Breves
Esta semana comienza a aplicarse el Programa Avanzar en el CENS N° 18 Anexo Escuela 21, institución que está a cargo de su Vicedirector, profesor Miguel Ángel Sultani, quien explicó que “este programa tiene un fuerte componente lúdico recreativo y representa una verdadera inclusión social por parte del Ministerio de Educación de la provincia”.
Esta semana comienza a aplicarse el Programa Avanzar en el CENS N° 18 Anexo Escuela 21, institución que está a cargo de su Vicedirector, profesor Miguel Ángel Sultani, quien explicó que “este programa tiene un fuerte componente lúdico recreativo y representa una verdadera inclusión social por parte del Ministerio de Educación de la provincia”.

Socializan el Programa Avanzar ante la comunidad educativa

Con la presencia de alumnos, padres, docentes y directivos, se socializó en el CENS N° 18 Anexo Escuela 21 el Programa Avanzar, con un fuerte componente lúdico recreativo para los pequeños hijos de jóvenes alumnos. Para ello, el Ministerio de Educación dispuso ocho profesionales, entre maestras de nivel inicial, una asistente social, una musicoterapeuta, una psicomotricista y una coordinadora general del programa. Acompañan los ministerios de Desarrollo Social y de Salud.

Río Grande.- Esta semana comienza a aplicarse el Programa Avanzar en el CENS N° 18 Anexo Escuela 21, institución que está a cargo de su Vicedirector, profesor Miguel Ángel Sultani, quien explicó que “este programa tiene un fuerte componente lúdico recreativo y representa una verdadera inclusión social por parte del Ministerio de Educación de la provincia”.

El profesor Sultani, quien estuvo acompañado en la presentación por la Secretaria del CENS, profesora Marcela Campos, recordó que “tenemos alumnos de entre 16 a 18 años, es decir, adolescentes y jóvenes adultos, muchos de los cuales ya son papás y necesitaban de un espacio como este donde pudieran estudiar pero también estar cerca de sus pequeños, muy bien”.

Agregó que “la idea es comenzar este lunes, para poder brindar este importante servicio a los alumnos y sus hijos, que sería la primera vez para el rango de edades de los estudiantes, ya que existe desde el ante año pasado un experiencia similar en Ushuaia, pero con adultos”.

El responsable de la Institución educativa aclaró que “de ningún modo este programa es una guardería, sino todo lo contrario, los pequeños ya van a adquirir experiencias para cuando en un futuro les toque el jardín de infantes, hasta ahora tenemos mamás y papás con niños de cero a tres años y por ello el Estado les garantiza este derecho: además de brindar una educación de excelencia”.

“De esta manera, el Estado garantiza que nuestros jóvenes puedan completar su educación secundaria, con este componente esencial de la inclusión social, y los nenes van a estar contenidos en este Programa Avanzar porque las docentes y demás profesionales que van a tener a su cargo el mismo, tienen sólida experiencia en la materia. Además, remarco que es un programa, lo cual también garantiza que se mantendrá en el tiempo y no estará al arbitrio de ninguna contingencia coyuntural y va a tener una continuidad en el tiempo”, dijo finalmente el profesor Miguel Ángel Sultani.

 

Aspectos del Programa Avanzar

 

La Coordinadora General del Programa Avanzar es Graciela Gómez, quien estará acompañada por las docentes de nivel inicial Melisa Rosales y Laura Duarte (para bebés de cero a un año y medio) y Verónica Berti y Alejandra Ferrer (para niños mayores de un año y medio); la psicomotricista Agustina Zapata, licenciada en Trabajo Social Rosana Vasquez y la musicoterapeuta Verónica Garnier.

“Estuvimos haciendo la convocatoria a todos los alumnos debido a que en principio habíamos seleccionado a los que ya estaban viniendo con sus hijos, pero quisimos hacerlo más abierto porque muchas alumnas no estaban asistiendo porque precisamente no tenían con quién dejar a sus hijos y justamente la idea era que con esta convocatoria abierta, cualquier amigo o conocido de esas alumnas o alumnos, pudieran saber de este programa y les avisaran para que puedan volver a clases”, explicó Graciela Gómez.

“La característica de este CENS es que concurren adolescentes o adultos muy jóvenes y casi en todos los casos dependen de otro adulto mayor. Pero la inclusión es real porque el Estado debe garantizar la educación a todos los alumnos y en este caso, nosotros estamos dando una solución a su dificultad de poder estudiar con tranquilidad, porque todos sabemos que un niño necesita jugar, necesita moverse y en el espacio del aula irrumpe con sus necesidades y no permiten que sus papás puedan estudiar con concentración y tranquilidad”, agregó.

Aclaró que “cuando decimos que no es una guardería, queremos significar que en este espacio se les va a enseñar hábitos, se va a trabajar hábitos como la comida, hábitos de higiene, control de esfínteres y básicamente es ordenarlos de tal manera que cuando los niños se vayan a sus casas con sus papás, ya estén tranquilos, ya hayan comido, lo cual también les va a dar un momento de vincularse entre ellos con tranquilidad, porque ya el tema de comida, de cambiado y de higiene, ya va a estar resuelto”.

 

Atención personalizada

 

También la Coordinadora General del Programa Avanzar explicó que “va a haber un cupo que no podrá superar los doce niños porque se necesita una atención personalizada; habrá dos maestras de nivel inicial por grupo. Los niños, a esas edades, están deambulando y necesitan ese cuerpo a cuerpo y sería muy negligente de nuestra parte tomar más niños, cuando no lo vamos a poder cuidar como corresponde”.

“Van a acompañar a las docentes, una musicoterapeuta y una psicomotricista, también contaremos con una trabajadora social que será la que acompañe todo el proceso de inclusión y la que irá detectando todas las necesidades de los niños, para ir dándole la respuesta necesaria en otros aspectos de la vida diaria de estos papás jóvenes. No solo vamos a trabajar con sus hijos, sino que también los vamos a escuchar a ellos cuando nos planteen sus inquietudes y necesidades. La idea es que sea un espacio de aprendizaje para los papás, para sus hijos y para toda la comunidad educativa”.

Recordó que este programa ya comenzó en Ushuaia en 2017 comenzando con 22 niños y hoy tiene más de 75 y en la Margen Sur comenzó la semana pasada en el CENS N° 1 que funciona en la Escuela N° 4 ‘Remolcador ARA Guaraní’.

Finalmente se la consultó sobre las necesidades de elementos. “Nosotros estamos recolectando juguetes y pelotas, pero lo que más necesitamos en este momento son planchas de goma eva para el piso (similar a los tatamis) porque la Escuela Especial N° 3 que muy amablemente nos presta las aulas, tiene loza radiante y nuestros bebés van a estar mucho tiempo en el piso, entonces necesitamos algo que aísle ese calor y esas planchas serían lo ideal”.