Breves
tato2

Roberto "Tato" Iglesias

«Que el mundo no lo construyan siempre las minorías poderosas»

El sociólogo, Roberto “Tato” Iglesias se refirió a la aparición de la pandemia, las medidas que se van tomando y sus consecuencias. También hizo una lectura de la actualidad y los posibles cambios luego de ésta experiencia. Se refirió a la situación de la educación y la salud públicas, las relaciones sociales y la necesidad de  pensar “en un mundo que lo construyamos entre todos, no que lo construyan siempre las minorías poderosas de arriba”.

 

 

“La posibilidad de un encierro permanente es muy difícil, porque te interroga muy hacia el interior. Creo que los análisis que hay que hacer no tienen que ser políticos partidarios, si políticos pero no partidarios porque si no se ensucia el análisis”, advirtió el sociólogo Roberto “Tato” Iglesias –discípulo de Paulo Freire y fundador de la Universidad Trashumante- en declaraciones al programa radial “La Mañana en La Tecno”, que se emite por Radio Universidad.

Luego indicó, siempre refiriéndose a la pandemia COVID 19 y la situación de encierro por la cuarentena, que hay que ver el proceso “desde un punto de vista muy humano”. Repasó que en nuestra historia “hemos pasado muchas pandemias, personalmente recuerdo cuando se bombardeó Plaza de Mayo y el sisma que produjo en las familias. A partir de ahí el golpe a Frondizi, a Onganía, la última dictadura militar, la triple A, el conflicto con Chile, la guerra de Malvinas; todas estas pandemias que vivió la Argentina y que vive la humanidad, que están basadas en el miedo y la muerte”, puntualizó.

Iglesias señaló que se está demostrando “que el modelo neoliberal no va más, se está demostrando que la gran mayoría de los gobiernos no invirtieron en la salud pública, en camas para los hospitales, en investigación. Incluso los grandes centros internacionales como Nueva York, Italia, España; están sin hospitales y sin salud pública, todo está privatizado”, aseveró.

En el mismo sentido indicó que “la pandemia también demuestra que el hambre y la miseria son mayoría en todo el mundo. Nos han venido engañando todos los presidentes, todos los partidos, todos los políticos; porque evidentemente el deterioro de lo humano en los últimos 50 años es impresionante”, remarcó “Tato” Iglesias.

El reconocido sociólogo mencionó que “en la Argentina la salud pública se sostuvo por la lucha de la gente, nada más. Pero hay países de América Latina que ya no tienen nada de salud pública o educación pública, en Chile hay que pagar todo tipo de educación desde hace tiempo. Entonces venimos soportando todo tipo de dictaduras, afanos, deudas que no existen y creo que llegó un límite. Antes incluso de esto había muchas quejas, muchos movimientos populares, en distintas partes del mundo”, afirmó.

Roberto Iglesias reconoció que “igualmente tenemos que cuidarnos, porque el virus está, el virus existe; pero sobre todo tenemos que fortalecernos nosotros”. Advirtió que “el problema más serio está abajo, porque la gente no tiene que comer, hasta hemos roto con nuestros esquemas ideológicos –porque no estamos de acuerdo con el asistencialismo- pero hemos llevado plata y comida, porque hay una situación de hambre y miseria tan grande que hay mucha gente, de muchas instituciones, colaborando para que la gente pueda sostenerse”.

Destacó que “es impresionante la solidaridad que hay por abajo, la gente sale a ayudar a quienes están enfermos, se están produciendo cosas de salud popular muy interesantes. La gente está sembrando sus propios alimentos, hay un proceso en marcha que ya estaba y que no sé si van a poder parar; es un momento en el cual tenemos que reaccionar”, expresó.

Remarcó que “jamás hemos vivido una situación de este tipo, nunca hemos estado en casa guardados durante tres meses sin hacer nada, sin saber bien que pasa, sin poder salir, es una cosa muy extraña que nos va a costar mucho. Ahora se habla del trauma post stress, depresiones, que se viene otro mundo. Va a haber otro mundo si la mayoría de la gente común, que somos quienes estamos sufriendo todos estos embates, nos organizamos y luchamos. Si no, el mundo va a seguir igual o peor de lo que estaba”, sentenció.

Llamó a “tomar conciencia de los problemas que tenemos, de los que van a tener nuestros hijos, nuestros nietos; con el agua, con el hambre, con la miseria, con la falta de trabajo. De eso tenemos que tomar conciencia y salir a pelearla, porque no queda otra. Organizados, juntos, dejando de lado diferencias. Por eso insisto mucho en lo humano, porque aún en lo personal, en las casas; nosotros tenemos que volvernos muy amorosos y mirar al otro, mirar a tus hijos, a tu esposa, a tu esposo, a la familia; sostenerse”.

 

 

“Un mundo que construyamos entre todos”

 

 

Como especialista en educación popular, se refirió al impacto sobre la escuela del proceso actual, manifestando que “la escuela, ya como se venía dando era un desastre. A pesar que la educación es pública, que la sostenemos, que es gratuita; pero en realidad los contenidos de la mayoría de las materias, las construcciones de disciplina, la finalidad de la educación, ya venía en una crisis bastante terminal”.

“Creo que del sistema educativo, la decadencia empezó en el año  1959 cuando Frondizi larga la enseñanza libre. Porque nadie se opone a que haya universidades privadas, pero  que se sostengan ellas, no que el estado saque plata de la educación pública para darle a la educación privada. Si bien luego el gobierno de Onganía, con lo que fue la noche de los bastones largos y luego la dictadura del ´76, con el golpe final cuando mataron la ciencia, a los científicos, y todo eso fue un desastre. Y por último el neoliberalismo en esencia, que fue Menem, y con la Ley Federal de Educación que ya puso una bandera que no logramos sacar hasta ahora, entonces esto ya venía en decadencia”, insistió.

Luego vio como inviable la posibilidad de avanzar con la educación de manera virtual, al señalar que “la mayoría de nuestros alumnos son de clase baja, no tienen ni los medios, ni los conocimientos como para poder hacer esto de la educación virtual. Están sufriendo muchísimo y las madres están sufriendo mucho, esto es lo que pasa en gran parte del país y la educación es parte del replanteo que tenemos que hacer. Es parte de pensar, en qué el estado invierte la plata, por qué no tenía respiradores, por qué no hay salas preparadas para todo esto”.

“La idea es cuidarse, porque el virus está; cuidémonos entre nosotros y empecemos a pensar en un mundo que lo construyamos entre todos, no que lo construyan siempre las minorías poderosas de arriba”, concluyó Roberto “Tato” Iglesias.