Breves
Acuerdo de Nación con CGT para el pago del bono de 5 mil pesos sobre el cual Rivarola cuestionó la “locura política” que “compromete las arcas del bolsillo privado”.
Acuerdo de Nación con CGT para el pago del bono de 5 mil pesos sobre el cual Rivarola cuestionó la “locura política” que “compromete las arcas del bolsillo privado”.

Rivarola cuestionó acuerdo con CGT para el pago del bono de 5 mil pesos

Ayer se conoció el acuerdo del gobierno nacional con la CGT para avanzar con el pago del bono de 5 mil pesos y, para el legislador electo, fue una “locura política” de Macri para intentar congraciarse con el electorado, que ha generado rechazos en el sector público y privado. Consideró que habrá que esperar la reglamentación para ver cuándo y cómo se paga, y desde la Cámara de Comercio están dispuestos a dialogar con la patronal. Respecto del presupuesto 2020, coincidió con Federico Greve en que debe aprobarlo la próxima Legislatura, que será “más plural” y además el gobierno electo contará con la información que hoy no se les provee para la elaboración.

Río Grande.- El secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio de Río Grande, Daniel Rivarola, quien es además legislador electo del futuro oficialismo, fue consultado por FM La Isla sobre el pago del bono de 5 mil pesos al sector privado, luego del acuerdo conocido ayer entre el gobierno nacional y la CGT.

“Ahora habrá que definir los modos, en la reglamentación de un acuerdo es donde se establece de dónde pueden salir los fondos y cuál va a ser la forma de pago. Esto todavía no ha sido reglamentado y la CAME está haciendo una presentación para ver de qué manera puede trasladar el costo del bono a algún reconocimiento en lo que es aportes patronales. El gobierno cedió dos mil pesos de los aportes obreros en septiembre y octubre, porque el trabajador percibe dos mil pesos más en efectivo que no le son retenidos de su aporte al sistema previsional; y la patronal pretende que el estado permita descargar de aportes patronales este bono, para no cargar solamente ellos con el pago”, explicó de la propuesta que espera una definición.

“La oposición ha sido muy grande, en algunas provincias han ofrecido pagar menos, y Vidal en provincia de Buenos Aire también habló de achicar el número. Yo creo que tiraron el bono como un tanteo en la campaña política, para tratar de sacar una sonrisa para ellos, y luego la patronal entendió que en su locura política comprometían las arcas del bolsillo privado”, criticó de la medida de Macri.

Para Rivarola va a ser posible un acuerdo con la Cámara de Comercio local, porque “desde 2007, es decir desde hace doce años, tenemos una relación particular en Río Grande con el sector patronal, cuando se dio el acuerdo salarial particular para Río Grande y Tolhuin, con una mesa salarial. Esto no se interrumpió y tenemos una ventaja, porque no nos estamos atacando permanentemente con una posición firme, sino que esa posición es negociadora. Sabemos que hacer cumplir los convenios nacionales a rajatabla termina perjudicando, por eso facilitamos las formas de pago”, expresó.

Para el dirigente sería más viable en Ushuaia, donde “la economía es más estable que la nuestra porque tienen el turismo y el estado provincial como firme generador de salarios. Entre el gobierno y la municipalidad tienen un efectivo circulante continuo, y a eso le suman el turismo”, sostuvo.

 

Presupuesto 2020

 

Como legislador electo, se le preguntó si está de acuerdo con que se trate el presupuesto en esta Legislatura o en la próxima, como plantea Federico Greve. “Yo entiendo que es conveniente que se trate en la próxima. No tenemos tampoco el presupuesto del año pasado, porque estamos con un reconducido, y se complica comparar lo que se lleva gastado con el nuevo. No hay manera de comparar cuentas”, subrayó.

“El presupuesto hecho por este gobierno está a medida de la forma de gobernar que ha tenido esta gestión, y es distinta de la forma que eligió el pueblo de Río Grande. Por eso creemos que es conveniente que el presupuesto se ajuste y se puedan llevar los fondos que se necesitan en las cuestiones que el nuevo gobierno pretende avanzar”, dijo.

Teniendo como antecedente que ya no se aprobó el año pasado, no ve obstáculos para que tampoco lo hagan este año las actuales autoridades. “El año pasado no aprobaron el presupuesto y no creo que se dé, a dos meses del vencimiento de este gobierno. Entendemos que es lo conveniente para poder discutirlo con una nueva Legislatura, más plural, y con la orientación que le pretenda dar el gobierno de Gustavo Melella”, reiteró.

Destacó que en la nueva Cámara “va a haber más bloques y distintas miradas, porque hoy el gobierno tiene prácticamente mayoría absoluta, que le vota lo que necesita. De la otra manera habrá que discutirlo y habrá una cantidad de miradas distintas para enriquecerlo más, si bien muchos repiten, quizás con bloques menos numerosos”, observó.

“Creemos que hay que sentarse a hablar. Necesitamos de todos, justamente por no tener la mayoría absoluta, y habrá que negociar. Quizás yo tenga más llegada con unos que con otros, y con el resto de los compañeros del bloque pasará igual. Esto no me parece una posición despectiva respecto de los actuales, y la idea es sentarse a hablar tranquilos”, indicó.

 

Sin información

 

También tuvo en cuenta la falta de información para debatir o elaborar un presupuesto hoy. “No tenemos información de la planta, tampoco del sistema de obras sociales, ni de gastos en obra pública. Por el momento se han frenado las discusiones convencionales salariales con los gremios del estado, y estamos escuchando a diario los reclamos. El presupuesto va a marcar los ingresos que se puedan llegar a tener, y no tenemos esa información”, lamentó.

En cuanto a la paritaria estatal, aclaró que “como dirigente gremial no les puedo pedir que no discutan salarios hasta no saber dónde estamos parados, pero sí tengo que pedir al gobierno actual que sea cauto con respecto a los compromisos hacia adelante, y que no abandone al sector del trabajo. Es lo mismo que pasa en el sistema laboral privado, donde uno trata de tirar sin que se corte la soga. Hay que sentarse a hablar con cautela, con responsabilidad. Lo que sí se va a cambiar es el respeto al sector del trabajo, como lo dijimos en campaña, y se va a convocar a paritarias, sentados en una mesa. Hay que dialogar, no como pasó estos años con este gobierno, que convocaba a paritarias y no había nadie sentado”, criticó.

Por el momento no tuvo charlas con los gremios, pero “sé que Gustavo Melella se sentó ya con el SUTEF y fue pública la reunión que tuvieron en Tolhuin. Creo que hubo algunas charlas con ATE y todo dependerá de la realidad que recibamos, pero nos vamos a sentar seguramente”, concluyó.