Breves
El senador Julio Catalán Magni dio a conocer la alianza estratégica sellada ayer tras la reunión del bloque de senadores justicialistas con la CGT en la sede de la central obrera, con el fin de “poner un límite” a las políticas de Cambiemos.
El senador Julio Catalán Magni dio a conocer la alianza estratégica sellada ayer tras la reunión del bloque de senadores justicialistas con la CGT en la sede de la central obrera, con el fin de “poner un límite” a las políticas de Cambiemos.

“Tenemos un adversario común que es Mauricio Macri”

El senador Julio Catalán Magni se mostró conforme con el consenso logrado ayer en la reunión en la sede de la CGT, de la que participó el bloque justicialista. El adversario común es Macri y las políticas de Cambiemos, dijo y aseguró que con esta articulación de la central obrera y el peronismo “empezamos a poner un límite”. Adelantó un paro general en el corto plazo y un costo político muy fuerte para la gestión presidencial por los tarifazos, el veto y la vuelta al FMI. También dio a conocer su cambio de postura frente a la despenalización del aborto: “Cuando uno empieza a escuchar, a asesorarse y estar cerca de los que saben más que uno, claramente me parece que hay que despenalizar el aborto. Nos tenemos que sacar la careta ante algo que realmente existe y genera mucho dolor”, sentenció.

Río Grande.- El senador Julio Catalán Magni dio a conocer la alianza estratégica sellada ayer tras la reunión del bloque de senadores justicialistas con la CGT en la sede de la central obrera, con el fin de “poner un límite” a las políticas de Cambiemos.

Por FM La Isla, se lo consultó sobre la propuesta de un préstamo “patriótico” de 20 mil millones de dólares por parte de un grupo empresario, con una tasa simbólica del 1% para evitar el acuerdo con el FMI.

Según adelantó La Política Online, la iniciativa parte del sector privado frente a la desconfianza financiera generalizada que transita la Argentina, y prevé una convocatoria a los 200.000 empresarios más importantes del país.

El productor agropecuario Juan Carlos Fernández es el autor del proyecto que dejaría al organismo internacional como alternativa contingente a futuro.

“Hay alguna información que se ha hecho viral en redes sociales y portales pero en forma oficial no hemos recibido nada”, dijo el senador y señaló que en la reunión con la CGT “no hubo ninguna información relacionada con esto. Ni siquiera se comentó ni estaba en agenda”.

 

Una mirada común

 

Respecto de la alianza con la central obrera, sostuvo que “consensuamos una mirada común, y es bueno generar un ámbito donde cada uno pueda generar un trabajo en conjunto mirando al futuro. Desde cada lugar veníamos articulando una misma mirada y esta vez nos sentamos en una misma mesa para empezar a trabajar en esta oposición constructiva y responsable que ha tenido tanto la CGT como nosotros. Obviamente esto atiende al reclamo que está teniendo el trabajador, las pymes, la clase media y media baja, que está recibiendo un enorme impacto con estas medidas económicas”.

Dio cuenta del crédito político al gobierno, que ya se agotó: “Siempre hubo muy poca coincidencia. La única diferencia es que nosotros como bloque, la mayoría de los gobernadores y el movimiento obrero organizado, entendíamos el momento histórico que nos tocaba y la responsabilidad que tenía cada uno de dar gobernabilidad y dar tranquilidad a un gobierno, aunque no representa los intereses que nosotros defendemos. La democracia había optado por esta línea y también hay una discusión histórica de que ningún gobierno que no sea peronista puede completar su mandato. Durante dos años todos tuvimos una actitud enormemente responsable, acompañando muchas decisiones con las que no estábamos de acuerdo, pero buscando el equilibrio entre lo que la mayoría del pueblo había elegido, la responsabilidad de cada una de nuestras provincias y de los referentes de los movimientos obreros frente a la defensa del trabajador”, expresó.

“Después de dos años y medio ese crédito se agota y se va tratando de consensuar políticas que garanticen la gobernabilidad para que Cambiemos pueda completar su mandato, pero poniendo algunos límites, como pasó hace pocos días con el tema de las tarifas”, dijo.

“Más allá de que el gobierno miró al costado y lo vetó al día siguiente, desde la oposición logramos un consenso muy sólido, aunque hicieron todo para romper el dictamen primero, y la votación después. Apuntaron a rompernos como bloque y como oposición, y no lo pudieron lograr, así que estamos felices de seguir en esta línea, que es la misma del movimiento obrero, con el que empezamos a construir un límite. Tenemos un adversario común que es Mauricio Macri y las políticas de Cambiemos”, subrayó.

