Breves
asimra2

Carrier

Supervisores rechazan suspensión y denuncian sanciones

Los supervisores de Carrier denunciaron que quienes no aceptaron la suspensión al 70 por ciento fueron suspendidos o despedidos. Dicen que el mecanismo utilizado por la empresa es “o te suspendo al 70 por ciento o te desvinculo, así fue el apriete con el cuál varios compañeros se vieron amenazados y terminaron acordando con la empresa”, aseveraron.

 

Mariano Moreno, delegado por ASIMRA en la empresa Carrier, en una entrevista por FM “Master´s” señaló que se encontraban “trabajando de manera habitual en la fábrica, durante los meses de noviembre y diciembre (del año pasado). Después acordamos una suspensión sin tocar el sueldo, con lo cual los meses de enero y febrero prestamos servicio de manera habitual”.

Luego manifestó que “A partir del primero de marzo, si bien es conocido que hay un acuerdo con la UOM, la empresa de manera extorsiva directamente nos cerró la puerta a todos los supervisores, impidiéndonos el ingreso”. Dijo que por ese motivo se presentaron en sede policial, para que quedara constancia de la situación, “porque la empresa no nos dejaba ingresar a prestar servicio de manera habitual”.

Moreno dijo que promediando marzo “nos dejaron entrar, pero de manera reducida, esto es prestando servicio entre las 8 y las 13 horas”. Finalmente dijo que el pasado jueves 11 del corriente “nos presentamos en la guardia los supervisores, como todos los días, y la guardia nos dijo que no podíamos ingresar”.

En ese momento señaló que se presentó el gerente de Recursos Humanos, quien les informó que no podían ingresar y que les llegaría un telegrama aclarando la situación. Moreno dijo que luego “algunos supervisores y delegados recibimos telegramas dónde nos informaban que nos  encontrábamos suspendidos –por decisión unilateral- ya que no queríamos acordar una suspensión al 70 por ciento como habían acordado algunos supervisores”.

Aseguró que el mecanismo utilizado por Carrier es “o te suspendo al 70 por ciento o te desvinculo, así fue el apriete con el cuál varios compañeros se vieron amenazados y terminaron acordando con la empresa”. Señaló que “el resto de los supervisores, que continuábamos yendo, nos enterábamos en ese momento que estábamos suspendidos por la empresa. Mientras tres compañeros recibieron el telegrama pero manifestando que fueron desvinculados por bajo desempeño, lo cual no era cierto, y de esa manera manchan el buen nombre y desempeño de esas personas”, aseveró.

Finalmente el delegado dijo que a partir de ahí la empresa está cerrada, negó que hubiera ausentismo o bajo desempeño de quienes se vieron involucrados en estas medidas, y reclamo una respuesta favorable al planteo que se encuentran haciendo.