Breves
diana-romano

Educación

Reclamos por el estado de los edificios escolares

Los docentes de Ushuaia reclamaron por los reiterados problemas edilicios que tienen. Se refirieron a la situación de la Escuela 22 y el Jardín 10, entre otras instituciones. Aseguran desde el gremio que es la consecuencia de haber responsabilizado por el mantenimiento de las escuelas “a una persona que está condenada por corrupción”.

 

 

La secretaria General del SUTEF de Ushuaia, Diana Roman, se refirió a los problemas edilicios que tienen en las instituciones educativas de la capital provincial, comentando que por ese motivo estuvo “en la Escuela 22 y vale la aclaración que también en el Jardín 10, que está al lado, están atravesando la misma situación e incluso un poco peor por el tema de la calefacción; ya que los equipos tiran el calor también para ese lado. Así que hay chicos de tres salas del jardín que en estos momentos están en el patio, con las camperitas puestas porque en las aulas hace mucho frío”, remarcó.

Consultada en Radio Provincia sobre el motivo por el cual no se suspendieron las clases, respondió que “lo que sucede es que este gobierno, y nosotros lo venimos denunciando, ha quitado la potestad a los equipos directivos y hasta a la supervisión de suspender las clases”, indicó. Advirtiendo también que “Cuando había problemas edilicios, quien definía en los hechos si se suspendían o no las clases era (Juan) Luna que es una persona que en realidad no tenía ningún cargo”, destacó.

La secretaria General del SUTEF de Ushuaia además manifestó que “vale aclarar que es una persona que fue concejal, condenado e inhabilitado en su momento de por vida para ejercer la función pública. Pero a través de favores políticos tenía tercerizada la obra pública esta persona, en lo que tiene que ver con los edificios escolares de Ushuaia. Entonces era él quien daba la autorización o no, a los equipos directivos, para suspender las clases”.

Román indicó que “después que perdieron las elecciones, Luna se retiró y ahora le avisaron a los equipos directivos por WhatsApp que cualquier duda o inconveniente en infraestructura tienen que mandar un mensaje vía Facebook, a una página del Ministerio de Obras Públicas. Con estos hechos estamos en estos momentos, sin agua y con poca calefacción desde las 11:00 de la mañana”, relató la dirigente docente respecto de lo ocurrido en la Escuela 22 ayer.

Mencionó que “en el comedor, de alguna forma han adecuado el menú los cocineros y pudieron cocinar. Pero la realidad es que es absurdo que los chicos continúen aquí, no pueden tomar ni agua en el almuerzo, los baños están sucios, hace muchísimo frío. En cualquier otro momento esto hubiera ameritado la suspensión de las clases, porque obviamente no se puede estar así”, señaló.

La secretaria General recordó que la 22 “es una escuela grande y con muchos chicos. Los baños desde las 11:00 de la mañana están sin agua y todos sucios, lo que sucede es que han naturalizado este mecanismo de que gente que no está en las escuelas ni sabe cómo funcionan es la que puede decidir si se suspenden o no las clases”, reiteró.

Indicó que “en algunos casos por miedo y demás, algunos equipos directivos han entrado en esta metodología. Nosotros les advertimos que tienen que utilizar el sentido común, porque por más que se haga un sumario o una investigación cuando se investigue se determinará que hay razones suficientes para suspender las clases”.

“Las supervisoras están en la misma situación y entonces no ponen palabra, mientras tanto seguimos en esta situación. Esto se viene repitiendo en muchos establecimientos escolares casi cotidianamente, a veces no trasciende porque no quieren que se difunda mucho porque el único mérito que quieren exhibir es este de los 180 días de clases. Pero cualquiera que esté en una escuela pública sabe que es una mentira”, remarcó la secretaria General.

Para concluir expresó que “por los problemas a raíz de la poca inversión, ahora se notan las consecuencias de haber entregado la responsabilidad de la obra pública a una persona que está condenada por corrupción como Juan Luna, que vino a hacer más negocios y ahora se retiró. Pero fue quien estuvo a cargo de la infraestructura escolar, aunque sin figurar oficialmente en ningún lado durante la gestión (de la gobernadora Rosana) Bertone”, concluyó.