Breves
El diputado nacional Héctor “Tito” Stefani, presidente del PRO e integrante del bloque Juntos por el Cambio, dio a conocer por Radio Universidad 93.5 varios proyectos en los que está trabajando, para declarar esencial el servicio de internet y también para incentivar a que el país recupere el lugar que supo tener, como tercera flota mercante del mundo.
El diputado nacional Héctor “Tito” Stefani, presidente del PRO e integrante del bloque Juntos por el Cambio, dio a conocer por Radio Universidad 93.5 varios proyectos en los que está trabajando, para declarar esencial el servicio de internet y también para incentivar a que el país recupere el lugar que supo tener, como tercera flota mercante del mundo.

Stefani presentará un proyecto para declarar a internet como “servicio esencial”

El diputado nacional de Juntos por el Cambio consideró fundamental el servicio de internet no sólo por la coyuntura de pandemia sino por la nueva modalidad de trabajo y enseñanza que viene, y presentará un proyecto para declararlo esencial. Además trabaja en una iniciativa que está consensuando con todos los actores del sector, para reactivar la flota mercante con bandera fueguina, aprovechando los beneficios impositivos. Confía en que alentará a que se vuelvan a fabricar barcos y la Argentina recupere el lugar que supo tener, como tercera en flota mercante. Actualmente el gasto en fletes marítimos para la exportación supera los ingresos generados por la industria turística.

Río Grande.- El diputado nacional Héctor “Tito” Stefani, presidente del PRO e integrante del bloque Juntos por el Cambio, dio a conocer por Radio Universidad 93.5 varios proyectos en los que está trabajando, para declarar esencial el servicio de internet y también para incentivar a que el país recupere el lugar que supo tener, como tercera flota mercante del mundo.

En principio opinó sobre el acuerdo con acreedores externos para reestructurar la deuda de 65 mil millones de dólares, y lo consideró “positivo para la Argentina, si bien se podría haber cerrado antes, porque estuvimos ocho meses con las negociaciones. Quedamos más cerca de lo que pretendían los acreedores de lo que pretendíamos nosotros. Independientemente de eso, es muy importante para la Argentina tener un acuerdo con los acreedores. La Argentina no puede vivir aislada del mundo y una imagen hacia el resto del mundo muy importante”, dijo.

“Arrancamos con 55% que pretendían ellos, terminamos cerrando en 53% y nosotros habíamos arrancamos en 34%. Estábamos cerca pero ya es harina de otro costal, ya el acuerdo está cerrado y era muy importante cerrarlo. Esto hay que reconocerlo y arrancar de acá para adelante, y resolver los problemas de la Argentina”, priorizó.

Stefani lamentó las disputas internas en el Congreso, volcadas a buscar culpables del endeudamiento y no soluciones: “Si nos pudiéramos mirar con un dron en el Congreso cuando termina la sesión, muchos sentirían mucha pena, porque estamos viendo quién fue menos malo en el pasado y tenemos que mirar cómo construimos un país diferente hacia adelante. A ver quién tiene la culpa, cuánto se endeudó uno u otro, y el resultado es la Argentina que tenemos, poco competitiva, donde no podemos terminar una inversión de fibra óptica, cuando internet se necesita ya para la Argentina”, planteó.

En este contexto, adelantó que está “trabajando en un proyecto para declarar servicio esencial a internet, por lo que va a significar para los chicos, para la gente, para el trabajo que viene, para el cambio de matriz del mundo que tenemos, y para toda la Patagonia. Hay que mirar para adelante, ver cómo construimos una Argentina diferente y tenemos que hacer modificaciones a muchas cosas”, expresó, con la expectativa de contar con acompañamiento.

 

Proyecto de barcos doble bandera

 

Por otra parte, explicó los alcances de los barcos doble bandera, referido a otro proyecto que está elaborando. “Estamos pensando en una línea de fomento para la Patagonia, como tuvo alguna vez la Argentina con transportes navales, y empezamos a interactuar con la cámara de armadores, que son los dueños de los barcos, con los sindicatos marítimos, con los patrones fluviales, porque la Argentina tiene un movimiento muy importante de carga con la hidrovía. Empezamos a tratar con los astilleros, y estamos armando un proyecto que involucre a todos”, dijo.

