Breves
esma

Se desempeñaron en Río Grande y fueron condenados en la causa ESMA

Se trata de Juan Arturo Alomar, quien fue jefe en la Base Aeronaval, y Julio César Binotti, jefe en el BIM 5. Alomar fue detenido en Río Grande durante 2008, cuando se desempeñaba como autoridad de Aeropuertos Argentina 2000. En su caso lo condenaron a  13 años de prisión y para Binotti fueron 8.

 

El Tribunal Oral Federal 5 dictó sentencia ayer en la megacausa ESMA,  hubo 54 ex integrantes de las fuerzas armadas imputados de 789 crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura cívico-militar.

 

“En el veredicto del tribunal recibieron condenas a prisión perpetua reconocidos represores como Alfredo Astiz o Jorge “El Tigre” Acosta, pero a nivel local resulta trascendental que entre los condenados se encontraron ex marinos vinculados en su momento a las principales instituciones navales de Río Grande”, reveló el sitio “Resumen Policial”.

 

Luego se detalla que “El caso más recordado fue el de Juan Arturo Alomar quien fue jefe de la Base Aeronaval Río Grande y tras su retiro ingresó a la empresa Aeropuertos Argentina 2000, a partir de la cual fue autoridad en el aeropuerto Ciudad de Río Grande, hasta que en diciembre del 2008 fue detenido por esta causa”.

 

Alomar luego recibió una excarcelación pero se mantuvo sujeto a esta causa en la que este miércoles recibió la condena a 13 años de prisión por “privación ilegítima de la libertad y torturas”.

 

El otro caso es el del Capitán de Fragata retirado Julio César Binotti, quien tomó parte de las filas del BIM 5 durante la Guerra de Malvinas en 1982 y luego a principios del 2000 retornó a la institución como oficial en jefe.

 

Años después pasó a otro destino retirándose de la Armada en 2006 ya lejos de nuestra provincia.

 

Binotti recibió una condena de 8 años de prisión en esta causa Esma III, por casos de privación ilegítima de la libertad y torturas. Incluso uno de los principales testigos en estos casos, Víctor Basterra, fue quien reconoció y fotografió a Binotti en la ESMA durante los años del terrorismo de Estado.