Breves
La ministra de Educación Analía Cubino hizo un balance del año por Radio Universidad 93.5 y señaló que “cuando empezamos la gestión esperábamos un año con mucho empuje, con mucha fuerza, pero después de haber iniciado las clases sin problemas edilicios ni salariales, porque se había retomado la paritaria, todo cambió el 16 de marzo con la pandemia a nivel mundial”.
La ministra de Educación Analía Cubino hizo un balance del año por Radio Universidad 93.5 y señaló que “cuando empezamos la gestión esperábamos un año con mucho empuje, con mucha fuerza, pero después de haber iniciado las clases sin problemas edilicios ni salariales, porque se había retomado la paritaria, todo cambió el 16 de marzo con la pandemia a nivel mundial”.

Para Cubino la presencialidad no es reemplazable

En un año signado por la virtualidad en la educación, la ministra Analía Cubino destacó que hubo un gran aprendizaje pero reconoció que la presencialidad no es reemplazable, por ser un espacio de convivencia. Está programado para estas vacaciones comenzar con colonias para retornar al contacto con la comunidad educativa y hay mucha expectativa con la obra de la fibra óptica. La virtualidad va a seguir, en materia administrativa aceleró los procesos y además abre la puerta a la industria del conocimiento, ya anunciada durante la visita del presidente Fernández. También manifestó que a la “docencia estatal se le concretó el pago pero con la docencia de gestión privada había una demora desde 2017, porque no se habían transferido los fondos. Hay docentes que las escuelas ya no tienen en su planta funcional pero hemos podido dar con ellos para pagar esta deuda. Ese fondo lo recibió siempre la provincia pero no era transferido a los docentes privados. Es un derecho consagrado y había que hacerlo, así que estamos poniendo al día esto, y costó mucho tramitarlo a nivel administrativo”, afirmó.

Río Grande.- La ministra de Educación Analía Cubino hizo un balance del año por Radio Universidad 93.5 y señaló que “cuando empezamos la gestión esperábamos un año con mucho empuje, con mucha fuerza, para tratar de recuperar situaciones donde veíamos inconvenientes para mejorar, pero después de haber iniciado las clases sin problemas edilicios ni salariales, porque se había retomado la paritaria, todo cambió el 16 de marzo con la pandemia a nivel mundial. Tuvimos que adoptar distintas metodologías y las instituciones educativas estuvieron todas a la altura de las circunstancias, especialmente el cuerpo docente, que dispuso todo lo que sabía hacer y también se puso a aprender. Sería necio no reconocer que la docencia, las familias, los estudiantes, fueron quienes hicieron un enorme esfuerzo para sostener las clases de una manera totalmente distinta, que nos permitió avanzar con los contenidos y seguir con el vínculo”.

 

Pagando deudas

 

También destacó que “hubo un esfuerzo de distintos ministerios, del área de Finanzas Públicas de la provincia, para pagar todo lo que se adeudaba. Teníamos una deuda de FONID que hace tiempo se transfiere a las provincias. A la docencia estatal se le concretó el pago pero con la docencia de gestión privada había una demora desde 2017, porque no se habían transferido los fondos. Hay docentes que las escuelas ya no tienen en su planta funcional pero hemos podido dar con ellos para pagar esta deuda. Ese fondo lo recibió siempre la provincia pero no era transferido a los docentes privados. Es un derecho consagrado y había que hacerlo, así que estamos poniendo al día esto, y costó mucho tramitarlo a nivel administrativo”, afirmó.

“Los apoderados de las instituciones de gestión privada han manifestado gran preocupación, como también el sindicato SADOP y también SUTEF. El sistema educativo es un solo, con diferentes formas de gestionarse, y la gestión privada es tan importante como la pública. Las instituciones han hecho sus rendiciones y hay algunas diferencias con temas pendientes porque se hicieron cálculos diferentes de los aportes estatales. Esto se está terminando de conciliar y se ha pagado en su gran mayoría. Nosotros entendimos que había que retomar la aplicación efectiva de la ley 749”, subrayó.

“Las veces que hemos ido a la Legislatura planteamos que había que construir vínculos de respeto mutuo y confianza y eso lo hemos logrado, en un año muy complejo, porque el sistema de clases no presencial complicó a la docencia, a las instituciones. Teníamos la esperanza de tener clases presenciales en junio pero no se pudo dar, hace poco los invitamos a trabajar juntos, que podamos tener colonias en el verano por ejemplo, que van a estar habilitadas por el gobierno provincial y el COE, para ir retornando a la vinculación entre estudiantes e instituciones con actividades recreativas. Hay que ir perdiendo el miedo tan grande que se ha construido con lo terrible que ha sido esta pandemia. Sigue siéndolo, pero ya estamos esperanzados en la vacuna y va a haber un impacto por la inmunización. Sabemos que vamos a ir retornando a la normalidad y eso también va a beneficiar a las comunidades educativas de gestión privada”, confió.

