Breves
“La situación concursal de la empresa ROCH SA no afecta de ningún modo el normal funcionamiento de la UTE Río Cullen Las Violetas”, aseguraron desde la petrolera privada nacional. Los puestos de trabajo y la producción de los yacimientos, los compromisos con la Provincia de Tierra del Fuego y con los contratistas están garantizados en su totalidad, del mismo modo en que lo está la capacidad operativa de la empresa para seguir cumpliendo sus funciones como operador de las áreas concesionadas.

Río Grande.- Desde la petrolera privada nacional describieron los factores que la llevaron a una situación vulnerable debido a altos costos en el transporte terrestre del crudo, la caída del precio del petróleo y el cierre de la refinería en Chile por la pandemia lo que la llevó a perder el 90% de sus ingresos. Pese a este complejo panorama los accionistas pidieron a la Comisión Nacional de Valores un concurso preventivo que busca mantener los puestos de trabajo, mantener la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país y lograr un acuerdo con acreedores que pueda ser afrontado por la empresa.
“Las finanzas de la empresa fueron severamente afectada por diferentes factores: en primer lugar, en septiembre de 2019, la terminal Cruz del Sur operada por YPF en Tierra del Fuego dejo de operar producto de un daño estructural que llevo un año reparar. ROCH fue forzada a exportar su producción por camiones a Chile a un elevado costo de transporte y restringiendo su producción en un 30% por limitaciones en la capacidad de transporte”, explicaron desde la petrolera privada nacional. 
En segundo lugar, “en marzo de este año acontece el desplome del precio del petróleo y caída de la demanda producto de la pandemia. Sumado a esto, el único cliente para su producción de petróleo cierra su refinería en Chile por la pandemia. La empresa pierde por este motivo el 90% de sus ingresos manteniendo solo la producción de gas, también afectada por magros precios, a los efectos de seguir abasteciendo a los clientes en la provincia de Tierra del Fuego y el continente”.
En paralelo, la empresa implementó un drástico plan de reducción de costos operativos. A tal efecto, ROCH replanteó todos los procesos productivos y de mantenimiento como sus contratos asociados, “logrando una reducción de su costo operativo en un 35%”. 
En el mes de marzo de este año, siendo evidente que ROCH encontraría serias dificultades en honrar sus obligaciones financieras con vencimiento en este año, “comenzó un proceso de reestructuración de su deuda buscando mejorar el perfil de su deuda en tres puntos: 1. Un plazo de gracia a los efectos de recomponer su caja y balance; 2. una extensión del plazo de pago; y 3. Una adecuación de la tasa de interés”. Aseguraron que la empresa “respetó durante todo el proceso de negociación el capital y los intereses devengados. A los efectos de tener un proceso ordenado y profesional, ROCH contrata los servicios de Finanzas y Gestión para llevar a cabo este proceso. A septiembre, las principales condiciones financieras de la nueva deuda reestructurada estaban negociadas y se estimaba la firma de los acuerdos en el mes de octubre”, recordaron. 
“En ese momento ocurre otro evento negativo para la empresa: En septiembre del 2020 con la reparación de la terminal Cruz del Sur, ROCH comienza a producir petróleo del yacimiento San Martín, pero al mes de su puesta en producción, observa una marcada caída de presión y producción en uno de sus tres pozos productores. Las razones de esta pérdida de producción se están investigando como también las posibles medidas de remediación, pero esta pérdida de producción sin dudas agravará aún más las finanzas de la empresa”, advirtieron. 
Ante esta nueva evidencia, le resulta imposible a la empresa hacer frente a las obligaciones financieras en los términos acordados con los principales acreedores. “Por tal motivo, los accionistas deciden presentar a ROCH S.A. a un concurso preventivo a los efectos de: 1. Mantener los puestos de trabajo; 2. Continuar con la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país; y 3. Encontrar un acuerdo con los acreedores que pueda ser honrado por la empresa”.
