Breves
El diputado de Juntos por el Cambio Héctor “Tito” Stefani, dio detalles por Radio Provincia del proyecto presentado en las comisiones de turismo y transporte, para que el gobierno dé explicaciones sobre la demora en la reactivación de los vuelos en el país.
El diputado de Juntos por el Cambio Héctor “Tito” Stefani, dio detalles por Radio Provincia del proyecto presentado en las comisiones de turismo y transporte, para que el gobierno dé explicaciones sobre la demora en la reactivación de los vuelos en el país.

Stefani pidió informes por la falta de reactivación de vuelos

El diputado nacional de Juntos por el Cambio presentó un pedido de informes que ingresó a las comisiones de transporte y turismo, con el fin de conocer las razones de la demora en la reactivación de vuelos en el país. Aseguró que el 70% de los vuelos que se realizaban antes de la pandemia están funcionando y sólo quedan Argentina y Venezuela excluidas de la conectividad. Advirtió sobre el perjuicio para la actividad económica del país en general y de las provincias más alejadas en particular, como Tierra del Fuego. Pidió cuidar a las aerolíneas privadas que todavía no se han retirado y han permitido conectar junto con Aerolíneas Argentinas, tanto pasajeros nacionales como internacionales.

Río Grande.- El diputado de Juntos por el Cambio Héctor “Tito” Stefani, dio detalles por Radio Provincia del proyecto presentado en las comisiones de turismo y transporte, para que el gobierno dé explicaciones sobre la demora en la reactivación de los vuelos en el país.

“Pedimos el informe porque nos preocupa la inacción del gobierno. Antes de la pandemia la estadística de vuelos era de 100 mil por día. Hoy el mundo está volando a un 70%, es decir que hay 70 mil vuelos por día. Hay una aplicación donde se pueden ver en tiempo real todos los vuelos que hay en el mundo y está plagado de aviones, salvo en Argentina y Venezuela. Son los dos únicos países”, aseguró.

“Si ven el continente sudafricano, América Central, América del Sur, Europa, todos los países tienen vuelos, menos nosotros. Hay un investigador de Massachussets que hizo el ejercicio de ver la probabilidad de contagio de COVID en un avión, y es de 1 en 4.400. Eso está estimado para un vuelo de dos horas y, si se deja un asiento vacío en medio de los pasajeros, esa posibilidad se reduce a 1 sobre 7.700. Por eso el mundo está volando y hay 70 mil vuelos por día”, sostuvo.

“El avión tiene una circulación forzada de aire, y es parecido a estar caminando en la calle. Por supuesto debe haber protocolos de cuidado, como el uso de tapabocas, y el protocolo mayor hay que tenerlo en los aeropuertos, con la distancia social, la higiene de manos y tapabocas. Pero la verdad es que no hay ninguna explicación del gobierno de por qué no se está volando, cuando hay datos de por qué sí el resto del mundo vuela”, subrayó.

“La Argentina es el octavo país del mundo en tamaño, no es un país chico, y está sin vuelos, teniendo provincias como la nuestra que es la más alejada y aerodependiente, porque encima para ir por tierra tenemos que pasar por otro país. Es una provincia que depende mucho del avión. También sigue cerrado el tránsito de media y larga distancia por vía terrestre, lo que impide totalmente la comunicación entre provincias. En el mejor de los casos, esto es inoperatividad del gobierno y no tienen idea de cómo resolverlo. El mundo lo resuelve y nosotros solos no lo podemos resolver. Hay cosas que tendríamos que imitar de otros países”, recomendó.

“Además con este tema de la cuarentena, a 30 minutos del Obelisco, en cualquier lugar del Gran Buenos Aires, se cumple muy poco. No es que no se cumple en algunas provincias que está alejadas. Hay una ineficiencia del Estado, en el mejor de los casos, porque tener líneas aéreas es importante del punto de vista del turismo, de la economía, del movimiento interno de un país”, expuso.

“La mayoría del transporte público es subsidiado en el mundo. Cuando tuvimos que subsidiar los ferrocarriles, se cerraron, y en el mundo se siguen construyendo porque la carga se tiene que mover. El ferrocarril es un elemento de transporte muy importante y lo tenemos totalmente desactivado, cuando es un transporte que hay que cuidar. Smart Jet, que tiene parte de Norwegian, Flybondi y Andes no se fueron porque en 2015 teníamos un mercado de 23 millones de pasajeros y en 2019 llegamos a 31 millones de pasajeros, contando internacionales y nacionales; y el mercado de la Argentina es de 50 millones de pasajeros. Están aguantando todo lo que pueden pero en un momento determinado se van a ir. Mi duda es si esto es ineficiencia del Estado o es una política predeterminada para que solamente quede volando Aerolíneas, que para mí sería un error”, sentenció.

