Breves
El legislador radical Federico Sciurano, presidente de la comisión de economía, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la presentación del proyecto de presupuesto 2021, que ingresó a última hora del lunes, con gastos estimados en “casi 74 mil millones, y un déficit proyectado de casi 14 mil millones, porque los recursos no llegan a 60 mil millones”, dijo.
El legislador radical Federico Sciurano, presidente de la comisión de economía, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la presentación del proyecto de presupuesto 2021, que ingresó a última hora del lunes, con gastos estimados en “casi 74 mil millones, y un déficit proyectado de casi 14 mil millones, porque los recursos no llegan a 60 mil millones”, dijo.

“Tiene un perfil social pero hay un déficit de 14 mil millones que no tiene antecedentes”

El presidente de la comisión de economía de la Legislatura provincial aportó una primera mirada del proyecto de presupuesto 2021 y definió un “perfil social”, teniendo en cuenta las situaciones que habrá que atender en la post pandemia. Puso el acento en el déficit proyectado, de 14 mil millones de pesos, para lo que habrá que buscar herramientas financieras. Resta desmenuzar área por área la propuesta del Ejecutivo, y el debate comenzaría a principios de octubre, estimó. Apostó a un cambio de escenario si resulta posible la renegociación de bonos, dado que la deuda contraída en la gestión anterior tiene un impacto fundamental en el volumen del déficit.

Río Grande.- El legislador radical Federico Sciurano, presidente de la comisión de economía, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la presentación del proyecto de presupuesto 2021, que ingresó a última hora del lunes, con gastos estimados en “casi 74 mil millones, y un déficit proyectado de casi 14 mil millones, porque los recursos no llegan a 60 mil millones”, dijo.

“Obviamente hay un factor, que es tener ya tres años con presupuestos reconducidos y es un tema que planteamos a fin del año pasado, pero particularmente no creo que el déficit esté vinculado a que no haya habido presupuesto aprobado en los últimos años”, opinó.

“Sin duda el presupuesto es una herramienta muy importante para la gestión, para el plan de gobierno, y fundamentalmente para los órganos de control, incluida la Legislatura. Es mucho más fácil el trabajo del legislador cuando hay un presupuesto aprobado, porque uno va siguiendo el manejo económico del año y puede ir viendo si está en sintonía con lo que refleja el presupuesto. Es distinto con un reconducido, porque también le da facultades al Ejecutivo de administrar con cierta discrecionalidad, en la medida que cumpla límites que son bastante laxos”, sostuvo.

“Lo que más llama la atención de este proyecto de presupuesto es el déficit. Hablamos de casi 14 mil millones, si bien recién estoy empezando a ver el proyecto. El presupuesto es algo muy complejo, y hemos estado todo el día abocados al tema, que ingresó a última hora del lunes a la Legislatura. El dato más relevante en una primera mirada es este desfasaje entre ingresos y gastos. El Ministro de Economía en una presentación que hizo a principios de año ya hablaba de una situación deficitaria de casi mil millones de pesos mensuales. Ahora se ve reflejado en una herramienta formal”, planteó.

“Sabemos que el presupuesto fueguino tiene un problema, porque hay que presentarlo por Constitución un par de semanas antes de que se presente el presupuesto nacional. Hay que presuponer lo que el gobierno nacional va a estimar que va a mandar a las provincias el año siguiente. Eso le da una complejidad particular, y a esto hay que agregar todo lo que está pasando en términos económicos. Tierra del Fuego tiene parte de su capacidad productiva en la industria, en los hidrocarburos, en el turismo, y son sectores de la economía que están golpeados. Esto hace pensar que la situación del año que viene no va a ser fácil”, advirtió.

“El nivel de influencia económica que tienen los recursos nacionales sobre las administraciones municipales y provinciales es muy grande, más en las municipales que en las provinciales. A nivel provincial hay una dependencia muy significativa de los recursos nacionales y parte de nuestra independencia económica está atada a las regalías hidrocarburíferas y a factores vinculados con nuestra capacidad productiva, que este año está muy golpeada. Habrá que ver cómo se proyecta esta dificultad para el año que viene”, dijo.

 

La deuda externa

 

Sciurano dio especial relevancia a la incidencia del endeudamiento externo en la gestión anterior, que explica gran parte del déficit: “Hay una carga financiera importante en la provincia, vinculada con los bonos en dólares que fueron adquiridos en 2016. Cuando se hace esa proyección, aparece una columna financiera que no estaba en presupuestos anteriores, con valores muy altos, y esto tiene que ver con la amortización de una deuda en moneda extranjera que se adquirió hace unos años atrás. Ahora, con la caída de recursos, faltan fondos para esto”, observó.

“También hay una deuda interna y una deuda con el gobierno nacional. Evidentemente no estamos cómodos. Uno de los objetivos que se ha planteado el gobierno es la posibilidad de mejorar la cancelación de la deuda externa. Cuando hemos conversado con el Ministro de Economía uno de los planteos se refiere al pago de esos bonos en dólares y la posibilidad de renegociar con condiciones mejores. Eso tiene una carga económica y financiera muy importante para el gobierno para los próximos años. Son cuestiones de corto plazo con una carga muy significativa”, subrayó.

Respecto de la deuda nacional, consideró que “siempre tiene un marco de renegociación distinto del que se puede tener con bonistas extranjeros, sobre todo en el contexto actual de país, pero sigue siendo un tema para prestarle mucha atención y también está reflejado en la columna financiera para el próximo año”.

