Breves
El vicegobernador Juan Carlos Arcando apuntó contra La Cámpora y el armado de un frente que promueve la reelección de la gobernadora Rosana Bertone y el intendente Walter Vuoto, reiterando sus aspiraciones a la intendencia de Ushuaia. En diálogo con Radio Fueguina (La 97), el mandatario provincial recordó que en las últimas elecciones el sector de Vuoto no se presentó por el peronismo, sino que armaron Unidad Ciudadana “con FORJA y el PSP de Fabiana Ríos” y espera que, ahora que el PJ aprobó la amnistía, “los que se dicen justicialistas” estén dentro del partido.
El vicegobernador Juan Carlos Arcando apuntó contra La Cámpora y el armado de un frente que promueve la reelección de la gobernadora Rosana Bertone y el intendente Walter Vuoto, reiterando sus aspiraciones a la intendencia de Ushuaia. En diálogo con Radio Fueguina (La 97), el mandatario provincial recordó que en las últimas elecciones el sector de Vuoto no se presentó por el peronismo, sino que armaron Unidad Ciudadana “con FORJA y el PSP de Fabiana Ríos” y espera que, ahora que el PJ aprobó la amnistía, “los que se dicen justicialistas” estén dentro del partido.

“Ser intendente de Ushuaia sería lo máximo a lo que uno puede aspirar”, confesó Arcando

El vicegobernador Juan Carlos Arcando volvió a expresar su deseo personal de llegar a la intendencia de Ushuaia y prevé dialogar con la gobernadora Bertone sobre las expectativas de la mandataria de que vuelva a integrar la fórmula a la gobernación, a su regreso de Córdoba. Consideró que lo ideal sería un acuerdo con el sector de Walter Vuoto para que el candidato sea quien tiene mejores posibilidades en el electorado, y dejó claro que pertenece a un “espacio distinto” del actual intendente, al que vinculó con La Cámpora. Recordó que en la última elección formaron frentes diferentes, por un lado el peronismo y por otro Unidad Ciudadana “con FORJA y el PSP de Fabiana Ríos”. Ahora aspira a que, dentro de la construcción de unidad, “los que se dicen justicialistas” estén dentro del justicialismo, luego de que el congreso del PJ aprobara la amnistía. También respondió al jefe de gabinete municipal Oscar Souto, que lo había dejado fuera del armado con Bertone. “Son funcionarios que están pendientes de una lapicera y en algún momento este compañero que dice ser nacional y popular estaba con Cavallo”, disparó.

Río Grande.- El vicegobernador Juan Carlos Arcando apuntó contra La Cámpora y el armado de un frente que promueve la reelección de la gobernadora Rosana Bertone y el intendente Walter Vuoto, reiterando sus aspiraciones a la intendencia de Ushuaia. En diálogo con Radio Fueguina (La 97), el mandatario provincial recordó que en las últimas elecciones el sector de Vuoto no se presentó por el peronismo, sino que armaron Unidad Ciudadana “con FORJA y el PSP de Fabiana Ríos” y espera que, ahora que el PJ aprobó la amnistía, “los que se dicen justicialistas” estén dentro del partido.

Para Arcando la prioridad pasa por definir el candidato a intendente que mejor esté posicionado dentro del electorado, y prevé mantener una charla con la gobernadora cuando regrese de Córdoba, ante las expectativas de la mandataria de volver a contarlo como compañero de fórmula.

Por Radio Fueguina se le preguntó concretamente si va a acatar el deseo de la gobernadora Bertone de repetir fórmula. “Algunos compañeros habían adelantado la posibilidad de que yo fuera el compañero de fórmula, como el legislador Furlan, el concejal Pino, hasta el mismo Oscar Souto en una radio de Ushuaia. Ahora ya tenemos el cronograma electoral y a partir de ahora van a venir las conversaciones. Dependerá de esas conversaciones entre los distintos sectores que van a confluir en este armado político. Lo que sí tengo claro es que Rosana tiene que ser la candidata a gobernadora por un próximo período. Yo la voy a seguir acompañando hasta el 16 de diciembre que vence nuestro mandato, y después veremos el destino que tiene cada uno. Ella tiene las manos libres para llevar como compañero de fórmula a quien crea que puede cumplir con su proyecto político”, dijo.

