Breves
Tierra del Fuego única provincia que reconoce a enfermeras y enfermeros como Profesionales de la Salud.
Tierra del Fuego única provincia que reconoce a enfermeras y enfermeros como Profesionales de la Salud.

“Sentimos que no hay una valoración por la vida en general”

Este sábado 21 de noviembre se conmemora en nuestro país el Día de la Enfermería y la enfermera Karina Rohr brindó un panorama de la profesión en el contexto de pandemia por el coronavirus. Cabe destacar que Tierra del Fuego única provincia que reconoce desde octubre pasado a enfermeras y enfermeros como Profesionales de la Salud a raíz de una decisión política del gobernador Gustavo Melella, quien también envió al parlamento el proyecto de Carrera Sanitaria. El acto en Río Grande será acompañado por el Municipio local a las 15 horas en avenida Belgrano, donde los enfermeros arrojarán ofrendas florales al mar para recordar a los 156 colegas que en el país fallecieron con COVID-19 trabajando por los pacientes y asimismo, en homenaje a los vecinos y vecinas fallecidos con esta pandemia.

Río Grande.- Karina Rohr, enfermera del sector privado de esta ciudad, fue entrevistada por FM La Isla en el marco del Día de la Enfermería que se conmemora el 21 de noviembre en nuestro país.

“El 21 de noviembre se conmemora en la Argentina el Día del Enfermero y la Enfermera y la fecha tiene que ver con la conmemoración de la Virgen de los Remedios y aparte tenemos un día mundial que es el 12 de mayo que es el Día Internacional de la Enfermería”, introdujo la enfermera.

Observó que “este año estábamos predestinados a que seamos protagonistas ya que la Organización Mundial de la Salud había declarado que este 2020 sea considerado Año Internacional del Personal de Enfermería y Partería”.

Esta calificación de la OMS es porque este año se cumplió el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, la fundadora de la enfermería moderna “y como la declaración ya fue determinada en el 2019, esperábamos que este año iba a ser de festejos y visibilización de nuestra actividad, visibilización que se cristalizó porque fuimos protagonistas, pero por un hecho que no estaba en las previsiones de nadie: la pandemia de este nuevo coronavirus”.

Aseguró que “nos afectó sobremanera a nosotros porque estamos siempre cuidando la salud de los demás y se llevó a muchos colegas en distintos lugares del mundo, porque no estábamos preparados en el contexto de estar trabajando”.

“Estamos como toda la población en general, sorprendidos y tratando de superar día a día esta pandemia lo mejor posible”.

Entendió que según datos del Colegio de Enfermeros de Tierra del Fuego, en la provincia habría un poco más de 800 enfermeros activos, unos 400 en Ushuaia y otros tantos en Río Grande, en tanto en Tolhuin se estima entre 20 a 25.

También Karina Rohr reveló que los enfermeros son pluriempleados, es decir que la mayoría de ellos trabajan tanto en el sector público como en el privado. “Si una ciudad como Río Grande o Ushuaia tiene una capacidad de utilizar los servicios de unos 1.200 enfermeros, en realidad esta permanente rotación hace que se trabaje con unos 400 a 500 enfermeros porque tienen dos trabajos en su mayoría entonces estaríamos cubriendo una plaza por la capacidad laboral, de 1.200 y eso pasa en todo el país, donde se calcula que el 40 por ciento tiene dos trabajos”.

 

“No somos héroes ni mártires ni queremos serlo”

 

La enfermera también entendió que “la mirada de la sociedad se posa en estos momentos sobre médicos y enfermeros porque somos los que tenemos más exposición con el COVID-19, a pesar de que hay muchos otros trabajadores de la salud como camilleros, técnicos, choferes de ambulancias y demás. No somos héroes ni mártires y tampoco lo queremos ser, pero es nuestra tarea y así lo asumimos cuando elegimos esta profesión y tenemos una exposición continua con el paciente, sea la enfermedad que tenga éste. Obviamente que muchas veces terminamos estresados porque estamos expuestos a áreas críticas no solo por COVID –del que nos podemos infectar- sino también nos estresa tener muchos pacientes al borde de la muerte. Es el tiempo y el grado de exposición ante estas situaciones que no es la misma –sin menospreciar- que la que tienen médicos, camilleros y otros profesionales que por ahí solo tienen el contacto con el paciente el diez por ciento del tiempo que le ponemos los enfermeros”, contrastó.

 

El enemigo invisible

 

La entrevistada volvió a observar que “el COVID-19 es un enemigo invisible y extremadamente contagioso, su grado de virulencia es mayor que muchos otros y eso hizo que el más afectado sea el personal de enfermería”.

“Gracias a Dios, si bien muchos nos hemos contagiado acá en Tierra del Fuego, sin embargo no hemos tenido colegas que hayan estado en situación crítica o llegado al límite de perder la vida; pero en el país son 156 los enfermeros fallecidos. Todos los protocolos son muy dinámicos y a los diez días de que estábamos contagiados, los hacían volver a trabajar sino tenían síntomas a los dos días o bien si tenían síntomas leves; después se volvió al protocolo de cumplir el aislamiento de los 14 días, aún con síntomas leves y así fue variando el protocolo”.