 

Reducción de deuda interna

 

El legislador agregó que “hay una situación distinta a la que hemos estado acostumbrados en años anteriores y se refiere a la deuda interna. Habitualmente esa deuda se veía reflejada en la caja de previsión y otro tipo de instituciones, y esa situación ha mejorado, al punto que en el caso de la obra social hubo algunos aportes extraordinarios para resolver algunas situaciones complicadas. La obra social tiene una situación de déficit, maneja un presupuesto algo menor a los 300 millones de pesos por mes, y se habla de un déficit actual de 40 millones mensuales. Esto también marca la proyección económica y hay que tratar de encontrar un mecanismo para revertir esa ecuación. Esos son déficits que se van acumulando mes a mes y llega un momento en que se hacen inmanejables”.

 

Los organismos descentralizados

 

Dentro de un desglose global, detalló los presupuestos de los entes descentralizados, que en total tienen una planta de 1.373 empleados. “De organismos descentralizados hablamos de un presupuesto de 11.500.000.000 de pesos aproximadamente: el INFUETUR tiene un presupuesto que ronda los 220 millones, el IPV de 3.100 millones, el IPRA de 690 millones, la DPE de casi 1.400 millones, la DPOSS de 2.500 millones, la Dirección de Puertos de casi 1.800 millones, la Dirección Provincial de Vialidad de casi 800 millones y la AREF tiene también alrededor de 800 millones. Es una primera mirada de cómo se componen estos más de 11 mil millones de los entes descentralizados”, dijo.

“La Legislatura tiene un presupuesto de 1.300 millones de pesos. La administración central tiene unos 67 mil millones de pesos y el Poder Ejecutivo cerca de 49 mil millones”, completó.

En cuanto al área de educación con 5.250 docentes y 780 mil horas cátedra, aclaró que “todavía no pude verlo porque estamos con los números macro, para después empezar a profundizar en los ministerios”.

 

Perfil del presupuesto

 

Como definición, señaló que este proyecto “tiene un perfil social que está en sintonía con lo que está pasando. Se reconoce en distintos sectores del gobierno este perfil social, no solamente en Desarrollo Social. Me da la sensación, habiendo hecho una primera lectura, que a la cuestión social se le está prestando atención. Habrá que ver si esta primera impresión es la misma cuando se profundice un poco el análisis. Partimos de la base de un presupuesto con un déficit muy importante y de una cifra que no tiene antecedentes. No puede pasar desapercibido que la provincia tenga que pensar en una herramienta financiera para poder financiar alrededor de 14 mil millones de pesos. En una primera mirada se ve una línea que apunta a dar contención a la sociedad, que está muy golpeada por la situación sanitaria y económica, y mes tras mes viene cargando dificultades que todavía no se han resuelto”.

“Hay una proyección de obra pública que hay que profundizar, porque llama la atención que no viene discriminado como obra pública sino como bienes inmuebles. Ahí hay una dificultad en función de cómo estamos acostumbrados a recibir el presupuesto año tras año, porque la partida de ejecución de obra pública la encontramos ahora en una columna del Ministerio; y lo mismo pasa con el IPV”, indicó.

“Estamos hablando de unos 4 ó 5 mil millones, pero son partidas que todavía no he estudiado. El presupuesto tiene casi 200 hojas, por lo cual vamos a empezar a pedir datos para transmitirlos con conocimiento profundo”, adelantó.

 

Agenda de debate

 

Consultado sobre el inicio del debate de este proyecto, dijo que “tenemos pensado para mediados de septiembre empezar a diagramar la agenda de convocatorias, y se empezará a llevar adelante los primeros días de octubre o últimos días de septiembre. Como es tradicional, vamos a empezar con el jefe de gabinete y el Ministerio de Economía. A partir de ahí vamos a presentar a los medios de comunicación y la comunidad cuál es el cronograma de reuniones”.

 

Impacto de la ampliación de la Corte

 

Finalmente se le preguntó sobre el impacto de la ampliación de la Corte fueguina en el presupuesto global, un proyecto pronto a aprobarse: “El presupuesto se basa en las estructura del Estado y está planteado en las estructuras formales. Todos sabemos que la situación no es fácil, el gobierno tiene objetivos que se ha planteado y tiene que hacer un esfuerzo por alcanzarlos, dando un marco de contención a cada una de las dificultades que tiene la sociedad fueguina. En la medida en que podamos ir avanzando en los ministerios específicos y los poderes del Estado específicos, podremos indagar cada una de las realidades que puedan tener estos sectores y ver qué respuesta hay del Ejecutivo para llevar adelante un plan determinado”, señaló.

“El presupuesto es creer qué es lo que va a pasar el año que viene y está bien que se plantee un panorama duro. Si después la cosa viene mejor, nos vamos a encontrar con que la carga no era tan grande. Está bien que hoy estemos discutiendo esto en un marco de país y de economía que no es fácil. Si sabemos usarlas, las herramientas están a la mano para que la cosas funcionen”, afirmó.

Por el momento no hay fecha de sesión definida: “La sesión estaba prevista hasta que cambió la situación sanitaria de Río Grande. Si bien algunos legisladores sesionaron de forma virtual, plantear una sesión con la mitad de la cámara de manera virtual es insostenible, porque cada legislador tiene un fiscalizador de la Legislatura que está compartiendo el espacio en el que está. También tienen que estar dadas las garantías de conectividad para garantizar tanto el uso de la palabra como la votación. Por ahora sesionar con la mitad de la Cámara en forma virtual es poco viable. Distinto es una reunión de comisión, porque si un legislador tuvo alguna dificultad para votar en la comisión o para que lo escuchen, va a tener la posibilidad de revertir eso cuando se sienta en una sesión”, concluyó.