“En estos días di un indicio sobre la posibilidad de ir como candidato a intendente de Ushuaia, y di algunos lineamientos de lo que creo que tiene que tener esa ciudad, que tiene que ver con el presente y el futuro. Hay que atender la coyuntura actual y proyectar la ciudad a 5, 10, 15 y 20 años con un plan estratégico que tiene que ver con el turismo, la cultura, la urbanización. Queremos que la ciudad de Ushuaia siga creciendo, y lo mismo las otras ciudades. Cuando fui concejal lo trabajamos con el ingeniero Garramuño, con vecinos y con organizaciones intermedias, y sigo sosteniendo lo mismo, que hay que trabajar junto con los vecinos para diseñar un plan estratégico para Ushuaia. Yo hace 41 años que estoy en Tierra del Fuego y esta ciudad me abrió la puerta y me dio todo lo que tengo, y en algún momento hay que devolver esto”, planteó.

“Ser intendente de Ushuaia sería lo máximo a lo que uno puede aspirar como ciudadano”, subrayó el funcionario, que no ocultó las diferencias “institucionales y políticas” con Walter Vuoto.

“Nunca me han llamado y en estos tres años, si tuve alguna charla, fue protocolar en algún acto en el que hemos coincidido; pero no hubo charlas del punto de vista político. Pertenecemos a espacios distintos. Yo pertenezco al peronismo y ellos están dentro de un espacio más alineado hacia La Cámpora. Yo soy respetuoso de la institucionalidad pero cuando uno ejerce un cargo como ese, tiene que charlar con todos los sectores, porque todos pueden tener buenas ideas. Uno no es el sabelotodo, y hay que tener la humildad suficiente de poder recibir críticas y también ideas de otros, que pueden ser muy buenas”, cuestionó.

Ratificó que no hay diálogo “ni institucional ni político con Vuoto y sus funcionarios” sino que “son charlas protocolares, como me pasa también con el intendente de Río Grande. Hemos estado juntos en algún acto, lo mismo con el intendente de Tolhuin. Por ahí ellos tienen su equipo de trabajo y se abocan a la tarea de charlar de la gestión de gobierno municipal con ellos”, barajó.

 

Que gane el mejor

 

Arcando expuso la importancia de que el Municipio continúe en manos del justicialismo y, para ello, el candidato deberá ser “el mejor posicionado en el electorado”. “Uno puede tener aspiraciones. Nosotros llegamos a la gobernación y Walter Vuoto llegó a la intendencia por un espacio político que se llamó el Frente para la Victoria. Yo pretendo que los próximos cuatro años esta expresión política siga gobernando la municipalidad de Ushuaia y la gobernación de Tierra del Fuego, igual que en Tolhuin. Por una aspiración personal, me parece que no sería correcto competir para que luego otro espacio político pueda hacerse cargo de la municipalidad”, advirtió, previendo que la división le podría dar el triunfo a un tercero.

“Pero así como yo pienso esto, me gustaría que del otro lado también lo piensen, para ver quién de los dos podemos seguir transitando este camino que tiene que ver con la intendencia de Ushuaia”, propició, refiriéndose concretamente a un acuerdo.

El dilema pasaría por definir entre todos quién de los dos asegura la continuidad del FPV en el municipio. “Yo conozco cómo es el pensamiento del espacio político al que pertenece el intendente Vuoto y creo que esto no se va a dar”, lamentó.

“No espero que me llamen y soy muy respetuoso de aquellos que llegan por el voto popular. Yo pertenezco al PJ, he sido congresal, aunque Walter también, pero la mayor concentración de integrantes del espacio ese pertenecen a Unidad Ciudadana, La Cámpora y yo lo respeto, pero yo soy de un espacio más peronista, del Partido Justicialista. En la última elección nosotros conformamos el frente Tierra de Unión y ellos armaron Unidad Ciudadana con el Partido de la Victoria, FORJA y el PSP de Fabiana Ríos. Hoy creo que hay que seguir hablando porque hay que discutir un proyecto hacia la ciudadanía y no un proyecto personal”, remarcó.

