Breves
Monica Acosta

Mónica Acosta (Forja)

«No queremos repetir viejas recetas»

La parlamentaria oficialista se refirió a cuestiones que entiende son “centrales” para la provincia. Habló de la extensión del subrégimen de promoción industrial, la ampliación de la matriz productiva y la creación de Terra Ignis, entre otras cuestiones. También planteó la necesidad de crear un centro de desarrollo tecnológico, involucrando a las universidades nacionales. Acosta igualmente se refirió a quienes desde Buenos Aires cuestionan a la industria local, advirtiendo que “hay sectores de mucho poder concentrado detrás del negocio de los grandes exportadores”.

 

 

“Creo que hay dos objetivos que son absolutamente centrales para la provincia, el primero es la extensión del subrégimen de promoción industrial -que no es una cuestión de temporalidades, sino que es el puntapié inicial para discutir una salida integral que le sirva no solamente la provincia para pararse sobre sus propios pies, sino también ante las miradas del resto de las provincias e inclusive de la centralidad de Buenos Aires- porque desde hace mucho tiempo muchos gobiernos han cuestionado a nuestro su régimen industrial, principalmente en posesión de algunas empresas radicadas que han tenido como principal objetivo dar mano de obra y generar trabajo con la característica de ensamble o por el tipo de maquinaria que aquí se utiliza, muchas veces ignorando que es la industria de ensamble la generadora del valor agregado y que consta de maquinarias -como por ejemplo las chipeadoras- que están por encima de 2 millones de dólares de valor”, repasó la legisladora por Forja, Mónica Acosta, refiriéndose a los temas relacionados con el sector productivo.

Después indicó que “es fundamental, en virtud de este nuevo esquema que tiene planteado la Argentina, que nos encontremos intentando diversificar la matriz productiva con ramas estratégicas, como puede ser la biomedicina. Prueba de ello es que, en plena pandemia, la necesidad fue la de fabricar respiradores y de hecho se están haciendo. Después hay una cantidad de productos que se pueden incorporar, como parte de la cadena de valor de otras industrias del resto del país”. “Por ejemplo se ha mencionado muchas veces a la industria automotriz, que es el segundo gran paso en la sustitución de algunas importaciones, agregando mayor valor a la cadena productiva”, remarcó.

 

 

Terra Ignis

 

 

Acosta después mencionó que “el otro objetivo principal es una propuesta, por parte del Ejecutivo, para la creación de una empresa estatal de hidrocarburos que tiene una salida tripartita. Por un lado con la participación activa de la provincia, por primera vez en la historia y con 40 años de su régimen pudiendo percibir una renta a través de la extracción de petróleo, industrializando el recurso, generando nuevos puestos de trabajo, y en una segunda etapa avanzar con la explotación del gas recurso que también -al igual que el petróleo- siempre ha estado en manos de empresas privadas”, advirtió.

Indicando luego que dicha empresa “nos permitiría participar y tener un grado de incidencia superior sobre la tarifa de un insumo, que es fundamental y es el principal derecho humano de todos los habitantes de la provincia”, destacó. Asegurando también que puede significar “la posibilidad de ser los exportadores o proveedores de energía, con la necesidad que hoy tiene incluso el propio Banco Central por la carencia de reservas”.

“Esta mirada integral no se limita sólo a la industria electrónica y da la apertura a distintos negocios, teniendo la potestad sobre los recursos naturales de nuestra provincia industrializándolos y siendo generadores de nuestros propios dólares, en el marco de una crisis importante”, expresó Acosta.

Mencionó la legisladora que esa es “de alguna manera, como nosotros queremos presentarnos frente al resto del país y frente al propio Estado nacional. Porque si no es como repetir viejas recetas, esperando siempre lo que nos toca como coparticipación. A la vez entendemos que es una provincia donde está todo por hacerse y depende de decisiones políticas. Muchas veces no se nos ha permitido arribar a una serie de consensos, pero no se puede negar que estamos permanentemente atravesados por discusiones de carácter económico y de carácter político, que a veces nos separan de la posibilidad de poder avanzar en propuestas de estas características”, reflexionó.

 

 

 

Ofreciendo soluciones

 

 

 

Comentando luego que “todo esto tiene que ver con discusiones que muchas veces hemos llevado adelante en la Cámara Legislativa en este último tiempo, nosotros hemos dado prueba cabal por lo menos en este año de gestión desde la Cámara, que los legisladores oficialistas no hemos acompañado ni el Ejecutivo ha impulsado leyes que -en este marco de emergencia- implicaran ajustes o que fueran en detrimento y perjuicio de la clase trabajadora, mucho menos del resto del pueblo”, reivindicó la parlamentaria.

