Breves
Río Grande le dio el último adiós a Jorge Coldorf en la necrópolis local.
Río Grande le dio el último adiós a Jorge Coldorf en la necrópolis local.

Una multitud despidió los restos de Jorge Coldorf

Este sábado a la tarde, una multitud de vecinos, entre autoridades y compañeros de trabajo, se acercaron al cementerio local a dar el último adiós al licenciado Jorge Coldorf. La jornada y gris y la llovizna no impidieron a que mucha gente se acerque a acompañar a los familiares del extinto Secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Río Grande.

Una multitud acompañó la despedida del Secretario de Obras y Servicios Públicos del Municipio de Río Grande, licenciado Jorge Darío Coldorf a su última morada en la necrópolis local, en un sábado gris y frío.

Previamente sus restos fueron velados en el Centro Deportivo Municipal donde el propio intendente Gustavo Melella y los integrantes del Gabinete municipal acompañaron a la familia del extinto funcionario.

Coldorf asumió el 28 de noviembre de 2012, tras los primeros once meses de gestión del profesor Gustavo Melella como Intendente de la ciudad de Río Grande y reemplazando al ingeniero Goitía.

El fallecido integrante del Gabinete municipal, siempre fue muy agradecido con todo el equipo de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos y siempre reconocía el trabajo de sus integrantes, lo que le granjeó el cariño y el respeto de todos.

“Soy la persona visible, pero hay mucha gente que desde hace tiempo viene trabajando para llevar adelante un plan de obras”, había dicho cuando asumió.

Colforf siempre decía que “la Secretaría está al servicio de la gente, de los vecinos y no estos al servicio de la política; es una secretaría de puertas abiertas a todo el mundo y esto es literal: cuando decimos a todo el mundo es a todos porque estamos construyendo un municipio inclusivo. Esencialmente somos una Secretaría de Servicios y como tal vamos a ejercer nuestra responsabilidad en la ejecución de obras y la atención al vecino”.

Efectivamente, en estos más de cuatro años de Gestión, el licenciado Jorge Darío Coldorf dio muestras de una gran responsabilidad para con los vecinos, muchas veces también por la estrechez presupuestaria, tuvo que aguzar el ingenio para cumplir con los barrios.

Su mejor testimonio, son las obras que dejó en pie, cumpliendo con el viejo adagio latino: ‘Homines vadem, opera manent’ (Los hombres pasan, pero las obras quedan).

Jorge Darío Coldorf, antiguo vecino de Río Grande, en su juventud perteneció a la Armada Argentina y trabajó muchos años en YPF, época desde la que ya se vinculó a la obra pública. Integró el equipo de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos de la que llegó a ser Secretario.

Tenía 57 años y estuvo siempre ligado a la construcción. Desde 2001 se desempeñaba en la Municipalidad, donde logró cosechar una gran cantidad de amigos. Una vez designado Secretario de Obras Públicas, se recibiría primero de técnico en Seguridad e Higiene para luego obtener la licenciatura, en la Universidad Tecnológica Nacional.

Como dijo el intendente Gustavo Melella, “más que un funcionario, Jorge fue un amigo” y así lo entendió la gente que pidió que “Dios lo tenga en la Gloria eterna”.