 

Fibra óptica

 

La ministra también cifró grandes expectativas con la finalización del tendido de fibra óptica, en particular por el compromiso de ENACOM de conectar todas las escuelas. “Si contamos los establecimientos de gestión privada tenemos más de 180, si bien algunos comparten edificio. Tenemos más de 52 mil alumnos en la provincia, contando sistema público y de gestión privada, donde hay unos 9 mil estudiantes. Estamos muy esperanzados y hemos entregado un trabajo a ENACOM, que va a ser el ente que va a trabajar con las instituciones públicas, prioritariamente educación, salud y seguridad, para poder iluminar las ciudades y especialmente los edificios de gestión educativa. Las escuelas tienen un enclave barrial, territorial, y son muy significativas en la trama social. Vamos a estar trabajando en el verano porque tenemos todo el sistema administrativo para desplegar respecto de la tramitación de expedientes, de altas y bajas de horas cátedra, de novedades. Con la pandemia se ha fortalecido el sistema y hay un beneficio muy significativo en tiempos. Se va capacitar a las instituciones, equipos directivos, para trabajar con la tecnología. Como ministra uso la firma digital y esto acelera los trámites”, indicó.

“Lo que antes se hacía en 44 días, como el pago a las escuelas de gestión privada, hoy se puede tramitar en 6 y tiene que ver con la reducción de tiempo, de cantidad de trámites, con la firma digital. Queremos que esto se siga sosteniendo. Si uno hace un balance, hubo cuestiones muy traumáticas en la pandemia y también hemos descubierto muchas oportunidades a raíz de tener que usar los sistemas y vincularnos de otra manera. Lo bueno tiene que quedar, sin negar lo importante del trato presencial y lo que significa a nivel pedagógico, más que administrativo. La clase no es reemplazable, porque es el espacio para la convivencia entre docentes y estudiantes”, sentenció.

“La conectividad es algo que deseamos hace mucho tiempo y es muy importante que se pueda concretar. Es un desafío enorme en términos educativos, de acceso a la información. Hemos hablado de la alfabetización digital, la ciudadanía digital, la posibilidad de tener un gobierno abierto y ciudades inteligentes para medir el impacto ambiental, anticiparse a situaciones de catástrofe. Tener buena información nos hace tomar mejores decisiones, por otro lado esto va a tener una mejora en la industria del conocimiento. Ya se ha anunciado la instalación de Globant en Tierra del Fuego y va a permitir ampliar la matriz productiva. El capital humano es el 80% de la fortaleza que tiene la industria del conocimiento y esta revolución que se va generando necesita de conectividad y mejora del servicio para poder tener una industria que va a permitir que nuestros jóvenes puedan trabajar de manera remota en empresas como Globant, Google, Amazon y tantas otras”, destacó.

Informó que “la ministra Castiglione ya se puso en contacto con la empresa Globant y están tramitando el trabajo en conjunto para las becas y todo lo que haya que hacer para potenciar a los jóvenes y no tan jóvenes. La nación ha asumido el compromiso de fortalecer Tierra del Fuego, que tiene muchas ventajas respecto de otras regiones en formación digital”.

 

Deuda de infraestructura

 

Dentro de las asignaturas pendientes este año, mencionó la infraestructura escolar. “Nosotros teníamos planteado el portal educativo de Tierra del Fuego al año de gestión y lo pudimos inaugurar el 2 de Abril. Esto nos dio un hándicap y hoy alberga más de 5.500 aulas digitales que fueron creadas. Se fue formando a los docentes y ellos fueron creando sus propias aulas, en plataformas libres. Hemos avanzado más de lo que imaginábamos por la pandemia. Mejoramos la distribución de alimentos, vamos a mejorar el programa alimentario dentro de la escuela, incorporando estrategias asociativas de economía social, que va a impactar en las familias. Sin embargo se han perdido contenidos y vivencias, y esto no hay que negarlo, pero hemos aprendido mucho. Nos queda la posibilidad de haber avanzado en la construcción de edificios, en las mejoras, porque teníamos un programa de desarrollo de infraestructura que se detuvo. Tenemos una demanda importante de vacantes y de aulas y vamos a ir subsanando esto. El Estado va a responder para que todas las familias tengan su vacante”, garantizó.

 

Soberanía

 

Además dio a conocer que “la semana pasada estuvimos en el Consejo Federal de Educación con el secretario Filmus, que fue un ministro muy importante para la democracia argentina. Ha definido que el mapa bi-continental de la Argentina se pueda enviar a 50 mil escuelas del país. Creemos mucho en estos gestos de acompañamiento en una causa tan soberana. Si hay una causa que trasciende cualquier hecho partidario o político y nos tiene siempre unidos es la causa Malvinas”, dijo.

“En Antártida se va a mantener cerrada la escuela 38 y fue una decisión que tomó el Ministerio de Defensa, para extremar las medidas por el coronavirus, pero vamos a trabajar todo el año con las escuelas de la isla grande para recordar y hacer fuerte esta causa, que es la presencia sostenida y la soberanía en la Antártida. Hace unos días terminaron las clases y regresaron los docentes, pero no van a llevar familias ni va a haber estudiantes. No perdemos la esperanza de retornar a las actividades con la base”, manifestó.

 

Lo más difícil

 

Finalmente se le consultó sobre lo más difícil de haber atravesado este año. “Tuvo que ver con la pandemia. Los momentos más amargos fue haber perdido compañeros, ver que las familias que asistíamos con el programa alimentario habían perdido a sus familiares. Lo más difícil fueron las muertes y eso nadie se lo va a olvidar. Hemos perdido vecinos y vecinas y eso impacta en la vida de nuestro sistema educativo”, lamentó.

También fue compleja “la decisión de suspender las clases presenciales. Fue dura en su momento, pero la tuvo que tomar el gobernador en conjunto con el presidente”, concluyó Cubino.