Breves
cabrera 3

Químicos y Petroquímicos

Trabajador de Tecnomyl siguen encadenándose

Pablo Cabrera, quien supo desempeñarse como secretario de Prensa del Sindicato de Químicos y Petroquímicos y esta semana se encadenó a la fábrica, reclamando por sentirse víctima de persecución laboral, debió recibir atención médica en el marco de dicha protesta. Además salió al cruce de distintas manifestaciones, a través de un escrito en la red social Facebook.

 

En ese texto Cabrera se dirige “a la empresa Tecnomyl S.A. que salió a decir que tuvieron que parar toda las operaciones del transporte pesado por seguridad, porque estuve encadenado afuera”.

 

El operario afirma que “Es mentira. Porque trabajaron normalmente en todos sus turnos. Y si los camiones no cargaban es porque tiene que esperar autorización nada más”, afirmó.

 

Indicando que “Es obvio que estuve solo afuera porque los compañeros tienen miedo ante la presión y amenazas de parte de R.R.H.H de la empresa y de perder su puesto de trabajo y amenazas que vienen recibiendo desde el año pasado”.

 

Pablo Cabrera luego señala que “hay algo que quiero recalcar, y que a todo compañero le quede claro. La tarea de todo representante de los trabajadores así sea delegado y Comisión de sindicatos es luchar por los compañeros y estar al frente de cada lucha de los trabajadores, apoyando y hacer respetar nuestro CCT 564/09 sin ceder nada y por nada a cambio”.

 

Después denuncia que “la gente que hoy se creen representante de los trabajadores y están al frente del SUPIQyPPTF (Sindicato Único del Personal de la Industria Química y Petroquímica de la Provincia de Tierra del Fuego) no hizo y no lo va a hacer por ninguno de los compás de Tecnomyl ni de otra empresa”.

 

Cabrera señala que no hubo “ningún representante afuera acompañándome ni para preguntar si quería un vaso de agua, no me interesa”, remarca, para expresar luego que “lo lamento por mis compañeros que quedan a la deriva. Le agradezco a una compañera que me ofreció una fruta para comer. Y no la nombro porque son capaces de sancionarla o hasta echarla”, asegura.

 

Finalmente  dice “Esta lucha no termina y no me arrodillaré ante aquellos que pretenden avasallar nuestros derechos, mi derecho. Y para aquellos que no les importa nada la salud de nuestros compañeros, y que por solo el hecho de no querer ceder los derechos adquiridos hoy soy castigado, no voy a bajar los brazos en esta lucha”, concluye el texto del trabajador de Tecnomyl.