Breves
“No sé si es un buen negocio o un mal negocio. En el estado hay que evaluarlo desde el bien común y el servicio a la gente. No es un problema de rentabilidad”, argumentó Labroca sobre el costo excesivo que se imputa a esta compra.
“No sé si es un buen negocio o un mal negocio. En el estado hay que evaluarlo desde el bien común y el servicio a la gente. No es un problema de rentabilidad”, argumentó Labroca sobre el costo excesivo que se imputa a esta compra.

“Un mal negocio es hacer cortes rotativos al 30 % de la ciudad”, dijo Labroca

El ministro de Economía José Labroca participó ayer de la sesión especial en la que se aprobó la toma de deuda por doce millones y medio de dólares para la compra de la planta Sullair. Destacó que al contar la empresa con esta garantía de que el gobierno cuenta con los recursos, se podrán utilizar las instalaciones para no afectar el servicio, mientras finalizan los trámites. Respecto del costo que se estableció, fue cuestionado desde el MPF por tratarse de “un mal negocio” al ser tres turbinas usadas, pero Labroca respondió que el estado no mira la rentabilidad sino la continuidad del servicio.

Río Grande.- Tener luz en Ushuaia no tiene precio, y así lo entiende el gobierno provincial al haber aceptado un valor de doce millones y medio de pesos para la compra de la planta Sullair, priorizando la continuidad del servicio.

Lo expuso ayer por FM Aire Libre el ministro de Economía José Labroca, tras los cuestionamientos de la bancada del MPF al valor fijado, tratándose de tres turbinas usadas cuyo valor excedería el del mercado.

“No sé si es un buen negocio o un mal negocio. En el estado hay que evaluarlo desde el bien común y el servicio a la gente. No es un problema de rentabilidad”, argumentó Labroca sobre el costo excesivo que se imputa a esta compra.

“Si no tenemos la posibilidad de tener estas turbinas en el invierno y tenemos que hacer cortes rotativos al 30 por ciento de la ciudad, eso sí es un mal negocio. El estado lo ve desde otro ángulo, que es si el servicio lo continúa, y no si es más o menos rentable”, subrayó.

“Ushuaia necesita de una inversión muy importante porque desde el 2001 al 2016 no se hizo nada y obviamente hay que invertir. Ahora también hay que ver cuánto cuesta una turbina más grande, y por ahora se trabajará con estas turbinas”, dijo.

Con el endeudamiento autorizado, el gobierno podría hacer uso de las instalaciones de la planta: “Hemos hablado con varias empresas y ahora comienza el trabajo de los técnicos de la DPE para iniciar el expediente de compra. Obviamente hay que ir al Tribunal de Cuentas, pero nosotros garantizamos con esto que la empresa sabe que estamos dispuestos a comprar y tenemos la posibilidad de hacer el uso para no tener dificultades”, manifestó.

“Tendríamos que poner a cero los motores y esto es muy rápido. Esto nos garantiza la continuidad del servicio como viene hasta ahora”, dijo el funcionario.

“En principio el valor estimado de la compra es de 12 millones y medio de dólares y ahora hay que trabajar para ver cuál es el valor final en que se termina adquiriendo”, observó, estimando que el crédito se va a contraer “en pesos”.

 

“No leyeron la documentación”

 

El ministro también replicó a la oposición por las críticas a la falta de documentación respaldatoria. Ante todo valoró que “once legisladores entendieron que era importante poder garantizar la producción energética a la ciudad a lo largo del año,y a nosotros nos satisface, porque la gente va a estar tranquila de que este servicio por ahora está encarrillado”.

Señaló que en las reuniones previas los legisladores tenían “muchas dudas”, pero “la información que llevamos es muy completa. Probablemente no todos los legisladores la hayan leído, porque escuché comentarios de que no les habían llegado las carpetas, pero el debate democrático nos hace crecer a todos”, concluyó.