Breves
Sobre las versiones de una suba de impuestos para los celulares fabricados en Tierra del Fuego, García dio cuenta que “lo estamos conversando con algunos diputados y en realidad la propuesta tiene varios artículos que se tienen que leer en conjunto. En 2009 se estableció un esquema de impuestos internos del 17% para la producción importada y del 6,5% para los mismos productos fabricados en Tierra del Fuego. Eso nos daba una protección de 10,5%.”.
Sobre las versiones de una suba de impuestos para los celulares fabricados en Tierra del Fuego, García dio cuenta que “lo estamos conversando con algunos diputados y en realidad la propuesta tiene varios artículos que se tienen que leer en conjunto. En 2009 se estableció un esquema de impuestos internos del 17% para la producción importada y del 6,5% para los mismos productos fabricados en Tierra del Fuego. Eso nos daba una protección de 10,5%.”.

Prórroga del subrégimen industrial con nuevas condiciones

El Secretario de Industria y Promoción Económica del gobierno provincial aseguró que las empresas “saben que la prórroga va a ser una realidad” y espera en el corto plazo terminar de definir el borrador con el gobierno nacional. Se apuntará a un nuevo esquema, que calificó de “novedoso”, porque prevé la generación de recursos para financiar nuevos desarrollos. Entre ellos mencionó la industria del conocimiento, el software y la producción de alimentos para el consumo local.

Río Grande.- El secretario de Industria y Promoción Económica de la provincia, Juan Ignacio García, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre el objetivo del gobierno de avanzar en el desarrollo de la industria del software y la economía del conocimiento. De hecho, el gobernador participó este lunes de un encuentro con la Subsecretaría de Economía del Conocimiento de Nación y se pudieron conocer varias líneas de asistencia. “Nuestro gobierno tiene como principal objetivo ampliar la matriz productiva, y esta ampliación la vemos apoyada en el agregado de valor de recursos naturales como la producción de carne, de gas, pero fundamentalmente en el desarrollo de algunos sectores como el del software y servicios informáticos, y en general el sector de la bioeconomía, que es la aplicación de conocimiento y tecnología a los recursos naturales. Son sectores que tienen que ser protagonistas de la próxima matriz productiva”, dijo.

“Eso es parte de una agenda que ya venimos desarrollando con el Ministerio de Desarrollo Productivo nacional, y es parte de la misma agenda del subrégimen industrial. Con la Subsecretaria hablamos de las herramientas disponibles, de algunas iniciativas que está evaluando la provincia y buscan atraer inversiones, radicar empresas del sector. La agenda fue bastante amplia, el gobierno nacional nos presentó algunas herramientas más recientes, hay una muy interesante que es la formación de programadores, que ha tenido muchos inscriptos de Tierra del Fuego. Nos interesa como provincia tener acceso a quiénes serán esas personas y generar una herramienta de acompañamiento”, adelantó.

Hay aportes no reembolsables del gobierno nacional para este desarrollo y “desde la provincia, usando también el CENTEC como una herramienta, estamos trabajando en la formulación de algunos proyectos que buscan desarrollar innovación con la aplicación de tecnologías de software a la solución de problemas comunes, para que puedan ser apropiados por distintos sectores, en temas ambientales, en temas vinculados con el turismo. Venimos trabajando cotidianamente desde las áreas técnicas de la provincia con las áreas técnicas de la Secretaría de Economía del Conocimiento, y en este encuentro se dio un panorama general de las líneas y proyectos, para continuar trabajando en estos meses”, señaló.

 

Nuevo esquema del subrégimen

 

El secretario observó que “el desarrollo productivo de Tierra del Fuego siempre estuvo muy orientado a las fábricas y creemos que hay que revalorizar sectores tradicionales que han tenido poco desarrollo. El sector hidrocarburífero es clave, por todo el potencial que tiene para el desarrollo de la industria petroquímica, con generación de puestos de trabajo y de servicios. Creemos que es uno de los ejes estratégicos que mira recursos naturales locales. Con el resto de los recursos naturales hay un trabajo muy importante que está haciendo la Secretaría PYME, para mejorar los sistemas y formas de producción, también los controles. Hay que empezar a explorar alternativas vinculadas con la bioeconomía. La estrategia de desarrollo no debe apoyarse en la extracción y explotación, sino que agregue más valor ejerciendo menos presión sobre los recursos naturales. Esto tiene que ver con preservar el patrimonio natural que tiene la provincia”, dijo.

“Luego está la producción de alimentos, que también está asociada a los recursos naturales. Allí hay un enorme potencial y se deben mejorar técnicas de producción, invertir más, incorporar tecnología e incluso desarrollar laboratorios que nos permitan aprovechar la genética. Hay varias líneas de trabajo en alimentos, que es fundamental para potenciar agregado de valor, abastecimiento del mercado local, dado que se abastece de proteína animal y horticultura que viene del norte. Hay un potencial importante para abastecerlo con producción local”, aseguró.

