Breves
Renacer - cartel

Cooperativa Renacer

Temor por el segundo semestre

La presidenta de la Cooperativa Renacer se refirió a la situación en la cual se encuentran, destacando que tienen trabajo pero “con muchas dificultades e imponderables”. Se refirió a la postergación que tienen en el puerto los buques que traen insumos, respecto de los cruceros, al pago diferenciado que hay para traer contenedores y la falta de acompañamiento de las autoridades provinciales para los reclamos a Nación, entre otros temas.

 

 

“Estamos trabajando mucho, pero con muchas dificultades e imponderables. Creo que arrancó un año que por un lado se preveía que iba a ser bueno  hasta una fecha tope, que es el mundial, y producto de eso cerramos un convenio para fabricar televisores con la empresa Coradir, cuya comercialización es a la firma Rodó. La verdad es que preveíamos  que iba a ser sin mayor dificultad hasta mayo, pero en el medio se produce que gran parte de las industrias radicadas en la Isla han comprado bastante stock, y nosotros tenemos muchas compañías marítimas que hacen el circuito China – Buenos Aires, pero de Buenos Aires a Ushuaia solamente dos empresas”, mencionó Mónica Acosta, presidenta de la Cooperativa Renacer, en una entrevista por Radio Provincia.

 

Luego explicó que ambas empresas tuvieron “inconvenientes con el cumplimiento de los cronogramas de entrega de mercadería, entonces nos hemos visto en la obligación de tener retrasos hasta de más de 30 días”. Mónica Acosta recordó que las producciones tienen “fecha de entrega y penalidades”, por eso sumado “a la suba intempestiva del dólar, del transporte y todo lo demás, muchos clientes tuvieron que optar por hacer transportes terrestres y encarecer el valor del flete”, indicó.

 

Además recordó que en el puerto tienen prioridad los cruceros y “hasta que no se va el último” no pueden los barcos descargar los insumos que llegan en los contenedores. “Esa sigue siendo una materia pendiente, creo que es muy importante resolverlo, porque producto de eso nos comimos varios parates en el mes de enero y principios de febrero”, señaló.

 

Acosta dijo que 2018 se presenta como “un año complicado, con un ministro que visita asiduamente nuestra provincia como el ministro (Rogelio) Frigerio, dando prácticamente sepultura a que en 2023 el marco de la 19640 se terminaría, esto obviamente desalienta gran parte de los planes a futuro de muchas de las industrias, que imagino estarán en la m{as absoluta especulación de no invertir un peso en nada”.

 

Mientras a la Cooperativa Renacer dijo que el congelamiento de los salarios metalúrgicos por dos años les genera “la complejidad de tener que ser absolutamente más competitivos, sin tener condiciones que nos contemplen. Por ejemplo porque todavía no podemos acceder a un crédito con tasas productivas, por el contrario los créditos que nos ofrecen para comprar nuestros insumos superan el 30 por ciento relación a las tasas”, precisó.

 

Además señaló que “en relación a los gastos en marítima a nosotros nos cobran entre 8500 y 9 mil dólares cada contenedor; mientras que a otras grandes empresas les cobran 6500”. Sumó “el tema de la precariedad de la mano de obra” y dijo que “entonces tenemos que ser el doble de eficientes, producir el doble, cobrar más barato para poder cerrar contratos de trabajo”. Por esos motivos manifestó que se encuentran “peleándola en un contexto muy difícil, aunque tengamos trabajo”.

 

 

 

Mónica Acosta dijo que temen que “la poca rentabilidad que hayamos obtenido en el primer semestre, nos la tengamos que comer en el segundo para sostenernos en meses sin trabajo”.  “Eso es lo que estamos tratando de evitar, como primera medida, por eso estamos tratando de conseguir financiamiento para una producción propia, sin descuidar la venta local y con otros clientes que también tienen interés en adquirir nuestros televisores”, mencionó como alternativas.

 

Entre los inconvenientes que padecen también se refirió al ingreso de productos importados, al “plan económico que no va”, el silencio de “otras voces, a nivel institucional, que deberían de ser las primeras en elevarse frente al cuadro de situación –las que pidieron entrega y sumisión a los metalúrgicos- cuando igual  siguen despidiendo personal, como los 96 trabajadores de Audivic o como los 100 Brightstar”, puntualizó.

 

Para terminar rechazó “que al no estar las autoridades al frente de este tipo de reclamos ante la Nación, que el mensaje sea que acá no se puede hacer más nada y que lo único que queda como paso previo sea entregar todo. La verdad es que yo no creo que sea así. Siempre es un buen momento para ser serios en lo que se presenta, ya llevamos un poco más de dos años de gestión Nacional y Provincial,  sin que se haya dado un solo paso al calor de ningún tipo de reconversión y eso también preocupa. Porque una cosa es que te quieran convencer que el modelo  se ha modificado y que al calor de estas políticas te vas reconvirtiendo y mientras tanto vas manteniendo el empleo, que sería una salida. Pero no se ha dado ningún paso en ese sentido y por lo tanto todo hace prever que cada día son más los trabajadores metalúrgicos que se quedan sin empleo”, advirtió.

 

En ese mismo sentido dijo que “no podemos dejar morir a la industria todos los días un poco, naturalizar los despidos y mirar para el otro lado. Como si no nos importara nuestra pertenencia, nuestra decisión política de haber venido a esta Isla, a construir una familia y una permanencia”, concluyó.