Breves
“La economía argentina está muy difícil porque hay un grave problema de consumo”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, Diego Navarro.
“La economía argentina está muy difícil porque hay un grave problema de consumo”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, Diego Navarro.

Para Navarro la crisis laboral está relacionada con la falta de consumo

“La economía argentina está muy difícil porque hay un grave problema de consumo”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, Diego Navarro. Indicó que la “industria fueguina no camina porque hay un grave problema de consumo en todo el país” y advirtió que “hoy hablamos sobre cómo podemos estirar la agonía hasta que se reactive el mercado”. Deslizó la posibilidad de sancionar una Ley de Emergencia Comercial como sucedió en Santa Cruz y lamentó que los millones para el financiamiento de las Pymes por parte de Nación haya sido “solo un anuncio. Todavía estamos esperando una ejecución concreta”.

Río Grande.- El presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, Diego Navarro, dialogó con Radio Universidad (93.5) y Provincia 23 sobre la crisis económica que viene “golpeando fuertemente” a todo el sector mercantil de Tierra del Fuego.

En diálogo con ‘Buscando el equilibrio’, el vicepresidente de CAME a nivel nacional coincidió con el análisis brindado por el secretario de Empleados de Comercio de Río Grande, Daniel Rivarola, quien había advertido que en el norte de la isla se están perdiendo entre uno y dos puestos laborales por día. Navarro consideró que “el análisis en lo práctico es como lo decía Daniel –Rivarola- desde el sector comercial. Cuando te metes a bucear en la solución, encontrás con que esto es un problema de retracción económica nacional que hace que la industria no esté vendiendo. Está claro que tenemos un problema con la industria y que existe una sobre la continuidad del subrégimen, pero eso es en el 2023. Hoy si la industria no está caminando es porque no tiene ventas en el país”.

En este sentido, agregó que “evidentemente hay un grave problema de consumo, la economía argentina está muy difícil y esa economía rebota en todos los rincones del país incluidos en nuestra provincia y en particular en nuestra ciudad. Es cierto que hay actividades que tiene distintas realidades, pero Río Grande sufre un embate durísimo por este contexto nacional, mientras que Ushuaia está más atemperada a la situación por la actividad turística que está un poco mejor. Desde CAME permanente estamos buscando soluciones coyunturales a las problemáticas que tenemos y no se logran soluciones”.

El presidente de CAME en Río Grande, indicó que a pesar del anuncio de “$100 mil millones para bajar las tasas en lo que refiere al financiamiento Pyme, no se está implementando. El anuncio fue lo único que se concretó. Todavía estamos esperando que se ejecuten las medidas”.

“Todo lo que estamos hablando es sobre ver cómo estiramos la agonía hasta que se reactive el mercado. Todos los elementos que tienen que ver con la presión impositiva, baja de interés, tiene que ver con sobrevivir. Pero para que realmente volvamos a crecer tiene que haber una economía que tenga una potencialidad de desarrollo”.

 

Ley de Emergencia Comercial

 

Sobre la posibilidad de que se sancione la Ley de Emergencia Comercial como sucedió en Santa Cruz, Navarro explicó que “para que se cumplan esto beneficios de la emergencia comercial, tiene que haber una conversación entre el Gobierno de la Provincia y Nación; porque debe existir una ley que genere la emergencia provincial para que de alguna manera la provincia genere algún tipo de paraguas para la situación, y, por otro lado, acompaña el Estado nacional a través de la AFIP”.

En este sentido, aseguró que continuará “conversando con los legisladores y el Ejecutivo provincial, pero esto no es unilateral por parte de la provincia. Para lograr el efecto nacional sobre AFIP, tiene que haber una conversación a nivel nacional. En Santa Cruz se avaló, pero hubo una orden que se emana desde el Ejecutivo nacional y por eso hubo un acuerdo que es lo que tenemos que lograr en Tierra del Fuego. Vamos a intentar lograr ponernos de acuerdos entre los legisladores y el Gobierno porque una de las incidencias más fuertes que tenemos es el aporte contribución que hacemos por cada empleado dado que es muy elevado y realmente hace que muchas veces no se pueda cumplir y esto genera dolores de cabeza en los embargos. Pero no alcanza con que logramos como resultado la emergencia comercial por el lado provincial. Necesitamos que el Gobierno nacional pueda incidir en la AFIP”.

“El problema privado se lleva puesto al sistema público. Todos tenemos que ver cómo colaborar y ponernos en diálogo. Creo que todos tenemos que estar al servicio de sostener los puestos de trabajo que se vienen cayendo sobre todo en el último año”.

 

El mercado inmobiliario de Río Grande, también complicado

 

Navarro también se refirió a la crítica situación por la que atraviesa el mercado inmobiliario en Río Grande, y explicó que “se mueve casi con otro tipo de mercados que dependen propiamente de la actividad y sinceramente hemos caído en los que son los valores constantes. El horizonte con respecto a Ushuaia es muy distinto. Como todos sabemos, tiene una actividad turística que no tiene Río Grande y, hasta en épocas de crisis, está mejor posicionado porque está el dólar alto y es barato para el turismo”.

En este sentido, indicó que “hay mucha construcción que se utiliza apuntada al perfil turístico de la ciudad. Ushuaia va a seguir creciendo en materia de inversión inmobiliaria porque hay necesidades y una proyección de más turismo para Ushuaia y las inversiones que a veces se están pensando acá, se trasladan a Ushuaia porque la inversión inmobiliaria en Río Grande es negativa y esto es malo porque únicamente no perdemos inversión, sino que la inversión inmobiliaria significa puestos de trabajo, mano de obra y crecimiento. Todos sabemos la actividad que representa la construcción”.