El vicegobernador resumió en tres sus opciones “aspirar a un cargo político, irme a mi casa, o aspirar a un cargo político y que la gente a través del voto me mande a mi casa. Cuando fui presidente del Concejo Deliberante me pidieron que fuera candidato a intendente de Ushuaia. Por esas negociaciones que se llevan adelante, era posible que si contradecía lo que esta gente me estaba pidiendo después no me dieran ni un vaso de agua. Esto lo pedían algunos dirigentes importantes del país y acepté, sabiendo que iba a perder, porque uno conoce a su ciudadanía y sabía que Federico Sciurano estaba mejor posicionado. Me presenté y, tal como lo intuía, Federico fue el intendente de la ciudad, por eso digo que la gente a través del voto te manda a tu casa”, señaló.

 

Encuentro con Bertone

 

Arcando informó que hoy la gobernadora viaja a Córdoba a un evento y “a su regreso estaremos conversando sobre este tema. La gobernadora es una persona que respeto muchísimo, ha trabajado muchísimo desde que fue diputada, pasando por el Senado y el pueblo se lo reconoció con el voto. Yo destaco siempre eso y sería una mala persona si dijera que la gobernadora no es una luchadora y una trabajadora por el pueblo de Tierra del Fuego. Quiero sentarme con ella, darle mi opinión, y veremos si podemos coincidir en lo que pueda charlar con ella”, sostuvo.

Respecto de la elección nacional, dijo que aspira a que “el 10 de diciembre asuma la presidencia un compañero o compañera de nuestro espacio, con una mirada distinta, pero sabemos que va a ser un gobierno de transición, porque esa persona que asuma va a tener que renegociar la deuda con el FMI. Hoy prácticamente el país está en default, no hay control del dólar, de la economía, de nada, y lo único que ha crecido en la provincia por las decisiones del gobierno nacional han sido los merenderos, los puestos de choripán, la gente que vende pan y trata de llevar el sustento. Han abierto nuevos comedores y esto es lo que ha crecido en el gobierno de Macri. El pueblo de Argentina tiene que darle una oportunidad a un hombre de nuestro espacio para que guíe los destinos del país, por eso estuve en el congreso justicialista el jueves pasado, donde autorizamos a nuestro partido a conformar frentes electorales y tratar de que todos aquellos que dicen que pertenecen al justicialismo, estén todos adentro”, enfatizó.

 

Melones rodando

 

El vicegobernador volvió a apelar a su alegoría y expresó que “ahora que está la fecha de elecciones se van a acomodar los melones”, sin olvidar que el jefe de gabinete municipal Oscar Souto había sostenido que en ese camión de melones hasta ahora estaban Bertone, Vuoto y Martín Pérez, no Arcando.

“Yo no lo voy a chicanear a Souto, pero muchas veces son funcionarios que están pendientes de una lapicera y hacen ese tipo de declaraciones. Cada uno tiene su pasado y en algún momento este compañero que dice ser nacional y popular estaba con Cavallo. Acá nos conocemos todos. En algún momento me criticaron a mí porque fui apoderado de la UCD, por un acuerdo político con el justicialismo, que le permitió a Mario Daniele y Mabel Caparrós llegar al Senado, y a Miguel Baigorria y Rosana Bertone a Diputados. Yo conozco la historia del peronismo de Tierra del Fuego desde el ’83 a la fecha, no tengo el peronómetro para nada, pero hay muchos referentes muy importantes en la provincia, como en ‘Nene’ Martínez, ‘Chiquito’ en Río Grande, ‘Cacho’ Noto y tanta gente que ha trabajado en el peronismo, que me tengo que sacar la galera. Yo aprendí mucho de todas esas personas y uno también aprende del vecino muchas cosas, porque el vecino tiene una visión distinta. Yo charlo mucho con ellos, recorro la margen sur, estoy en los comedores, los merenderos. Trato de que el cargo que tengo no me encierre”, concluyó.