 

Área Aduanera Especial

 

Desde el área aduanera especial hay “una agenda de trabajo abierta y estamos con dos proyectos en paralelo vinculados entre sí. Por un lado, una reforma del sistema aduanero de importaciones y exportaciones de mercadería para Tierra del Fuego. Hay un par de normativas que regulan y estamos revisando. Por otro lado está el proyecto que prevé atender realidades puntuales, para empezar a explorar los mercados nacionales en base a emprendimientos locales que son exitosos. Hoy al pequeño productor orientado al mercado interno, cuando le aparece una oportunidad de negocios en otro lugar del país, se enfrenta con la situación de tener que estar inscripto como exportador, contratar un despachante de Aduana, además de pedir certificados de origen, entre otros trámites bastante exigentes. Esto implica costos económicos muy concretos asociados a la salida del producto. Son costos fijos que van por una operación de exportación, y podríamos intentar flexibilizar esto para mejorar la oportunidad de colocar la mercadería en el continente”, manifestó.

“Por ejemplo, los que hacen mantas oleofílicas para vender al territorio continental tienen un negocio que ya está consolidado, y es razonable que estén inscriptos como importadores y exportadores. Estamos pensando una herramienta para los pequeños productores, que muy esporádicamente salen con mercadería y hoy se ven desalentados a hacerlo. En general estas exportaciones no se ven o se hacen informalmente, se envían a través de un transporte de correo, pero no pueden mandar un volumen más importante”, explicó.

 

Impuestos para celulares

 

Por otra parte, se lo consultó sobre las versiones de una suba de impuestos para los celulares fabricados en Tierra del Fuego. “Lo estamos conversando con algunos diputados y en realidad la propuesta tiene varios artículos que se tienen que leer en conjunto. En 2009 se estableció un esquema de impuestos internos del 17% para la producción importada y del 6,5% para los mismos productos fabricados en Tierra del Fuego. Eso nos daba una protección de 10,5%. En 2017 se redujo al 10,5% la alícuota para el importado y a cero para Tierra del Fuego, y luego se estableció una reducción escalonada que lleva el impuesto que paga el importado a cero en 2024. En este momento el impuesto interno es del 7%. En la medida que baje, cada vez estará menos protegida nuestra industria y es más fácil que nos sustituyan con bienes importados. La modificación del presupuesto nacional plantea congelar el estatus actual de ese diferencial del 7% y que las reducciones programadas para los años subsiguientes no se produzcan, para sostener nuestro nivel de protección. Hay un artículo que habla de la suba al 17% pero en otro artículo la congela en el 7%, por eso al leerlo en conjunto terminamos en el 7%”, aclaró.

“Es una protección porque sostiene la situación actual, y no perdemos terreno en los próximos años. En este contexto de competitividad que tiene la Argentina, el 17% quizás sería una protección excesiva que llevaría a un aumento de precios. El 7% para nosotros es un nivel suficiente en el contexto que tenemos y, si siguiera reduciéndose podría poner en riesgo la producción de celulares sobre todo de baja gama, que generan mucho empleo y necesitan de esta protección para que no perdamos esta producción”, expresó.

 

Prórroga asegurada

 

El funcionario consideró un hecho la prórroga del subrégimen, pero con una mirada “novedosa”. “El trabajo con el gobierno nacional es muy bueno. Hemos tenido reuniones desde diciembre sobre el tema del subrégimen, nosotros elaboramos una propuesta concreta a principios de año, que fue un punto de partida del planteo general que quiere hacer la provincia, para generar mecanismo de transferencia de renta de las empresas para el financiamiento de nuevos emprendimientos productivos. Esta ampliación de la matriz productiva se va a lograr con recursos, y esos recursos tienen que salir de la ganancia de las empresas del régimen”, sostuvo.

“Hemos trabajado mucho para identificar los proyectos más importantes que tiene la provincia para ampliar la matriz productiva y hemos avanzado bastante en definir algunos elementos que estamos reformulando, para que el subrégimen que prorroguemos genere las condiciones necesarias para otros desarrollos en paralelo. Es algo novedoso, porque hace 45 años que el régimen se mantiene casi de la misma manera, y lo que planteamos es que no podemos seguir de la misma manera y necesitamos herramientas diferentes para impulsar el desarrollo de otros sectores vinculados con el conocimiento, el software, la producción de alimentos para el mercado local. Esto se desarrolla con recursos y estamos planteando una prórroga del subrégimen que además genere esos recursos. Esperamos tener pronto un borrador más definitivo del proyecto, y las empresas saben que la prórroga del subrégimen va a suceder”, concluyó.