de la merienda, que se prepara con la colaboración y el aporte de las organizadoras de la actividad. Incluso los días sábados también suele realizarse la actividad, que va creciendo en el número de participantes.

Vale mencionar que el hockey social se lleva adelante en distintas provincias y ciudades de nuestro país, con un alto espíritu deportivo y solidario. La idea es reunir a jóvenes y niños en esta disciplina, para practicar el deporte y trabajar sobre los valores que se promocionan.

En el caso de Ushuaia la iniciativa la tuvo inicialmente Laura Gallardo, quien destacó que cuentan con el acompañamiento de la Federación de Hockey Social. También recibieron aportes desde el área de Desarrollo Social de la Municipalidad de Ushuaia.

Conseguir los elementos no fue fácil, incluso algunos de los palos fueron comprados con fondos propios por Gallardo, quien menciona que “se siguen necesitando más, así que si alguien nos los puede facilitar sería de gran ayuda”. Otra de las aspiraciones que tienen es poder tener una cancha propia en el barrio, para ampliar las posibilidades y convocar a más chicas y chicos del barrio.