Breves
El Dr. Gustavo Giuga, uno de los odontólogos de Río Grande, se explayó sobre el comunicado enviado a los medios de comunicación en la víspera, donde los profesionales decidieron suspender todos los convenios de cobertura odontológica “ante la falta de respuesta por parte de las prestadoras de servicios de salud (Obras Sociales y Prepagas) a nuestros requerimientos de poder brindar una atención completamente segura a nuestros pacientes”.
El Dr. Gustavo Giuga, uno de los odontólogos de Río Grande, se explayó sobre el comunicado enviado a los medios de comunicación en la víspera, donde los profesionales decidieron suspender todos los convenios de cobertura odontológica “ante la falta de respuesta por parte de las prestadoras de servicios de salud (Obras Sociales y Prepagas) a nuestros requerimientos de poder brindar una atención completamente segura a nuestros pacientes”.

Suspendieron todos los convenios de cobertura odontológica

Más de 80 odontólogos de Río Grande decidieron suspender todos los convenios de cobertura odontológica ante la falta de respuestas de las prestadoras de salud, tanto obras sociales como prepagas. Uno de los núcleos del reclamo es el kit de bioseguridad y otro es desmedido aumento de los insumos. Dr. Gustavo Giuga, uno de los odontólogos de Río Grande, se explayó sobre la situación.

Río Grande.- El Dr. Gustavo Giuga, uno de los odontólogos de Río Grande, se explayó sobre el comunicado enviado a los medios de comunicación en la víspera, donde los profesionales decidieron suspender todos los convenios de cobertura odontológica “ante la falta de respuesta por parte de las prestadoras de servicios de salud (Obras Sociales y Prepagas) a nuestros requerimientos de poder brindar una atención completamente segura a nuestros pacientes”.

Los odontólogos expresan que se vieron obligados a tomar estas medidas ya que “es de público conocimiento que las normativas de seguridad han cambiado y esto ha modificado radicalmente el modo y los costos de nuestras prácticas; por causa de la suba de precios descontrolada de los insumos odontológicos”.

“Sentimos mucho tener que tomar esta drástica medida, principalmente por nuestros pacientes que pagan regularmente sus cuotas, esperanzados que puedan entender que estamos exigiendo el código de bioseguridad al valor solicitado y una compensación digna por nuestro trabajo”.

Justamente el Dr. Gustavo Giuga explicó que “somos 81 odontólogos de la ciudad que trabajamos en la faz privada y durante el aislamiento estuvimos trabajando al amparo de la Resolución 282/20 del Ministerio de Salud de la Provincia que nos instó el 16 de marzo de este año, a atender solamente las emergencias impostergables”.

Agregó que “ahora estamos enfrentados a la posible des regulación parcial de la atención dentro de nuestra actividad, y digo desregulación parcial porque no es que vamos a trabajar normalmente cuando esta desregulación opere, sino que solamente nos permitirán trabajar seis horas y solamente haciendo terapéutica; es decir, tratamientos programados, con turnos previamente asignados y con objetivo terapéutico, no estético y no cosmético”.

 

Valores de insumos por las nubes

 

El odontólogo reveló que “nos enfrentamos hoy a la situación de que nuestros insumos han variado sustancialmente” y como ejemplo citó que “un barbijo a principios de marzo tenía un valor y hoy ese valor se incrementó en un 255 por ciento”.

En ese sentido avanzó manifestando que “por un lado nos encontramos con valores altísimos; los valores de los insumos médicos se han disparado, de hecho el Fiscal Federal (Guillermo) Marijuan hace unos días hizo una denuncia de por los sobreprecios en los insumos médicos y, por otra parte nos encontramos con que esta situación -este virus que nos aqueja- nos cambia la forma de trabajar desde ahora y para siempre, por lo menos hasta que se encuentre una vacuna y una terapéutica cierta y probada para enfrentar a este virus”.

El Dr. Giuga observó además que “nosotros estamos un poco más expuestos que los médicos, no podemos trabajar a un metro del paciente, debemos hacerlo a 30 centímetros y debemos trabajar en saliva, que es el caldo de cultivo del microorganismo; de esto hemos estado hablando todo el mes de las micro gotas donde el virus viaja, cuando se tose o se estornude y nosotros trabajamos en ese entorno”.

“Estamos mucho más expuestos y lo único que tenemos para salvarnos nosotros y salvar al paciente de una posible infección o del contagio con el pasaje de microorganismos, es poner barreras y esas barreras son las que nosotros denominamos kits de bioseguridad que consta de una máscara facial protectora, barbijo N95 o quirúrgico, gafas o antiparras, camisolín o mameluco, según sea el caso; botas cubre calzados y lo mismo para el paciente, salvo el barbijo, obviamente”, detalló.

Añadió que “todo esto tiene un costo, que es pronunciado, un costo que todo los días va variando lógicamente pero que más o menos se calcula entre 1.200 a 1.500 pesos. Justamente nosotros buscamos que las obras sociales se hagan cargo de ese costo porque lógicamente a nadie se le ocurriría decirle a un médico que se pare frente al paciente sin el debido kit de bioseguridad completo. A nosotros las obras sociales nos pidieron tácitamente que lo hagamos”.

El entrevistado observó que “nos encontramos también con que vamos a tener un flujo disminuido de pacientes porque es tanto el trabajo que hay que hacer previo y posterior a un paciente en el consultorio que nosotros vamos a poder atender a un paciente por hora, nada más y cuando des regulen la situación, el Ministerio de Salud solo nos va a autorizar a trabajar solamente seis horas, no más, lo que obviamente va a significar un perjuicio económico para nosotros como profesionales”.

Aseguró que toda esta situación “es la pelea que hace que estemos en una suspensión de los convenios con las obras sociales y las prepagas, hasta tanto no normalicen esta situación, definan el tema y cumplan con todo lo que tengan que cumplir para que sus afiliados se atiendan en sus consultorios de la manera más aséptica posible, como corresponde y como debe ser, que es lo que buscamos”.

Cabe destacar que por primera vez los odontólogos de la ciudad se mostraron unidos y con una postura común, en el contexto de esta pandemia del COVID-19.