Breves
El Ministro de Gobierno de la provincia, José Luis Álvarez, reivindicó la decisión de la gobernadora Rosana Bertone de adelantar 10 mil pesos del pago del aguinaldo a los trabajadores de la administración pública central.
El Ministro de Gobierno de la provincia, José Luis Álvarez, reivindicó la decisión de la gobernadora Rosana Bertone de adelantar 10 mil pesos del pago del aguinaldo a los trabajadores de la administración pública central.

“Una medida de solidaridad del sector público con el sector privado”

Así lo remarcó el Ministro de Gobierno de la provincia José Luís Álvarez en función de las medidas anunciada por la gobernadora el pasado domingo. Puntualizó que “se busca aliviar el agobio que está atravesando hoy por hoy la provincia de Tierra del Fuego con los efectos de la inflación y los efectos de la devaluación que se traslada a los precios”. También aseguró que “no es una medida compulsiva, se deposita y será una cuestión de cada uno si lo utiliza o no”. Además insistió en que la idea es que “se vuelque al consumo”.

Río Grande.-  El Ministro de Gobierno de la provincia, José Luis Álvarez, reivindicó la decisión de la gobernadora Rosana Bertone de adelantar 10 mil pesos del pago del aguinaldo a los trabajadores de la administración pública central.

Por Radio Provincia aseguró que “no se trata de una medida compulsiva, dado que a su entender los trabajadores lo pueden dejar en su cuenta y usarlo cuando quieran, y también negó que se trate de un pago en cuotas del aguinaldo”.

Álvarez recordó que “desde el jueves de la semana pasada que comenzó esta vorágine”,  en referencia a los altibajos de la economía nacional, por lo cual “estamos todos los días monitoreando los recursos; la situación económica, con el Ministro de Economía y con la gente del AREF”.

En tal sentido recordó que “el jueves hubo un hito que es insoslayable  con un dólar que llegó a $46,50 y se generó toda una inestabilidad tanto política como económica lo cual llevó a la Gobernadora a convocar a su gabinete económico y social”.

Por tal motivo sostuvo que en dicho contexto “se envió un proyecto de Ley a la Legislatura con la idea de que sea aprobado sobre tablas en los próximos días para la suspensión de las ejecuciones fiscales por 180 días para los contribuyentes provinciales”.

Álvarez confió que de esta manera “se busca aliviar el agobio que está atravesando hoy por hoy la provincia de Tierra del Fuego con los efectos de la inflación y los efectos de la devaluación que se traslada a los precios”.

El funcionario provincial recordó que “el domingo continuamos trabajando y avizoramos que la situación económica impacta en la caída de los comercios locales, en la recaudación; el cierre de muchos locales y además ahora comienza la temporada baja de turismo en Ushuaia y la veda invernal que afecta lo que es la obra pública”.

Por lo cual aseguró que desde el Gobierno “necesitábamos inyectar liquidez dentro de la economía provincial y como no va a venir del Gobierno nacional necesitábamos de fondos propios y como ya cerramos la pauta salarial que teníamos previsto el pago del aguinaldo y teníamos disponible una parte para poder adelantar a aquellos trabajadores, que así lo decidan, para que puedan volcarlos al consumo local”.

Asimismo aseveró que “el 4 de mayo vamos a pagar casi 800 millones de pesos en salarios, en junio vamos a pagar otros 800 millones y en julio vamos a pagar 1.500 millones de pesos en salarios, lo cual va a significar casi 3 millones de pesos en la economía provincial y la idea es que el consumo se mantenga a través del empleado público que esencialmente gasta su dinero en la provincia y de esa manera darle un alivio a los comercios y la actividad económica”.

Álvarez opinó que se trata de “una medida de solidaridad del sector público con el sector privado porque el sector privado a través del pago de sus impuestos es el que sostiene al Estado, es un círculo virtuoso y si se sostiene la economía, se recauda, se puede sostener el salario de los empleados públicos”.

El funcionario certificó que “es una medida de intervención en la economía de tipo Keynesiana con las herramientas que tenemos que son los fondos propios, que ya teníamos previsto, por lo tanto la idea es que el trabajador lo vuelque al consumo,  aunque si el trabajador no quiere disponer de ese dinero, lo deja en su caja de ahorro y lo acumula hasta que lo quiera gastar”, aseguró Álvarez sentenciando además que “no es una medida compulsiva, se deposita y será una cuestión de cada uno si lo utiliza o no” aunque insistió en que la idea es que “se vuelque al consumo”.

Y aseguró que “no es una medida salarial ni una política salarial sino inyectar dinero en la economía privada para que esta no caiga y no se siga generando desempleo” por lo cual “apelamos a la solidaridad del empleado público para que se vuelque a los comercios locales”.

El funcionario provincial también reconoció que se criticó la medida aunque consideró que las mismas provienen de sectores vinculados al intendente Melella por lo que apuntó contra “el dirigente del SUTEF Horacio Catena que busca descalificar todas las decisiones del gobierno provincial y son sectores que tienen interés en mirar solo el vaso medio vacío y la gobernadora tiene la obligación de gobernar para toda la provincia y no es algo compulsivo y no implica el pago en cuotas del aguinaldo sino adelantar la disponibilidad de esos recursos y no va a generar mayores erogaciones para la provincia”.