Breves
“Si no tengo gente trabajando, voy a sacar a 500 obreros a la calle”, advirtió el secretario general de la UOCRA Julio Ramírez y emplazó por dos semanas al gobierno.
“Si no tengo gente trabajando, voy a sacar a 500 obreros a la calle”, advirtió el secretario general de la UOCRA Julio Ramírez y emplazó por dos semanas al gobierno.

UOCRA amaga con sacar a 500 trabajadores a la calle

El secretario general de la UOCRA, Julio Ramírez, intimó públicamente al gobierno a dar inicio a las obras y advirtió que, si en dos semanas no hay respuesta, sacará la gente a la calle, “con o sin pandemia”. Aseguró que la plata para retomar las obras está y criticó las “mentiras” de la Ministra de Obras Públicas, que hace anuncios del reinicio pero no se concreta. En la bolsa de trabajo hay dos mil inscriptos y solamente un 10% está ocupado en obras particulares de menor envergadura.” Tienen todo parado y no tenemos mano de obra ocupada, la UOCRA está totalmente parada y tengo a toda la gente desesperada”, expresó.

Río Grande.- El secretario general de la UOCRA, Julio Ramírez, planteó públicamente una intimación al gobierno a dar inicio a las obras en un plazo de dos semanas, y de lo contrario sacará “a la gente a la calle” para protestar por la falta de trabajo.

Por Radio Universidad 93.5, señaló que la reactivación hasta ahora son “promesas”. “Dicen que se va a reactivar pero no dicen cuándo. Todo va  a empezar pero nadie dice cuándo. En realidad no sé qué pasa con Obras Públicas, si el grupo que tiene la Ministra no acelera los papeles, no lanza las obras. Lo que sí sé es que no tenemos trabajo y que nada empieza”, señaló.

“Uno escucha a la Ministra de Obras Públicas decir que se empezó con la obra en Canal 13, en tal escuela, pero en Canal 13 hay que arreglar cuatro cables y dos baños. Esa es la obra pública que ella dice que empezó, y es una obra que ocupa a uno o dos compañeros. Eso no sirve, nosotros queremos las obras que están planificadas”, reclamó.

Cabe recordar que el presidente de la Cámara de la Construcción había expresado que la deuda al 30 de septiembre era de 373 millones, sin contar las redeterminaciones, y que se iban a reunir con el gobernador Melella para presentar una propuesta de agilización en el pago de redeterminaciones. “No llamaron a nadie. Dijeron eso, todos están esperando que llamen para arreglar las redeterminaciones que tienen que pagar pero está todo parado”, afirmó el dirigente.

“La Ministra de Obras Públicas dice que todavía no pasó la veda invernal, no sé cuándo piensan abrirla, porque a fines de agosto ya se puede empezar a trabajar en Río Grande. En Ushuaia todavía no, pero sí en la zona norte. Siempre digo lo mismo, y se lo transmito a la ministra. En la margen sur tenemos obras paradas con 80 compañeros esperando para empezar a trabajar. Está parado el gimnasio de la margen sur, la planta que se tiene que terminar y todavía no pasa nada. El otro día en la televisión dijeron que empezaba la obra del hospital, y que iban a agrandar la guardia con una inversión de 60 millones, y es mentira. La obra no va a empezar ahora porque recién abrieron la licitación hace un par de días, y tenemos 30 días para que se adjudique, y otros 30 días para que firmen el contrato”, estimó.

“Me cansa la mentira. Estoy cansado de que la Ministra de Obras Públicas me mienta y me diga que ya empezamos tal obra, cuando no empezaron nada y no hicieron nada. En Ushuaia pasa igual, tenemos el hospital parado, que había empezado con el otro gobierno. Ahora tienen que hacer una auditoría para ver si están bien las cosas y no sabemos cuándo van a hacer esa obra. Toda la gente está parada, la obra está parada, y la plata está. No sé lo que piensan hacer porque en Ushuaia no hay ninguna obra pública tampoco”, aseveró.

Respecto del centro de rehabilitación para Ushuaia anunciado por la ministra Castillo, observó que “no terminaron la obra del hospital y están anunciando la que van a hacer. Todavía falta un poco para hacer política y el equipo de obras públicas se tendría que poner a trabajar, ir pagando a las empresas para que puedan empezar”, pidió.

