Breves
La consejera Maia Gessaga, integrante del Consejo Superior de la Universidad Nacional Tierra del Fuego, abrió la posibilidad de radicar una denuncia penal contra el rector Juan José Castelucci, de no realizarse las elecciones el 14 de julio.
La consejera Maia Gessaga, integrante del Consejo Superior de la Universidad Nacional Tierra del Fuego, abrió la posibilidad de radicar una denuncia penal contra el rector Juan José Castelucci, de no realizarse las elecciones el 14 de julio.

Quieren denunciar penalmente a Castelucci por suspensión de elecciones en la UNTDF

Juan José Castelucci “puede ser juzgado en el fuero penal por incumplimiento de deberes”, afirmó la consejera Maia Gessaga, quien presentó un pedido de informes y además hizo reserva de accionar penalmente contra el Rector. Recordó que el órgano rector de la casa de estudios es el Consejo Superior y, para suspender las elecciones debe ser convocado previamente. Afirmó que ni la junta electoral ni el rector de por sí están facultados para tomar esta decisión y acusó a Castelucci de “esconder el protocolo” que le había sido entregado y no girarlo a la junta, que se basó en la falta de esta documentación para plantear que no están dadas las condiciones para los comicios.

Río Grande.- La consejera Maia Gessaga, integrante del Consejo Superior de la Universidad Nacional Tierra del Fuego, abrió la posibilidad de radicar una denuncia penal contra el rector Juan José Castelucci, de no realizarse las elecciones el 14 de julio. Advirtió que “puede ser juzgado en el fuero penal por incumplimiento de deberes de funcionario público”, dado que la suspensión de los comicios no es ni resorte de la junta electoral ni del rector de por sí, sino que debe ser una decisión del Consejo Superior, y para que se pronuncie corresponde que sea convocado por el rector.

Por Radio Provincia, Gessaga sostuvo que “es clara la intención del oficialismo de no someterse a elecciones y están buscando todos los artilugios y las excusas que les permitan mantenerse en el poder durante la pandemia, parece que hasta que salga la vacuna contra el COVID”.

“Esto nos pone en una debilidad institucional muy grande, porque ya tenemos los mandatos prorrogados. Yo misma como consejera tengo los mandatos de representación de mi claustro prorrogados desde el año pasado”, dijo, dado que esta sería la tercera suspensión de las elecciones.

Recordó que “la junta en su momento dijo que las elecciones se iban a dar en un contexto de pandemia porque no había posibilidad de prorrogar tanto los cargos, pero la gestión del rector, con todo su equipo, está utilizando el aparato de la universidad para mal informar a la comunidad sobre la resolución de la junta electoral, que no puede anular la decisión de un cuerpo colegiado. En este momento quien tiene la función de conducir la universidad es el Consejo Superior”, subrayó.

Dado que Castelucci argumentó en los medios que  la suspensión de las elecciones fue “una decisión de la junta electoral”, Gessaga remarcó que “con esta desinformación, el rector está desvirtuando el verdadero proceso interno. Mi intención con el pedido de informes que realicé es poner blanco sobre negro, y si el rector no hizo nada hasta ahora ni condujo a sus empleados al cumplimiento de lo decidido por el Consejo Superior, será pasible de sanciones”, sentenció.

“Él tiene deberes y funciones asignados por ley, porque es un funcionario público. Esto no tiene que ver con judicializar de nuevo el proceso eleccionario, sino con que el rector está incumpliendo las funciones que tiene asignadas. Si él no cumple el rol que le fue asignado por la asamblea universitaria, tiene que dar un paso al costado y dejar que la vicerrectora tome su lugar. En su caso puede ser juzgado en el fuero penal, para dirimir su incompetencia”, afirmó.

Consultada sobre la suspensión anterior de los comicios que se iban a realizar en abril, que fue decisión de la junta electoral, aclaró que “teníamos elecciones el 6 y 7 de abril y, con la aparición con las medidas de aislamiento social, nos vimos en la imposibilidad de convocar al Consejo Superior para que decidiera la suspensión temporaria de los comicios. En ese momento no era posible y nadie estaba preparado para la pandemia. El 16 de marzo la provincia declaró la cuarentena y no hubo tiempo de hacer un llamado al Consejo Superior. La junta electoral, con buen tino, decidió la suspensión de las elecciones del 6 y 7 de abril, pero este contexto es totalmente diferente. Ya no hay aislamiento y la provincia está habilitando muchísimas actividades. El acto eleccionario implica menos de 1.800 votantes en dos sedes, que no se van a reunir todas juntas a votar. Es como entrar a un supermercado, y más breve todavía. La universidad tiene sedes con mucha amplitud edilicia que permiten mantener el distanciamiento obligatorio, además son tres días de elecciones y esto nos permite tener ordenada la circulación. También están previstos los horarios especiales para grupos de riesgo”, manifestó.

“Un acto de la junta, que es un órgano designado por el Consejo Superior, no puede anular una decisión del Consejo, que está en pleno funcionamiento. El rector está desinformando, porque en el acta nro. 9 de la junta electoral en ningún momento habla de suspensión ni de anulación de los comicios. La junta se remite a comunicar al consejo superior que aún no están dados los protocolos para cumplir con las elecciones”, aseveró.

“El rector y su equipo están desinformando a propósito y ahora pretende enviar el protocolo para que lo apruebe la nación cuando el DNU es claro y delega la competencia a la provincia. Cuando tenga la respuesta de nación, va a decir que no tienen competencia y para ese entonces ya estamos sobre la fecha de elecciones. Hay una intención no sólo de desinformar sino de ir en detrimento del proceso electoral, y esto se lo adjudicamos exclusivamente al rector”, enfatizó.

 

A la justicia

 

Lo cierto es que “de no hacerse las elecciones, se avanzará con una denuncia penal contra Castelucci por incumplimiento de deberes de funcionario público. Si el rector cree que no es posible realizar las elecciones, tiene que convocar al Consejo Superior y pedirle que readecúe el cronograma, explicando detalladamente por qué el protocolo todavía no fue presentado. Hubo tiempo suficiente para poner a trabajar los equipos especializados de la universidad en un protocolo. La junta electoral tomó una decisión en base a no conocer el protocolo que tres días antes había elaborado el área de infraestructura y puesto en manos del rector. La junta comunicó que no había protocolo cuando ya estaba en manos del rector, y el rector lo escondió”, acusó la consejera.

“Ahora tendrá que convocar al Consejo Superior o ir preparando las mesas con alcohol y barbijos, porque el 14 tiene que haber elecciones”, concluyó.