Breves
La sesión que se estaba llevando a cabo en la Cámara de Senadores se quedó sin quórum cuando estaba por debatirse la validez de un Decreto de Necesidad y Urgencia sobre reembolsos a los puertos patagónicos.
La sesión que se estaba llevando a cabo en la Cámara de Senadores se quedó sin quórum cuando estaba por debatirse la validez de un Decreto de Necesidad y Urgencia sobre reembolsos a los puertos patagónicos.

Se cayó la votación del rechazo al DNU de Macri sobre puertos patagónicos en el Senado de la Nación

Los senadores analizaban un dictamen de rechazo al decreto del presidente Mauricio Macri que había eliminado los reembolsos a los puertos patagónicos, el sistema a través del cual se había montado la industria de ensamblado de productos tecnológicos en Tierra del Fuego. Sólo estaban los senadores patagónicos (que impulsaron el rechazo al DNU) y el ala kirchnerista del bloque PJ-FPV, y esos dos sectores no tenían el número para rechazar la moción de Pinedo, por lo que decidieron levantarse de sus bancas para dejar sin quórum la sesión.

La sesión especial en la que se trataba un proyecto de ley para rechazar el Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Mauricio Macri que elimina los reintegros por puertos patagónicos se levantó en forma sorpresiva luego de que el sector kirchnerista del bloque PJ-FpV dejara el recinto con el objeto de impedir que se votara una moción de orden pedida por el oficialismo para enviar esa iniciativa de nuevo a comisión.

La sesión de la Cámara de Senadores que se realizó ayer se quedó sin quórum cuando el oficialismo apuntaba a demorar el rechazo de los legisladores a un decreto de necesidad y urgencia (DNU) impulsado por el Gobierno.

Los senadores analizaban un dictamen de rechazo al decreto del presidente Mauricio Macri que había eliminado los reembolsos a los puertos patagónicos, el sistema a través del cual se había montado la industria de ensamblado de productos tecnológicos en Tierra del Fuego.

Estaba previsto que la oposición impusiera su mayoría en el Senado para aprobar el dictamen de rechazo pese a las objeciones del minoritario bloque oficialista, por lo que este DNU se hubiera convertido en el primero firmado por Macri que fuera recusado por el Congreso.

Durante la sesión, que fue liderada por el vicepresidente primero del Senado, el oficialista Juan Carlos Marino, el presidente provisional de la Cámara, Federico Pinedo, se sentó en su banca para pronunciarse en contra del dictamen de rechazo del DNU. El tercero en la línea de sucesión presidencial presentó una moción para que el dictamen volviera a comisión, pero además del oficialismo, en el recinto sólo estaban los senadores patagónicos (que impulsaron el rechazo al DNU) y el ala kirchnerista del bloque PJ-FPV, y esos dos sectores no tenían el número para rechazar la moción de Pinedo, por lo que decidieron levantarse de sus bancas para dejar sin quórum la sesión. Ahora, esos sectores de la oposición buscarán ganar tiempo, reunir nuevamente a una mayoría y ganarle la pulseada al oficialismo.

La estrategia de los opositores se basaba en una cuestión reglamentaria: cuando la sesión se queda sin quórum, el presidente del Senado debe llamar a los senadores y esperar 15 minutos. Sin embargo, Marino obvió ese paso reglamentario y levantó la sesión inmediatamente por falta de quórum, lo que tomó por sorpresa al kirchnerismo.

Todo eso ocurrió en medio de una fuerte tensión entre el jefe del bloque PJ-FPV, Miguel Pichetto, y una gran cantidad de senadores de esa bancada, que se habían negado a votar un proyecto del Poder Ejecutivo, a contramano de lo que pretendía Pichetto, que se había pronunciado a favor de la iniciativa. “Si mi bloque no me va a acompañar, voy a tener que evaluar lo que voy a hacer en el futuro”, aseguró Pichetto en medio de la polémica.

El jefe del bloque se vio obligado a aceptar la postura del resto de los senadores de la bancada, entre quienes se encontraban no sólo los más leales a Cristina Kirchner, sino también otros que suelen responder a Pichetto, como José Mayans y José Alperovich.

 

Diálogo con las provincias

 

Cabe remarcar que “el DNU que está en consideración solo buscó dejar sin efecto otro decreto que no tenía necesidad ni urgencia”, sostuvo el presidente previsional del Senado, Federico Pinedo.

Agregó que el decreto “le daba beneficios a los puertos patagónicos versaba sobre materia impositiva, prohibida por la Constitución”.

“El ministro Frigerio ha tenido conversaciones con los gobiernos de provincias patagónicas y están de acuerdo en buscar un solución”, afirmó antes de que se levantase la sesión.

Si la oposición conseguía la aprobación del dictamen hubiese sido la primera vez que una de las Cámaras del Congreso rechazase un decreto del Poder Ejecutivo, aunque la medida seguiría vigente hasta que Diputados vote en el mismo sentido.

La iniciativa, promovida por el senador dasnevista chubutense Alfredo Luenzo, buscaba devolver a las provincias recursos que fueron eliminados por el decreto de necesidad y urgencia aludido, y que estuvo sujeto a negociaciones entre los gobernadores de las provincias y el Poder Ejecutivo Nacional.

A fines de mayo, el Senado tenía todo listo para votar el dictamen emitido en diciembre del año pasado por la Bicameral de Trámite Legislativo, pero el Gobierno pidió 15 días de plazo para negociar una solución con los gobernadores de la región. La oposición aseguró que no hubo respuestas para resolver el tema. (El Cronista)

 

“Lamento profundamente que no se atiendan los problemas reales de la gente”

 

Así lo sostuvo la senadora por Tierra del Fuego Miriam Boyadjián para expresar su desagrado al quedarse sin quórum la sesión del Senado en la que se iba a tratar el rechazo al decreto que establece la quita de reembolsos a los puertos patagónicos y el recorte de pensiones a personas con discapacidad.

“No quieren tratar la restitución de reembolsos por puertos patagónicos que quitaron vía decreto y que representa una pérdida millonaria para Tierra del Fuego”, expresó Boyadjián.

La Senadora se refirió al instante en el que varios legisladores se levantaron de sus bancas de manera intempestiva y no se pudo seguir tratando el tema, tal como era la intención de los legisladores patagónicos.

“En mi carácter de fueguina me interesaba dejar en claro los perjuicios que esta medida trajo al empleo, a la actividad portuaria, a la producción local, teniendo en cuenta que el puerto de Ushuaia, por ser el más alejado el sur del río Colorado, recibía mayores reembolsos. Esta situación se suma a las dificultades que ya está enfrentando la economía de nuestra provincia y genera un panorama complejo para las familias fueguinas”, manifestó Boyadjián.

Además agregó que “lo que más recriminamos es que el decreto fue emitido el 29 de noviembre, a un día de culminar las sesiones ordinarias, y exactamente después de haber sido aprobado el Presupuesto 2017. Ahí  estaban incluidos los reembolsos que luego fueron borrados por decreto”.

Boyadjián también lamentó que no se haya podido tratar el tema de las suspensiones a pensiones por discapacidad llevadas adelante por el gobierno nacional manifestando que “como presidenta de la Comisión de Población y Desarrollo hemos invitado a la ministra Stanley para que brinde explicaciones. Más allá de cualquier abuso, no se puede ajustar por el lado de los más necesitados y vulnerables para que den los números”, concluyó.