Breves
El Secretario General de UOCRA sostuvo que es una “barbaridad que se cobre una cuota de diez mil pesos por una casa del IPV, cuando es una casa que sale un millón de pesos, le termine saliendo a la familia tres millones de pesos”, reprochó.
El Secretario General de UOCRA sostuvo que es una “barbaridad que se cobre una cuota de diez mil pesos por una casa del IPV, cuando es una casa que sale un millón de pesos, le termine saliendo a la familia tres millones de pesos”, reprochó.

Según UOCRA solo el 30% de los trabajadores está ocupado

Sobre la cantidad de trabajadores que se encuentran afectados al sector de la construcción, y cual es el porcentaje de estos trabajadores que hoy no se encuentran realizando tareas, el Secretario General de UOCRA Julio Ramírez aseguró que “aproximadamente hoy se encuentran trabajando entre 600 y 680 compañeros, en Río Grande tenemos más desocupados que en la ciudad de Ushuaia, yo tengo un cuadro de 500  a 600 personas, más lo de Ushuaia y Tolhuin  suman alrededor de 1000 personas desocupadas más, con lo cual se está trabajado con un 30% de la capacidad operativa de la construcción”, dijo.

El IPV para la UOCRA “es una financiera”. Así lo afirmó el secretario General de UOCRA en Tierra del Fuego, Julio Ramírez, tras considerar abusiva la cuota de diez mil pesos que cobra el IPV a una familia por vivienda adjudicada. Confío que termina saliendo “tres millones de pesos una casa que sale como mucho un millón de pesos”. Aseveró que la obra pública en la provincia está paralizada, a pesar de los grandes anuncios realizados desde el año pasado. Indicó que solamente el 30% de los trabajadores se encuentran en actividad. Puntualizó que a diferencia de los años 2013, 2014, 2015, cuando teníamos un promedio de dos mil trabajadores en actividad, hoy solamente tenemos seiscientos. Además mantuvo que se está analizando poder solicitar un subsidio al estado provincial por la veda invernal.

En cuanto a la cantidad de trabajadores que se encuentran afectados al sector de la construcción, y cual es el porcentaje de estos trabajadores que hoy no se encuentran realizando tareas, Ramírez aseguró que “aproximadamente hoy se encuentran trabajando entre 600 y 680 compañeros, en Río Grande tenemos más desocupados que en la ciudad de Ushuaia, yo tengo un cuadro de 500  a 600 personas, más lo de Ushuaia y Tolhuin  suman alrededor de 1000 personas desocupadas más, con lo cual se está trabajado con un 30% de la capacidad operativa de la construcción”, dijo.

Confirmó que “antes de la llegada de este gobierno, nosotros siempre mantuvimos en los años 2013, 2014, 2015 con dos mil trabajadores estables en la construcción, pero asombrosamente desde que comenzamos el 2016 no hemos obtenido nada”, lamentó.

Ramírez explicó la diferencia entre el año pasado, y los restantes años marcando que “el año pasado el gran impacto fue que los precios se fueron para arriba, y no se pudo hacer nada, mientras que en los años anteriores con el sueldo se podía comenzar a hacer cosas, se podía edificar, y la gente invertía más”, diferenció.

“En 2013, 2014, 2015 a la gente le alcanzaba la plata, teníamos trabajo público y privado, mientras que desde el año pasado cuando ingresó este gobierno nacional arruinó a toda la clase trabajadora, sea tanto con la inflación, como con la baja de sueldo”, graficó el dirigente sindical sobre la falta de trabajo de la obra pública, como de la privada.

 

“El IPV desarrolla el papel de una financiera”

 

Si bien reflexionó como “positivo el crédito hipotecario”, pero si vamos a “lo que tiene que ver con las viviendas por el banco Hipotecario, primero para hacer una vivienda hoy, tiene que tener trabajo, con un determinado sueldo, hoy la mayoría de la gente no está en condiciones de tener un trabajo estable, y el sueldo no alcanza”.

Recordó que la “otra vez el IPV en Río Grande adjudicó unas cuantas viviendas, dúplex, con una cuota de diez mil pesos a treinta años, lo cual me parece una barbaridad que se cobre una cuota de diez mil pesos, cuando es una casa que sale un millón de pesos, le termine saliendo tres millones de pesos”, reprochó.

Del mismo modo sostuvo que “estoy a favor que se pague una cuota, pero debe de ser una cuota accesible de parte del IPV para que esa gente pueda vivir además, porque imaginemos que con un sueldo de veinte mil pesos, donde trabaja una persona sola, donde tiene que pagar una cuota de diez mil pesos, más los impuestos, no le alcanza para comer, entonces ahí le erraron desde el Instituto con las cuotas que le pusieron, con lo cual el IPV se está convirtiendo en una financiera, no parece un instituto de vivienda, se lo dije al presidente Cárdenas”.