“La CGT consensuó una línea de trabajo con el peronismo a la hora de poner un límite a todas estas políticas. Son muchas las políticas equivocadas que ha llevado adelante este gobierno, fundamentalmente en la política económica y también en la mirada que ha tenido hacia las instituciones. Se han ocupado de desprestigiar sistemáticamente las instituciones, la justicia, el sindicalismo, la política, como si ellos fueran emergentes de un segmento social diferente. Son argentinos como nosotros, pero sin duda defienden intereses diferentes de los que defiende el movimiento obrero y el peronismo”, cuestionó.

Consideró que “articular una agenda común es muy válido. Se viene una discusión muy fuerte en paritarias. En nuestra provincia tenemos una situación muy compleja, por la realidad que se vive con la industria, con la falta de dinero para discutir paritarias, por el recorte en la obra pública y problemas en los pagos de las que están en marcha. Cuesta mucho encontrar un equilibrio entre la mirada del gobierno nacional y la dependencia que tenemos como provincia, al no poder discutir con autonomía, porque no somos San Luis ni Córdoba ni San Juan, donde hay un equilibrio fiscal que les permite pararse en otro lugar. Nosotros tenemos una enorme dependencia del gobierno nacional y una realidad provincial muy compleja. No podemos romper lazos con el gobierno nacional, porque no podemos cumplir ni con las obligaciones corrientes. Una gran parte del país está en la misma situación, porque no hay nadie ajeno a esto, y la única manera de encontrar una salida en Argentina es con el diálogo responsable de todas las fuerzas políticas, del sindicalismo y el empresariado”, planteó el senador.

 

Costo político mayor

 

Catalán Magni observó que, con el veto al freno a los tarifazos, el costo político del gobierno será mayor en el corto plazo: “La oposición logró una articulación conjunta y el rol del sindicalismo de acá en adelante va a ser distinto, porque van camino a un paro general. Falta definir la fecha, que no está muy lejana, y se va a comenzar a generar una espiral de la que es complejo salir. Se han encargado de generar esa espiral y de romper todos los puentes para salir.

Para mí el costo que va a pagar el gobierno es mucho más grande, y ahora empieza a discutirse el presupuesto y la vuelta al FMI”, dijo.

“El año pasado se perdieron 10 mil millones de dólares en turismo en el extranjero, de gente que se fue a gastar afuera; y 17 mil millones en atesoramiento, que es gente que fue a comprar dólares para guardar. Ahí tenían 27 mil millones y todo el problema que se genera con el FMI es por 30 mil millones. Ha habido un error enorme a la hora de mirar la política económica y el desarrollo serio de la Argentina”, subrayó.

“Hoy una bolsa de harina cuesta casi 800 pesos en un país que produce trigo, y no hay nada que regule el valor del mercado interno para poder ofrecer un pan que el ciudadano pueda pagar. Un productor tiene que pagar 800 pesos la bolsa que valía 200 pesos hace cuatro meses atrás”, citó como ejemplo del impacto de las políticas nacionales en toda la cadena productiva.

 

Los unos y los otros

 

Se le preguntó qué pasa que todos ven esta realidad menos Cambiemos, y analizó que “son otro segmento social. Ellos no se mueven en subte, van en helicóptero. En la revista Forbes salieron los 50 empresarios más ricos de la Argentina y basta mirar la lista para ver que la mayoría forma parte del gobierno nacional, desde Cherñajovsky a Caputo, el propio Macri y Rocca, que es el empresario que más plata tiene”.

En este nuevo escenario, la posibilidad de que prospere el paquete de ajuste por venir se reduce: “Yo no soy fatalista y trato de ser optimista, pero si el gobierno no genera canales de diálogo responsable con todos los legisladores, gobernadores, sindicalistas, empresarios, va a ser un futuro complejo. Cada actitud que ha tenido el gobierno ha ido en el sentido contrario al diálogo. Nosotros hemos generado todo lo que se les pueda ocurrir para que el gobierno revea la mirada política y su visión sobre la actualidad económica de la Argentina. Si vamos a lo último, cuando entró el proyecto de tarifas al Senado, era el momento de la corrida cambiaria, y nosotros pedimos dilatar la discusión para que no se desvirtuara. Lo postergamos una semana y, cuando se empieza a tratar en comisión, nuestro presidente de bloque le dio una semana más al oficialismo para presentar una propuesta superadora. El oficialismo nunca la acercó y llevábamos 15 días hablando de esto. Cuando llegó el momento de firmar el dictamen, con el gobernador Urtubey a la cabeza comenzaron a ver cómo romper nuestro bloque, pero no lo pudieron hacer. Se terminó dictaminando y fue al recinto. Hubo una operación permanente con nuestros gobernadores, con nosotros mismos y con nuestro presidente de bloque buscando romper hasta el último minuto, y no consensuar. Esto marca la necesidad de un límite”, sentenció.

