Breves
Rossi pidió al gobierno que destine fondos para resolver el problema de Laguna Seca.
Rossi pidió al gobierno que destine fondos para resolver el problema de Laguna Seca.

Rossi pidió al gobierno que destine fondos para resolver el problema de Laguna Seca

El concejal radical Paulino Rossi afirmó que es competencia del gobierno resolver el problema que ocasiona la laguna Seca a gran parte de la ciudad, y consideró que los 15 millones estimados para las obras que se necesitan, no es un monto significativo para el presupuesto provincial.

Río Grande.- El concejal de la UCR Paulino Rossi dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre el debate que se abrió en el Concejo Deliberante este martes, con todas las partes reunidas en la mesa, para buscar una solución al polvo en suspensión en la ciudad por efecto de la laguna Seca.

“A pesar de ser un tema recurrente en esta época del año, lo bueno de la reunión de comisión es que por lo menos ya sabemos por qué camino no ir. Cuando uno dimensiona la problemática de esta laguna, es más grande que todo Río Grande. Son 300 hectáreas de laguna Seca, y todo el sistema son 1.800 hectáreas. Lo primero que uno piensa es poner un molino y sacar agua de las capas freáticas, pero nos comentaron que ya se intentó en su momento, las capas freáticas se agotan y lo que hacemos es fomentar más la desertificación, con lo que se agrava más el problema”, explicó.

“Hay que tener en cuenta que esto es facultad de la provincia. Por más que queramos hacerlo desde el municipio, todos los espejos y cursos de agua son facultad primaria de la provincia”, subrayó.

“Técnicamente se explicó que la alternativa sería el bombeo desde el río Grande, a través de un canal que puede ser a cielo abierto o entubado, de unos cinco o seis kilómetros. No es una obra tan cara, pero el problema es que la provincia hace años que lo viene hablando y no ha hecho absolutamente nada. Estamos hablando de una obra de 15 millones de pesos y no es algo tan significativo para el presupuesto provincial”, planteó el radical.

“Si realmente es algo prioritario, necesitamos que la provincia lo incluya dentro del plan de obra pública y dejemos de hablar de este tema recurrente”, dijo.

Dado que la obra tendría que hacerse en terrenos privados, recordó que “existe la herramienta de la plusvalía, que permite cobrar en dinero o en especies las obras que se hacen en el sector. El estado puede recibir tierras de la estancia -María Behety- a cambio de lo que cuesta esa obra, y aumentar el banco de tierras provincial o municipal para soluciones habitacionales”, propuso.

Como ejemplo, citó que “el barrio de ATE que se está haciendo detrás de la estancia son tierras que recibimos por plusvalía y hay un sector muy grande de 50 ó 60 hectáreas recibidas por un cambio de zonificación. Se puede solucionar, nosotros lo ponemos como prioritario desde el Concejo, pero la provincia tiene 27 mil millones de presupuesto y, en vez de destinar dinero a cuestiones superfluas, debe solucionar este problema que afecta a gran parte de la ciudad. Están los fondos del Fideicomiso Austral, los fondos nacionales y los recursos propios. Con el endeudamiento de 200 millones de dólares, en Río Grande solamente van a hacer un estadio y se podría asignar dinero de ahí. No es un monto prohibitivo para un presupuesto provincial. Necesitamos que se tome la decisión de avanzar”, reclamó.

 

Planta potabilizadora

 

Por otra parte, se refirió a la deuda con el Municipio de Río Grande por la obra de la planta potabilizadora, dado que ha asignado unos 60 millones de recursos propios por las demoras del Fideicomiso Austral. “Afortunadamente se tomó la decisión de destinar esos fondos para poder terminar la planta de agua, si no, hoy estaríamos muy mal. La obra de ingeniería está prácticamente terminada y se le debe un montón de plata a la Municipalidad, que pudo hacerlo porque tiene las cuentas ordenadas”, indicó.

Con la obra finalizada, se producirá el triple de agua potable “y va a quedar solucionada por muchos años la provisión”, afirmó.

Asimismo, destacó que varios temas centrales fueron resueltos por el municipio, como el transporte público de pasajeros, la recolección de residuos y relleno sanitario, y prontamente el agua potable. “Los temas pesados a los que hace años no se le encontraba la vuelta, encontraron solución producto del trabajo de las áreas técnicas del municipio. Pudimos sacar estas cuestiones muy pesadas de la agenda pública y podremos avanzar en otras que quedaron relegadas”, confió.

Consultado sobre la posibilidad de avanzar con el reciclado de basura, dijo que “es un tema que se podría mejorar. Nos han calificado muy bien desde el gobierno nacional cuando visitaron el relleno sanitario, pero sería muchísimo mejor si pudiéramos avanzar en la reutilización de residuos”, sostuvo, teniendo en cuenta que ingresan 170 toneladas diarias.

“Tenemos uno de los promedios más altos por habitante de la Argentina y tiene mucho que ver el aspecto fabril. Somos una ciudad que genera muchos residuos por día. Hay estudios hechos sobre el tema fabril, pero igual estamos por encima de la media nacional en la generación de residuos domiciliarios. Esto que es un problema, en realidad es una oportunidad para hacer algo en escala con el tema de reciclado”, manifestó Rossi.

Respecto de otros temas de interés de la ciudad, como la provisión de combustible, también lo dio por solucionado, a partir de “las inversiones que ha hecho YPF. Hoy tenemos una buena capacidad de stock para no tener problemas por mucho tiempo”.

De la misma manera se resolvió el estacionamiento medido: “Ahora se ven lugares para estacionar. Pasamos el cimbronazo inicial al implementar el sistema y hoy creo que el servicio se ha estabilizado. El objetivo primordial, que era el ordenamiento del tránsito para poder estacionar, se ha cumplido”, celebró.

 

Alcohol cero

 

Finalmente se le preguntó sobre la implementación de la tolerancia cero en la ciudad y por un lado señaló que “lamentablemente sigue detectándose gente que toma y maneja”, pero marcó algunas inconsistencias con la reglamentación provincial. “Me hace un poco de ruido la asimetría de la legislación. Si alguien está en el campo y toma menos de una cerveza y pasa por el control de José Menéndez, no pasa nada. Si entra en la ciudad estaría en falta. Esto pasa en Córdoba, porque en ruta hay tolerancia cero y en la ciudad es de 0,5. Si se avanza a nivel nacional con la iniciativa, vamos a tener que ser proactivos y ver de qué manera se combate a fondo la problemática del alcohol al volante”, concluyó.