Recordó que “cuando terminó la segunda guerra mundial, la Argentina tenía la tercera flota mercante del mundo, eso significa tener posibilidad de transportar carga a cualquiera. Por el turismo el año pasado hubo 5.400 millones de dólares de ingreso de divisas. El 87% de la carga que transportamos al mundo es cereal, y la Argentina gasta entre 5.000 y 7.000 millones de dólares por año en fletes. Los datos son así de contundentes, por eso la Argentina tiene que volver a recuperar una flota mercante propia, y tiene todo para que eso pase: tiene astilleros pero el último barco se construyó en los ‘90, tiene la escuela nacional de náutica Manuel Belgrano, tiene gente para navegar, tiene infraestructura portuaria y litoral marítimo”, destacó.

Hasta ahora no se dan las condiciones por la carga impositiva del país: “Están los impuestos que tienen que pagar los barcos, los problemas laborales, las ineficiencias de los sistemas portuarios. Esto le pasó a muchos países y aparecieron las banderas de conveniencia, que son banderas de países que cobran menos impuestos, que tienen menos exigencias del punto de vista laboral, por eso se ven barcos hechos en Inglaterra, Alemania o Estados Unidos, con banderas de Panamá por ejemplo. Hay muchos países del mediterráneo que no tienen mar y tienen banderas. Es impresionante la cantidad de matrículas de barcos y el armador paga menos impuestos”, señaló.

“En Argentina el armador de un barco paga el 35% de ganancias, ingresos brutos, impuesto de sellos. La Argentina es el segundo país del mundo con mayor carga tributaria, según un informe de enero de este año del Banco Mundial; el primero es un país africano, que son un par de islas al sudeste de África, con 800 mil habitantes y un 60% de pobreza. La Argentina tiene 165 impuestos, entre los nacionales, provinciales y municipales, que es parte de la gran reforma tributaria que hay que hacer”, advirtió.

“Nosotros teníamos una parte del impuesto al flete que iba aplicado a que los astilleros pudiesen construir barcos, para fomentar la flota mercante y dar créditos para la construcción de barcos. Hay países que crearon su segunda bandera, con algunos impuestos menos, con otros requisitos, sin la cantidad de impuestos que le cobramos a un barco. Nosotros estamos trabajando en un proyecto que está teniendo muy buena acogida, para que la Argentina tenga su segunda línea de bandera, como tienen Alemania, Italia, Francia, Brasil, Estados Unidos y muchos países. Queremos que tenga su segunda línea de bandera en Tierra del Fuego, porque nosotros tenemos una ventaja impositiva y podemos generar las condiciones para que los armadores, los astilleros y las tripulaciones encuentren ese hueco que necesitamos”, afirmó.

“Es estratégico para Tierra del Fuego que tengamos una buena logística, la posibilidad de un flete a valores acomodados respecto de los fletes mundiales, porque somos la provincia más alejada de otros lugares de exportación, como es Buenos Aires, y porque tenemos una condición insular y una característica geopolítica que hace que el flete sea muy importante para nosotros”, sostuvo.

“Los barcos tendrían nuestra segunda bandera, radicada en Tierra del Fuego, y esto lo estamos trabajando con todas las instituciones que mencioné. A los astilleros les interesa volver a construir barcos, porque realmente la Argentina tiene ese perfil y ya tuvo la tercera flota naval mercante del mundo. En 1960 se creó Empresas y Líneas Marítimas Argentinas, que llegó a tener 197 barcos, llevando carga a todo el mundo. Esa empresa tenía oficinas en las torres gemelas. Fuimos muy importantes hace 40 años y tenemos que volver a ese rumbo, porque tenemos todas las condiciones para que eso pase”, insistió.

Ayer mantuvo una reunión por este tema, y hoy tendrá otra para seguir avanzando. “Es fundamental el tema de la hidrovía, porque el 97% de los buques que navegan la hidrovía son de bandera paraguaya. Tenemos buques en la hidrovía de bandera de Bolivia, y muy pocos buques de bandera argentina. Evidentemente tenemos un problema que hay que resolver, sin diferenciación ideológica. Esto es una política de Estado, es para todos, y no importa a quién le toque gobernar. Este es un tema vital, mirando la Argentina 50 años para adelante”, concluyó.