“La situación concursal de la empresa ROCH SA no afecta de ningún modo el normal funcionamiento de la UTE Río Cullen Las Violetas”, aseguraron desde la petrolera privada nacional. Los puestos de trabajo y la producción de los yacimientos, los compromisos con la Provincia de Tierra del Fuego y con los contratistas están garantizados en su totalidad, del mismo modo en que lo está la capacidad operativa de la empresa para seguir cumpliendo sus funciones como operador de las áreas concesionadas. Río Grande.- Desde la petrolera privada nacional describieron los factores que la llevaron a una situación vulnerable debido a altos costos en el transporte terrestre del crudo, la caída del precio del petróleo y el cierre de la refinería en Chile por la pandemia lo que la llevó a perder el 90% de sus ingresos. Pese a este complejo panorama los accionistas pidieron a la Comisión Nacional de Valores un concurso preventivo que busca mantener los puestos de trabajo, mantener la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país y lograr un acuerdo con acreedores que pueda ser afrontado por la empresa. “Las finanzas de la empresa fueron severamente afectada por diferentes factores: en primer lugar, en septiembre de 2019, la terminal Cruz del Sur operada por YPF en Tierra del Fuego dejo de operar producto de un daño estructural que llevo un año reparar. ROCH fue forzada a exportar su producción por camiones a Chile a un elevado costo de transporte y restringiendo su producción en un 30% por limitaciones en la capacidad de transporte”, explicaron desde la petrolera privada nacional. En segundo lugar, “en marzo de este año acontece el desplome del precio del petróleo y caída de la demanda producto de la pandemia. Sumado a esto, el único cliente para su producción de petróleo cierra su refinería en Chile por la pandemia. La empresa pierde por este motivo el 90% de sus ingresos manteniendo solo la producción de gas, también afectada por magros precios, a los efectos de seguir abasteciendo a los clientes en la provincia de Tierra del Fuego y el continente”. En paralelo, la empresa implementó un drástico plan de reducción de costos operativos. A tal efecto, ROCH replanteó todos los procesos productivos y de mantenimiento como sus contratos asociados, “logrando una reducción de su costo operativo en un 35%”. En el mes de marzo de este año, siendo evidente que ROCH encontraría serias dificultades en honrar sus obligaciones financieras con vencimiento en este año, “comenzó un proceso de reestructuración de su deuda buscando mejorar el perfil de su deuda en tres puntos: 1. Un plazo de gracia a los efectos de recomponer su caja y balance; 2. una extensión del plazo de pago; y 3. Una adecuación de la tasa de interés”. Aseguraron que la empresa “respetó durante todo el proceso de negociación el capital y los intereses devengados. A los efectos de tener un proceso ordenado y profesional, ROCH contrata los servicios de Finanzas y Gestión para llevar a cabo este proceso. A septiembre, las principales condiciones financieras de la nueva deuda reestructurada estaban negociadas y se estimaba la firma de los acuerdos en el mes de octubre”, recordaron. “En ese momento ocurre otro evento negativo para la empresa: En septiembre del 2020 con la reparación de la terminal Cruz del Sur, ROCH comienza a producir petróleo del yacimiento San Martín, pero al mes de su puesta en producción, observa una marcada caída de presión y producción en uno de sus tres pozos productores. Las razones de esta pérdida de producción se están investigando como también las posibles medidas de remediación, pero esta pérdida de producción sin dudas agravará aún más las finanzas de la empresa”, advirtieron. Ante esta nueva evidencia, le resulta imposible a la empresa hacer frente a las obligaciones financieras en los términos acordados con los principales acreedores. “Por tal motivo, los accionistas deciden presentar a ROCH S.A. a un concurso preventivo a los efectos de: 1. Mantener los puestos de trabajo; 2. Continuar con la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país; y 3. Encontrar un acuerdo con los acreedores que pueda ser honrado por la empresa”.