Confió no tener una respuesta sobre por qué pese a los contagios, todos enfermeros salieron indemnes del COVID-19 y lo atribuyó a la salud física de estos agentes sanitarios. “La mayoría de los colegas que fallecieron en otros puntos del país, tenía alguna patología de base que el virus agravó (es decir, fallecieron “con” COVID-19 y no “por” este coronavirus), enfermedades que no fueron las ideales tener en este contexto de coronavirus e igual muchos se presentaban a trabajar porque no se sentían incapacitados para hacerlo o bien no les daban licencias en sus trabajos. Sí hubo un menor porcentaje de personas sanas que igual falleció, como en general sucedió en el resto de la población”.

Dio cuenta que “hay unas cuatro o cinco patologías que son muy comunes a los enfermeros, que se conocen como enfermedades profesionales y son crónicas y eso quizás influyó en estos decesos. En Río Grande y en el resto de Tierra del Fuego, a pesar de tener este déficit de Vitamina D que tenemos todos, contradictoriamente con el resto de la población que tuvo muchos fallecidos, los profesionales de la salud, salvo algún caso puntual, no tuvo el mismo porcentaje fatal que en el resto del país”.

 

Evolución de la actitud de la sociedad

 

La entrevistada consideró que en abril “la gente tenía una actitud ante el coronavirus, de cuidarse mucho de usar todas las medidas de seguridad, era algo que parecía que nunca iba a terminar y ahora estamos todos un poco más relajados porque como digo, es como que hay otra clase de personas: está el que ya lo tuvo y es como que se volvió inmortal y entonces deja de cuidarse, deja de cuidar a los demás y están los que tienen mucho miedo, entonces hacen todo muy bien y se cuidaban, pero pese a este cuidado algunos igual se contagiaban porque es inevitable y otros que no se cuidaron aunque no se contagiaron. Ahora está como esta tercera clase de que se cree inmortal por haber superado al virus y esto no es así porque no sabemos muchas cosas de este virus, no sabemos si va a volver o si puede mutar”.

“Nosotros vemos con indignación e impotencia actitudes de personas que no se cuidan y no nos cuidan; de ver familiares que quieren entrar en tropel a ver al paciente y no comprenden, por más que les expliquemos, los riesgos que esto genera”, confió la enfermera Karina Rohr, quien lamentó también que mucha gente, especialmente jóvenes, se congregan en espacios públicos sin tapabocas y sin respetar los protocolos.

 

Acto en Río Grande

 

Para este sábado a las 15 horas se realizará un pequeño acto conmemorativo en el monumento a la enfermera en avenida Belgrano frente al mar, donde se arrojarán ofrendas florales “para recordar a los que están y aquellos que han partido, especialmente a estos 156 enfermeros que han partido debido al COVID-19; también en homenaje a nuestros vecinos fallecidos, acto en el que también la Municipalidad de Río Grande tomará parte para homenajear a estos vecinos y vecinas”.

 

¿Por qué se celebra el 21 de noviembre el Día de la Enfermería?

 

Desde 1953 se conmemora en la Argentina el Día de la enfermería todos los 21 de noviembre. Se recuerda la fecha de 1953 en la que se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, que nuclea a las enfermeras y enfermeros argentinos.

La fecha quedó instituida por el Ministerio de Salud de la Nación en la  porque también coincide con la festividad de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de la actividad.

Además, la Virgen fue proclamada «Patrona Menor de la Ciudad de Buenos Aires» en 1727 para conjurar la fiebre tifus, que en ese momento provocó una gran cantidad de muertes.

Cabe recordar que en el resto del mundo se conmemora el 12 de mayo, fecha que coincide con el nacimiento de Florence Nightingale, la italiana considerada fundadora de la enfermería moderna.

En la Argentina, ser enfermero o enfermera puede ser tanto un oficio como una profesión, siempre según el nivel de capacitación y estudios cursados.

De acuerdo con datos del Observatorio Federal de Recursos Humanos del Ministerio de Salud, basados en un relevamiento de la Red Federal de Registros de Profesionales de la Salud, hasta 2016 había 192.829 enfermeros y enfermeras en todo el país. La cifra incluye auxiliares (41.7%), técnicos (45.3%) y licenciados (13 %).

 

Tierra del Fuego única provincia que reconoce a enfermeras y enfermeros como Profesionales de la Salud

 

Cabe resaltar que nuestra provincia es la única del país donde los enfermeros y enfermeras son considerados como ‘Profesionales de la Salud’ merced a un decreto del gobernador Gustavo Melella, dado a conocer a mediados de octubre pasado. A la par, el mandatario también presentó a la Legislatura un proyecto de Carrera Sanitaria.