 

Desafuero de Cristina

 

Por otra parte, se le consultó si la presión por el desafuero de la ex presidente la incluye dentro de las “operaciones” de Cambiemos. “Esos son los medios, porque hay un pedido del juez Bonadío y hay un tiempo para que se conteste. Esto tiene que ir a comisión para dar una respuesta institucional. Ayer se consensuó definir que el plazo era en días hábiles y no corridos, y la discusión se prorroga hasta septiembre. Como bloque hemos dicho que, de no haber sentencia firme, no hay posibilidad de que se discuta del desafuero de nadie, no solamente el de Cristina”, manifestó.

 

El reclamo de Bertone

 

En cuanto a la posición del gobierno provincial y las últimas declaraciones de Bertone contra la falta de respuestas ante la crisis industrial, dijo que “nuestra gobernadora siempre ha sido siempre la misma, tratando de encontrar un equilibrio que permita cumplir con la responsabilidad que tenemos en la provincia, entendiendo que no somos quien gobierna el país y la provincia tiene más del 97% del presupuesto comprometido en gastos corrientes. Frente a cada medida que ha tomado el gobierno hemos empezado a tomar posiciones públicas. Para adentro se hablaba todo, pero el gobierno no acusa ningún recibo, así que empezamos a exteriorizar muchos reclamos que hemos hecho, en particular sobre la industria. Hemos pedido al gobierno nacional que nos ayude para hacer algún desarrollo de nuestra matriz productiva, la madera, la pesca, ampliar el subrégimen para que contemple esa posibilidad. Pero desarrollamos muebles y no nos dejan sacarlos porque tienen herrajes de chapa que no están contemplados en los beneficios del subrégimen. La industria automotriz creció muchísimo y le pedimos que permitiera ampliar el subrégimen en algún sector de la industria electrónica para complementar. Acompañamos la ley de autopartes, dimos todas las herramientas, pero hay un silencio enorme. El gobierno no cumplió absolutamente nada. En noviembre del año pasado firmamos un acuerdo con el gobierno nacional, los sindicatos, las empresas, donde no se discutía paritarias por dos años pero claramente no debían poner en riesgo por dos años las fuentes de trabajo. Tampoco cumplieron nada. Pedíamos ampliar el subrégimen para generar desarrollos alternativos y sostener el empleo que iba a caer cuando terminara el mundial, con una mirada de amplitud para las empresas que quieren radicarse en la provincia. No tuvieron en cuenta nada, no acompañaron en nada, hoy tenemos un gran porcentaje de la industria electrónica en riesgo y una situación muy compleja en el funcionamiento cotidiano de la provincia. Hemos bregado muchísimo por la paz social y día a día tratamos de sostenerla, pero es complejo frente a esta situación”, señaló.

“Yo festejo la posición de la gobernadora de empezar a exteriorizar todo lo que hablábamos para adentro, tratando de tender puentes de responsabilidad, pero llegamos a un punto donde tenemos que plantear una posición responsable, con un límite que tenemos nosotros, que son los fueguinos”, remarcó.

 

Aborto legal

 

Finalmente se le volvió a preguntar sobre su posición frente a la despenalización del aborto, dado que en principio había priorizado sus convicciones religiosas, y el senador marcó un cambio: “Ni bien empezó la discusión yo me anclé en mi ideología religiosa. Yo soy católico apostólico romano y tomé cierta distancia, porque en principio quería escuchar antes de opinar. No me quería apurar. Dije que iba a favor de la vida y quería ser amplio al momento de escuchar. Después de todo el debate que se dio en la Cámara baja no hay que pensar mucho más. Cuando uno empieza a escuchar, a asesorarse y estar cerca de los que saben más que uno, tengo que decir que estaba equivocado y claramente me parece que hay que despenalizar el aborto, y permitir que esto avance, que haya un control como corresponde, con el estado presente y ayudando. Nos tenemos que sacar la careta ante algo que realmente existe y genera mucho dolor”, concluyó.