Breves
En horas de la tarde de este sábado 10 de octubre, evangelistas de distintas congregaciones de la ciudad de Río Grande se manifestaron en el Cono de Sombra. Fueron más de 500 las personas que se hicieron eco del reclamo.
En horas de la tarde de este sábado 10 de octubre, evangelistas de distintas congregaciones de la ciudad de Río Grande se manifestaron en el Cono de Sombra. Fueron más de 500 las personas que se hicieron eco del reclamo.

“Queremos que se abran los templos respetando el protocolo”

Así exigió el pastor Héctor Pauli en la manifestación del sábado pasado donde más de 500 personas se movilizaron para reclamar la apertura de templos en Río Grande. En la movilización en el Cono de Sombra, Pauli expresó que “nos sentimos discriminados por el Gobierno provincial”.

Río Grande.- En horas de la tarde de este sábado 10 de octubre, evangelistas de distintas congregaciones de esta ciudad se manifestaron en el Cono de Sombra. Fueron más de 500 las personas que se hicieron eco del reclamo por la apertura de los templos para poder “adorar a Dios”.

En el lugar, los evangelistas, pidieron a las autoridades gubernamentales y al COE (Comité Operativo de Emergencia), que los dejen participar del culto que llevan adelante una vez a la semana en sus templos.

Al respecto, el pastor Héctor Pauli, en diálogo con 19640Noticias señaló que lo único que le reclaman al Gobierno es la apertura de los templos.

“Queremos que se abran los templos en toda la provincia. Nosotros hemos presentado protocolos al COE y también a la ministro de Salud, y al Gobernador y en todos los casos no han considerado nuestros protocolos y ni siquiera quieren hablar con los pastores por la apertura de los templos”, exigió.

 

Seguirá el pedido

 

El Pastor adelantó que en la medida que no les den permisos para la apertura de los templos, “seguiremos juntándonos en los espacios abiertos para adorar juntos a Dios y para y también para reclamar por nuestros derechos. Entendemos que es un derecho constitucional que se nos ha cercenado y nosotros solo reclamamos igualdad de condiciones para todos los ciudadanos de Río Grande y de la provincia” y “nos parece discriminatorio que puedan juntarse 400 personas en una fábrica 5 veces a la semana por 8 horas y que no dejen que se junten 100 personas en un templo con capacidad para 600 personas, una vez a la semana por una hora con un protocolo estricto. Esto nos parece totalmente injusto y no pedimos nada ilógico simplemente pedimos poder celebrar nuestras reuniones una hora por día a la semana para darle la contención espiritual que las familias necesitan y que el Gobierno no se lo puede dar. Ningún político le puede dar a las familias esa contención espiritual ya que solo la iglesia de Jesucristo es la que puede dar esa contención”.

El evangélico dijo que presentaron la propuesta de llevar adelante un “auto culto” y “las autoridades municipales nos dijeron que estaban de acuerdo y se ofrecieron a brindarnos colaboración junto con Defensa Civil municipal que nos ayudó en la elaboración de ese protocolo pero el COE provincial nos denegó ese permiso para llevar adelante el “auto culto”.

Sin embargo, no entendió por qué el COE se los negó. “El protocolo que le presentamos era inobjetable porque estaba armado junto al personal de Defensa Civil y la idea es que cada uno de los participantes se mantengan en sus vehículos”. Recalcó que no les objetaron el protocolo “directamente nos denegaron la oportunidad de celebrar el “auto culto”.

El reconocido Pastor indicó que tanto él como toda la congregación se manifestaron muy molestos con el Gobierno provincial “porque nos sentimos discriminados” y recordó que los evangelistas tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano de Tierra del Fuego y “tenemos derecho a manifestar nuestra fe porque la Constitución nacional nos lo garantiza”.

“Nos molesta que el Gobierno ni siquiera se digne a hablar con los Consejos Pastorales y ni siquiera tengan la deferencia de escucharnos” y recordó que “siempre escucho que hablan del valor que tienen las tareas de cada una de las iglesias pero hoy que necesitamos que se nos escuche y que se nos habilite una reunión semanal, nos dan la espalda por eso estamos molestos”, dijo.

 

Templos seguros

 

Recalcó que “nadie se ha contagiado en los templos y la gran mayoría se ha contagiado en sus lugares de trabajo, en reuniones sociales, pero nadie se ha contagiado en un templo así que no tienen argumentos para mantener los templos cerrados”.

El pastor Pauli dijo en tanto que, “en tiempos de pandemia, nuestra congregación ha distribuido más de 9 mil kilos de alimentos entre las familias necesitadas. Eso lo hemos hecho sólo nosotros sin contar a las demás congregaciones quienes también distribuyeron alimentos en comedores y se han brindado copas de leche. Esto se hizo y se hace no solo con las familias que concurren a los templos sino que esa acción se amplía a cada una de las familias necesitadas”.

Recordó que en esta etapa de aislamiento “hemos colaborado con el hospital con la compra de camisolines, guantes, barbijos, y en varias oportunidades hemos acudido a pedidos de los mismos enfermeros de terapia intensiva y también  al personal de Salud de otras dependencias del hospital porque ellos nos expresaron que no contaban con los elementos necesarios para llevar adelante su trabajo, por eso nos sentimos molestos porque vemos que la agenda política está direccionada hacia otro lado” y recordó que en estos días “se ha hablado de la ampliación del Superior Tribunal de Justicia y están tratando temas que a la comunidad, no le interesa y no le importa en este momento” y no se dan cuenta que “la gente se está muriendo y los políticos hablan de cualquier otra cosa”.

 

Un balance

 

Se preguntó que “si no hay dinero para socorrer al personal de Salud del Hospital, cómo piensan pagar cientos de puestos de trabajo para cubrir los puestos que se requerirán para la ampliación de la Justicia” y “me parece que el Gobierno está desconectado de la realidad que estamos viviendo los fueguinos”.

Finalmente, fue tajante al señalar que desde hace 7 meses se les transmite de manera on line, todas las reuniones y todos los días la gente se conecta a las transmisiones de las diferentes congregaciones y esta es la segunda vez que nos expresamos públicamente aunque no lo queríamos hacer ya que pensábamos llegar a un buen diálogo con el Gobierno y trabajar con un protocolo pero ante la indiferencia de las autoridades decidimos manifestarnos públicamente”.

Adelantó que de no ser escuchados, seguramente habrá nuevas manifestaciones parecidas pero ya no nos quedaremos ni callados ni encerrados en nuestras casas. Creemos que el Sr. Gobernador no nos quiere escuchar y no quiere atender el reclamo de esta necesidad espiritual que tiene esta sociedad por lo que saldremos a la calle a expresarnos”.