Situación de ROCH ante la CNV no afecta a la UTE Río Cullen Las Violetas

“La situación concursal de la empresa ROCH SA no afecta de ningún modo el normal funcionamiento de la UTE Río Cullen Las Violetas”, aseguraron desde la petrolera privada nacional. Los puestos de trabajo y la producción de los yacimientos, los compromisos con la Provincia de Tierra del Fuego y con los contratistas están garantizados en su totalidad, del mismo modo en que lo está la capacidad operativa de la empresa para seguir cumpliendo sus funciones como operador de las áreas concesionadas.

Río Grande.- Desde la petrolera privada nacional describieron los factores que la llevaron a una situación vulnerable debido a altos costos en el transporte terrestre del crudo, la caída del precio del petróleo y el cierre de la refinería en Chile por la pandemia lo que la llevó a perder el 90% de sus ingresos. Pese a este complejo panorama los accionistas pidieron a la Comisión Nacional de Valores un concurso preventivo que busca mantener los puestos de trabajo, mantener la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país y lograr un acuerdo con acreedores que pueda ser afrontado por la empresa.

“Las finanzas de la empresa fueron severamente afectada por diferentes factores: en primer lugar, en septiembre de 2019, la terminal Cruz del Sur operada por YPF en Tierra del Fuego dejo de operar producto de un daño estructural que llevo un año reparar. ROCH fue forzada a exportar su producción por camiones a Chile a un elevado costo de transporte y restringiendo su producción en un 30% por limitaciones en la capacidad de transporte”, explicaron desde la petrolera privada nacional.

En segundo lugar, “en marzo de este año acontece el desplome del precio del petróleo y caída de la demanda producto de la pandemia. Sumado a esto, el único cliente para su producción de petróleo cierra su refinería en Chile por la pandemia. La empresa pierde por este motivo el 90% de sus ingresos manteniendo solo la producción de gas, también afectada por magros precios, a los efectos de seguir abasteciendo a los clientes en la provincia de Tierra del Fuego y el continente”.

En paralelo, la empresa implementó un drástico plan de reducción de costos operativos. A tal efecto, ROCH replanteó todos los procesos productivos y de mantenimiento como sus contratos asociados, “logrando una reducción de su costo operativo en un 35%”.

En el mes de marzo de este año, siendo evidente que ROCH encontraría serias dificultades en honrar sus obligaciones financieras con vencimiento en este año, “comenzó un proceso de reestructuración de su deuda buscando mejorar el perfil de su deuda en tres puntos: 1. Un plazo de gracia a los efectos de recomponer su caja y balance; 2. una extensión del plazo de pago; y 3. Una adecuación de la tasa de interés”. Aseguraron que la empresa “respetó durante todo el proceso de negociación el capital y los intereses devengados. A los efectos de tener un proceso ordenado y profesional, ROCH contrata los servicios de Finanzas y Gestión para llevar a cabo este proceso. A septiembre, las principales condiciones financieras de la nueva deuda reestructurada estaban negociadas y se estimaba la firma de los acuerdos en el mes de octubre”, recordaron.

“En ese momento ocurre otro evento negativo para la empresa: En septiembre del 2020 con la reparación de la terminal Cruz del Sur, ROCH comienza a producir petróleo del yacimiento San Martín, pero al mes de su puesta en producción, observa una marcada caída de presión y producción en uno de sus tres pozos productores. Las razones de esta pérdida de producción se están investigando como también las posibles medidas de remediación, pero esta pérdida de producción sin dudas agravará aún más las finanzas de la empresa”, advirtieron.

Ante esta nueva evidencia, le resulta imposible a la empresa hacer frente a las obligaciones financieras en los términos acordados con los principales acreedores. “Por tal motivo, los accionistas deciden presentar a ROCH S.A. a un concurso preventivo a los efectos de: 1. Mantener los puestos de trabajo; 2. Continuar con la producción de sus activos suministrando gas y petróleo a la economía del país; y 3. Encontrar un acuerdo con los acreedores que pueda ser honrado por la empresa”.