Breves
“Hoy esos derechos se ven cercenados por crímenes como el de Juan Carlos Lucena. Podemos hablar de derechos humanos, de inclusión y de tantos temas. Pero de qué nos sirven cuando se nos cercena la vida y no podemos ejercer estos derechos”, dice parte del documento leído.
“Hoy esos derechos se ven cercenados por crímenes como el de Juan Carlos Lucena. Podemos hablar de derechos humanos, de inclusión y de tantos temas. Pero de qué nos sirven cuando se nos cercena la vida y no podemos ejercer estos derechos”, dice parte del documento leído.

“Queremos que se respeten nuestros derechos constitucionales”

Los manifestantes por el asesinato de Juan Carlos Lucena exigieron “herramientas jurídicas y legislativas que permitan a los servidores públicos desenvolverse como tales y no como prisioneros de reglas que muchas veces perjudican sus propias vidas”.

Río Grande.- Este viernes a la tarde, unos 500 vecinos se autoconvocaron a través de las redes sociales en la Plaza de las Américas, desde donde marcharon hasta San Martín y Belgrano pidiendo justicia por el brutal asesinato del jubilado municipal Juan Carlos Lucena. Los manifestantes brindaron su apoyo a la familia que participó de esta manifestación e hicieron un minuto de silencio.

A través de las redes sociales, unas 500 personas se autoconvocaron en la Plaza de las Américas para pedir justicia por el brutal asesinato del jubilado municipal Juan Carlos Lucena.

Parte de la familia acompañó esta manifestación espontánea y todos juntos marcharon hasta la intersección de San Martín y Belgrano, donde leyeron un documento.

Cabe destacar que la Dirección de Tránsito del Municipio de Río Grande, cuidó de la seguridad en todo el trayecto.

María Elizabeth Bahamondez, fue la encargada de leer dicho documento donde dijo que “hoy los vecinos, de diferentes sectores sociales, políticos y gremiales nos convocamos en esta marcha ‘Lucena somos todos’, no con una lucha de interés específico, sino más bien de derecho colectivo, por una sociedad equitativa, donde todos los ciudadanos gocemos de los derechos amparados por la Constitución; el derecho a la vida y a la libertad”.

“Hoy esos derechos se ven cercenados por crímenes como el de Juan Carlos Lucena. Podemos hablar de derechos humanos, de inclusión y de tantos temas. Pero de qué nos sirven cuando se nos cercena la vida y no podemos ejercer estos derechos”.

“Las estadísticas hoy nos hablan tristemente, de una mujer asesinada cada 36 horas, niños en las calles que cada vez delinquen a más temprana edad, de abuelos asesinados por una triste limosna tras una vida de trabajo”.

Agregó que “hoy desde cada lugar, sentimos impotencia, frío, soledad, pero más triste por el desamparo que genera esta sensación de angustia donde no se puede soñar con un futuro concreto, ya que estos hechos no solo afectan a la víctima, sino a toda la familia, tanto padres, abuelos, tíos, nietos, amigos y compañeros”.

“Tenemos la pena de vidas cercenadas repentinamente por actos crueles y sucesivos que no solo dejan cicatrices en un entorno íntimo, sino en toda la sociedad, en nuestro pueblo”.

Los manifestantes exigieron “herramientas jurídicas y legislativas que permitan a los servidores públicos desenvolverse como tales y no como prisioneros de reglas que muchas veces perjudican sus propias vidas. Necesitamos herramientas reales que recrudezcan penas pero que también garanticen la autonomía judicial y que sea justicia ayer, hoy y siempre, por nuestros abuelos, padres, por nuestros hijos y nietos; y por la sociedad toda”.

Al finalizar el acto, se hizo un minuto de silencio.