Breves
Una niña debió ser amamantada en una comisaría debido a un régimen de visita judicial. (Foto gentileza Julio Alday JCANoticias).
Una niña debió ser amamantada en una comisaría debido a un régimen de visita judicial. (Foto gentileza Julio Alday JCANoticias).

Una niña debió ser amamantada en una comisaría debido a un régimen de visita judicial

Este fin de semana se registró una situación completamente irregular en relación a una niña, de escasa edad, la cual debió ser amamantada por su madre, en la comisaría de Género y Familia de la ciudad de Ushuaia. La orden para que esto ocurriera, fue ordenada por el juez de Instrucción Javier de Gamas Soler, quien dictaminó sobre la situación en principio de manera cautelar, aunque, el trámite ahora seguirá su curso en un juzgado de familia de aquella ciudad.

Ushuaia.- La situación se dio a conocer a través de diversos medios, a lo largo del fin de semana, cuando una niña terminó siendo amamantada por la madre en la comisaría de Género y Familia de la capital fueguina.

Los padres de la niña, ambos empleados del Poder Judicial de Tierra del Fuego, tienen en trámite, distintas causas, respecto de los diferentes conflictos que ha habido en el marco del divorcio. Entre estas causas, una de ellas enmarcada dentro de la Ley 24.270, que indica “Configúrase delito al padre o tercero que impidiere u obstruyere el contacto de menores de edad con sus padres no convivientes”. La denuncia, fue efectuada por el padre de la menor, quien en su momento aseguró que hacía un año no veía la niña. De hecho, por esta causa, la madre de la pe   queña fue llamada a indagatoria.

Así las cosas, en los últimos días, el juez Javier de Gamas Soler, ordenó que el padre viera a su hija, pero teniendo en cuenta que la misma debía ser amamantada, se dispuso que en determinado día y horario fijo, la niña se dirigiera a la comisaría para recibir la lactancia. Cabe mencionar que el hombre posee domicilio en Ushuaia y la mujer en Río Grande, debido a esto y ante la ausencia de la mujer, se la comenzó a buscar hasta lograr notificarla de la situación que, de antemano ya conocía, debido a que la orden había sido emitida con anterioridad a los hechos ocurridos.

El grado de conflictividad entre esta mujer y este hombre, ha sido tal, que se dictaminó que la hora de lactancia sea en la comisaría, aunque, podría haber sido cualquier otro lugar, en tanto y en cuanto, tanto madre como padre, hubieran puesto como valor supremo, el bienestar de la niña.

Tras esta medida cautelar ordenada por De Gamas, la causa seguirá su trámite y curso en un juzgado de Familia de la ciudad de Ushuaia, donde se estima que los equipos interdisciplinarios que incluye profesionales psicólogos, trabajadores sociales, entre otros.

En paralelo a ello, Provincia 23 logró saber que tanto el hombre como la mujer, hace más de un año que han comenzado a tener contacto con profesionales de la Dirección de Atención Temprana, y sin embargo, no se logró bajar el grado de conflictividad entre estas personas.