Breves
El señor Ilnao fue uno de los promotores de algunas instituciones señeras de la ciudad, como el Club O’Higgins y asimismo también como emprendedor puso una fábrica de lavandina hace poco tiempo.
El señor Ilnao fue uno de los promotores de algunas instituciones señeras de la ciudad, como el Club O’Higgins y asimismo también como emprendedor puso una fábrica de lavandina hace poco tiempo.

Pesar por el fallecimiento del antiguo poblador José Federico Ilnao

Ayer se conoció la noticia del fallecimiento de don José Federico Ilnao, antiguo poblador y comerciante de Río Grande. Desde el Comité Local Río Grande de la Unión Cívica Radical, expresaron sus condolencias por la desaparición física de quien fuera afiliado. Publicamos la última entrevista que le hiciera Radio Universidad en donde soñaba con poner una fábrica de lavandina.

Río Grande (Ramón Taborda Strusiat).- En el contacto de los viernes que realiza FM Universidad de esta ciudad (93.5 MHZ) con El Vaticano, el director del medio, Alberto Centurión y el corresponsal en Roma Marcello D’Aloisio entrevistaron al antiguo poblador don José Federico Ilnao, quien fue protagonista del crecimiento de esta hoy pujante ciudad, entrevista realizada en las postrimerías del 2014 y replicada en el diario Provincia 23 el 6 de enero de 2015.

José Federico Ilnao compartió detalles de su vida y contó que llegó a Río Grande el 5 de noviembre de 1952 a las cinco de la tarde “tenía una tía acá y a través de ella pude llegar a esta ciudad, donde me cobijaron con toda clase de atenciones hasta hoy y por lo tanto me siento muy orgulloso y agradecido de estar en Río Grande que es mi ciudad”, reflejó el entrevistado.

Don José Ilnao contrastó que cuando llegó a lo que hoy es esta pujante ciudad, “había mil quinientas almas y tenemos talvez cerca de doscientas mil, lo que demuestra que también ha progresado y ese crecimiento fue posible a la convivencia y a la democracia que hemos compartido todos juntos y esto es una gran alegría”.

Relató que “cuando yo vine con los ojos vendados; llegué desde Porvenir en la parte de Chile, pero en realidad provengo de Chiloé. Vine en un camión porque en esa época no había micros (autobuses) ni aviones, con mi madre y dos hermanas”.

Solo le sobrevive una de sus hermanas con la cual compartió la última navidad en la casa familiar de 9 de Julio 387 de Río Grande. “Esta ciudad me lo ha dado todo, no merezco la tanta atención que me ha dado este mi pueblo”, dijo y agradeció que “no solo me ha entrevistado esta radio (FM Universidad) sino también Canal 13 y Canal 11 de Ushuaia y esto me causa una gran alegría porque me siento reconocido como persona y antiguo poblador”.

Justamente en el marco de la Navidad, contexto en el que se desarrolló el programa radial, don José Ilnao contó que recibió la visita en su casa de la imagen del Niño Dios de la Parroquia ‘Virgen del Carmen’, a la que asiste regularmente. “Me sentí muy orgulloso por esta visita porque pude rezar y encender una velita, nosotros hablamos de la humildad de estos pequeños actos que compartimos acá en Río Grande y me siento muy feliz de compartir la información del corresponsal en El Vaticano, para que el mensaje del Papa llegue a toda nuestra comunidad”.

Justamente Marcello D’Aloisio compartió con la audiencia el mensaje de la Misa de Gallo del Papa Francisco, de quien destacó su gran humildad por todos conocida.

Don José Ilnao relató a la audiencia y ante la consulta del corresponsal que cuando llegó a Río Grande “tenía 10 años de edad y entré a estudiar en la escuela primaria, en el Instituto María Auxiliadora de las monjas porque no había muchas escuelas. Además, como vine con los ojos vendados, mis parientes que vivían acá decidieron que eran las monjas las más indicadas para darme las primeras letras”.

También reflejó que “como ese colegio era sólo para mujeres, me hicieron un saloncito mixto y muchos niños de mi edad pudieron estudiar conmigo en ese aula; muchos de ellos hoy están vivos aún y pueden contar su experiencia”.

El señor Ilnao fue uno de los promotores de algunas instituciones señeras de la ciudad, como el Club O’Higgins y asimismo también como emprendedor puso una fábrica de lavandina hace poco tiempo. “Hace unos seis años tenía un departamento en Buenos Aires y cuando lo vendí no sabía que hacer con ese dinero y una idea que me surgió fue poner una envasadora de lavandina acá en Río Grande que todavía está pendiente, porque en el andamiaje del negocio me enfermé un poco y lo tuve que parar. Me falta un diez por ciento para habilitar el emprendimiento para instalarlo en una propiedad mía porque ya tengo el galpón, las máquinas y otras muchas otras cosas para poder llevarlo a cabo y lo poco que me hace falta son insumos como hipoclorito de sodio y esas cosas”.

En este sentido ponderó la posibilidad de crear fuentes de trabajo y expuso que “siempre hay que pensar para adelante, nunca pensar que hasta acá llegó mi vida, sino que pienso trabajar hasta el último día de mi vida y dejaré este emprendimiento a mis nietas para que ellas también sigan luchando en la vida como lo hicimos todos los que vinimos a Río Grande a forjarnos un futuro”.

La maquinaria que tiene en este emprendimiento, “puede llenar mil ochocientas botellas por hora”, destacó el antiguo poblador.

En relación al Club O’Higgins confió que “cuando ingresé a esta institución no había libros ni nada escrito, y yo conocía su historia y me puse a ordenar toda esa parte; podría decirse que fui el primer administrativo que tuvo el club. También junto a los socios, arreglamos todo el predio porque todo estaba muy poceado y tuvimos que colocar mucha tierra. Hoy es una gran institución y me siento orgulloso de haber estado en esos tiempos fundacionales podríamos decir, y hoy hay muchas actas antiguas que las confeccioné en mis tiempos y eso me reconforta mucho”.

Asimismo reflejó que “en mis tiempos pudimos sacar tres veces campeón al Club O’Higgins cuando nunca antes había obtenido un campeonato. Ahora tiene 60 años más o menos ese club, que hoy es uno de los clubes importantes de la ciudad. A través de él, en dos oportunidades pude presidir la Liga de Fútbol de Río Grande y desde el andamiaje deportivo pude pasar a la gran empresa que tiene Río Grande que es la Cooperativa Eléctrica de la cual llegué a ser Síndico también”.

Asimismo perteneció a la Cámara de Comercio, desde donde en conjunto con ‘Coco’ Sevillano posibilitaron el ingreso de otros emprendedores que no eran inscriptos bajo la figura de ‘Sociedad de Responsabilidad Limitada’, hecho que fue aprobado por la Cámara Argentina de Comercio a la cual la entidad local se hizo miembro en esa época.

Don José Ilnao rescató la figura de antiguos pobladores como ‘Coca’ Bilbao (quien tiene 98 años), “ella como esposa del primer gobernador fueguino, don Ruperto Bilbao, fue la primera dama fueguina y la conozco muy bien porque ella es de Porvenir y también fuimos vecinos porque vivíamos muy cerca. El suegro de ella (don Francisco Bilbao) fue el creador de la plaza del pueblo (Plaza Almirante Brown), también del cementerio, del edificio municipal y asimismo de parte de las instalaciones de la Prefectura”.

Don José Federico Ilnao expuso como deseo final la potenciación del turismo en la zona norte de la Isla y la construcción de un gran estadio de Fútbol para la ciudad. “Río Grande es una ciudad rica y no le tiene que faltar nada”, consideró finalmente.