“Brasil tuvo una fuerte política de subsidios a las líneas aéreas privadas, y en Argentina tiene que haber una política para que no se nos sigan yendo. Estas aerolíneas hacen que nuestro mercado crezca, que podamos tener más turismo y más movimiento interno en el país. Nosotros crecimos un 30% entre 2015 y 2019, y por ejemplo Corrientes, que tenía cuatro millones de pasajeros, los cuadruplicó, porque Aerolíneas llevó una parte y Flybondi llevó el doble. No cuidar a las líneas aéreas que hoy están en la Argentina y no tener una política para que arranque prontamente el transporte aéreo, es un error del Estado y nosotros estamos pidiendo saber cuál es el motivo. Si es por el tema de la pandemia, el 98% de los países del mundo lo resolvieron”, insistió el diputado.

 

Aerolíneas complementarias

 

El diputado volvió sobre la posibilidad de un trasfondo político vinculado con favorecer a aerolíneas con el retiro de las privadas. “Si no es un problema de ineficiencia del Estado, hay una política vinculada con una forma particular de manejo de la aerolínea de bandera. Independientemente de que el Estado tiene que tener su aerolínea de bandera, también me parece que tiene que hacer un esfuerzo por cuidar las otras aerolíneas que están en el país, porque estratégicamente para la Argentina y sobre todo para las provincias que estamos más alejadas, son muy importantes”, dijo.

Respecto del proyecto, “va a ir a la comisión de turismo, hay 25 diputados que lo apoyaron y entre ellos está el presidente del radicalismo. Todos los diputados de las provincias argentinas están preocupados por este tema y la idea es que el gobierno dé una explicación. Nosotros presentamos el proyecto en la comisión de turismo y de transporte, y en las dos estoy yo. Esto se tiene que resolver lo antes posible, y en vez de pensar en volver a volar en octubre tenemos que pensar en volar desde ayer. El aislamiento ya se prolongó demasiado y las consecuencias económicas que va a tener para las empresas y para toda la Argentina ya son muy duras. Es momento de reactivar. No pedimos reactivar a cualquier costo, porque el 70% del mundo ya reactivó”, reiteró.

Apuntó que no solamente hay cuestiones de turismo y económicas, sino de salud que están involucradas con la falta de conectividad. “Hay enfermedades crónicas que necesitan medicamentos que llegan por avión todos los días. Nosotros estamos muy preocupados y lo que podemos hacer es presionar y utilizar esa presión para que las cosas pasen lo antes posible, pero el que ejecuta las políticas es el Poder Ejecutivo”, aclaró.

“Lo que podemos hacer es presentar pedidos de informe, pedir que se presente el Ministro de Transporte, el Ministro de Turismo, preguntar por qué no se hacen las cosas y ejercer presión para que las cosas pasen en el menor tiempo posible. El turismo es una actividad económica que ingresa divisas y en Tierra del Fuego es la que más ha crecido y la que más va a crecer, y la estamos atendiendo mal. Desde la Cámara de Diputados vamos a insistir con otros proyectos, porque esto no es suficiente. Los préstamos que están dando el Banco Nación o el banco provincia son con una tasa del 24%, y nosotros estuvimos reunidos con el Ministro de Cultura y la ayuda que se le da a ese sector es con tasa cero, con doce meses de gracia. Hay empresas que necesitan otra línea de financiación, porque están paradas y nadie sabe en forma precisa cómo se reactiva la actividad turística en Tierra del Fuego. Si no hay vuelos, no va a haber cruceros, no va a haber pasajeros y tampoco turismo interno. Hay que asistir a las empresas del punto de vista impositivo y tributario, refinanciar créditos, ver las cargas laborales”, planteó.

“Yo parto de la base de que este es un gobierno que siempre ha defendido a la clase trabajadora y en estas circunstancias hay que entender que, sin empresas, no hay trabajo. No es el Estado el único empleador, y el Estado también quiebra si no hay empresas. Hoy hay una maquinita que está generando inflación para dar ayuda a los trabajadores, y tiene que generar la misma ayuda a la gente que les da trabajo, si queremos que la Argentina arranque económicamente. Es imposible defender a los trabajadores si no se hace lo imposible por defender a las empresas que generan trabajo”, concluyó.