Consultado acerca de si puede haber demoras por la supuesta renuncia del encargado de las redeterminaciones, consideró que “si fuera así no viene al caso, porque el gobierno debe tener el equipo profesional preparado para solucionar los inconvenientes. No puede ser que si se va  una persona no funcione el gobierno”, criticó.

Tampoco entendió válida la excusa de que hay expedientes en papel que retrasan el procedimiento. “Ya está eso, la plata está, tienen todo para empezar a trabajar. No sé por qué no empiezan con el microestadio, porque la plata está para eso. Tienen todo parado y no tenemos mano de obra ocupada, la UOCRA está totalmente parada. Tengo a toda la gente desesperada”, enfatizó.

 

A la calle

 

“Yo le voy a dar dos semanas al gobierno para ver si empieza alguna obra para que podamos empezar a meter la gente. Si en dos semanas esto no se soluciona y no tengo gente trabajando, vamos a salir a la calle, con pandemia o sin pandemia. Voy a sacar a 500 obreros a la calle para demostrarle al gobierno que la gente se está cagando de hambre”, advirtió.

“Esto no es una cuestión de protocolos, porque tenemos todo. Las fábricas están trabajando, las textiles también, los supermercados. Nosotros que trabajamos al aire libre, donde hay menos riesgo de contagio, no tenemos trabajo. No puede ser”, subrayó.

“Todas las empresas presentaron sus protocolos y hay algunas privadas con obras chicas que yo paso a visitar, y están todos con el protocolo. Todas cumplen y se cuidan porque quieren trabajar. Hay empresas que están pagando sueldos y no pueden comenzar. Algunas empresas están pagando y otras ya no tienen con qué pagar. Con la ayuda de gobierno y algunos pesos que ponen, más o menos la están llevando”, dijo.

“Yo mantengo el diálogo y no tengo problemas de hablar cada cinco minutos con el gobierno para que esto se solucione, pero no soy un chico para que la ministra me mienta y diga que las obras empiezan mañana, cuando tenemos el microestadio parado, las obras de margen sur paradas. Todas las obras públicas están paradas”, insistió.

“La ministra sale a anunciar que empezó la obra pública en un colegio, para pintar dos ventanas. Eso no es obra pública. El gimnasio de María Auxiliadora se empezó a mover un poco pero eso es plata que viene de una empresa petrolera y el gobierno pone algo. Pero no alcanza para tomar a la gente que necesita salir a trabajar”, sostuvo.

 

Municipios tampoco

 

Consultado sobre las obras municipales, como el natatorio de Río Grande, dijo que “eso lo está haciendo Proyecto Fueguino y están esperando que pongan la plata desde el municipio para poder terminar. Falta la plata para terminar y eso es de fondos nacionales. La municipalidad empezó a hacer el asfalto de Thorne y unas cuantas cosas, pero no con gente de UOCRA, sino con personal municipal. Creo que el intendente Martín Pérez ahora va a sacar algunas obras de pavimento para empresas privadas, para que puedan tomar gente. Eso sería bárbaro porque va a reactivar la mano de obra”.

“Con Vuoto la situación está más o menos. Todavía no lanzan nada. Es todo chamuyo y ya estoy viejo para que me chamuye esta gente. Los pingos se ven en la cancha y hasta ahora en la cancha no hay nadie. La UOCRA está totalmente parada y tengo la gente sin trabajar en toda la provincia. Tenemos más de 2.000 personas en la bolsa de trabajo y como mucho deben estar trabajando 200 en Río Grande. Se reactivaron un poco las changas, empresas que hacen trabajos chicos, pero nada más”, aseguró.

“En Tolhuin es igual y está todo parado. No dejan pasar a nadie, así que no se puede hacer nada. Podemos llegar hasta Puente Justicia y desde Ushuaia hasta el Lago, no se entiende nada de esto”, se quejó.

Reiteró que “si no comienzan las obras en Río Grande, les saco la gente a la calle. Acá están los gasíferos, los de obras públicas, y siempre hay más obreros que en Ushuaia”.