Mencionando que “por el contrario, hemos sido participantes muy activos -en el marco de esta pandemia- de ofrecer soluciones como lo fue el propio programa PROGRESO, que ha llegado a pequeños productores, a un sin número de personas que perdieron el empleo y que hoy obviamente están mirando con un grado de expectativas que aparezcan políticas que vuelvan a poner en valor condiciones reales para poder trabajar y reconstruir el tejido social, siempre en el marco también de esperar la aparición de las vacunas”, aclaró.

Mónica Acosta aseguró que la ampliación de la matriz productiva y la posibilidad de desarrollar otras ramas, como puede ser la producción y el procesamiento de hidrocarburos, no se opone con el sostenimiento de la industria que actualmente está radicada en Tierra el Fuego. “Por el contrario –señaló-  es absolutamente complementario, es como seguir potenciando partes de la cadena de valor, porque son recursos necesarios para poner en marcha otras actividades”, destacó.

Dijo que “hoy tenemos una crisis energética importante en la provincia, para poner un ejemplo sencillo y pequeño desde el lugar que más conozco que es la Cooperativa Renacer, hay que decir que tiene 21 inyectoras de plástico de las cuales 17 funcionan. Pero para poner en funcionamiento una sola hay que dar aviso a la Dirección Provincial de Energía, porque en situaciones y en condiciones de emergencia energética con poner en marcha una serie de máquinas se puede dejar anegado a todo un sector de la población o lugares como Tolhuin o Almanza”, estimó.

Indicando que “si hoy fuéramos nosotros quienes explotáramos esos recursos y estuvieran en manos del Estado provincial, estaríamos en mejores condiciones y de alguna manera podíamos elevar esa potencialidad que nos permitiría poner en marcha a varios sectores productivos que son aleatorios a la cadena de valor y son parte de la sustitución de importaciones. Entonces no debemos reducirnos solamente a la industria electrónica, aunque tenemos que defenderla como una parte vital”, señaló.

Manifestando que como fuerza política siguen “soñando con un centro de desarrollo tecnológico, es fundamental tenerlo en ambas ciudades, con el apoyo y el acompañamiento de universidades de todo el país y con una fuerte mirada para seguir explotando algo fundamental como la necesidad de propender a la soberanía alimentaria. También en esto tenemos que mejorar aspectos relacionados con la logística, entonces necesitamos obras y cuestiones que tienen que ver con la ampliación de las instalaciones y todo eso genera un movimiento y un crecimiento que sea sostenido y equiparado a otro régimen industrial como es el de Manaos, en Brasil”, expresó.

 

 

El significado de vivir en Tierra del Fuego

 

 

Finalmente, al ser consultada sobre las publicaciones y expresiones que volvieron a cuestionar al régimen industrial y a las industrias radicadas en la provincia, Mónica Acosta recordó que “hay sectores de mucho poder concentrado detrás del negocio de los grandes exportadores, esa es una industria que es innegable y están en posesión de ella muy pocos actores, que no asumen el riesgo de generar empleo, mano de obra, ni mucho menos”, repasó.

Advirtió que “son negocios privados, por algo crecieron como crecieron esos negocios particulares y hasta las ventas por Internet tienen nombre y apellido y son gente que en poco tiempo se convirtieron en dos grandes millonarios del mundo. También hay un forcejeo por generar otras zonas francas en el resto del país y cada uno discute como le parece que sería razonable hacerlo, omitiendo lo que significa vivir en Tierra del Fuego”, alertó la parlamentaria por Forja.

Expresó que “gran parte de eso tiene que ver con el arraigo, con la historia de quienes decidimos vivir en este lugar, pero también con la posibilidad de un trabajo digno que incluso muchas veces se va heredando generacionalmente y todo eso tiene que ser recuperado como un patrimonio nacional, al igual que la educación técnica y el perfil profesional de las carreras de ingeniería”, señaló.

Preguntándose por último “¿De qué sirve ser el semillero de todas esas profesiones y después, al momento de recibirse, tienen que irse fuera del país porque no tienen un lugar específico donde desarrollarse o no pueden aspirar a ser trabajadores de las grandes empresas siderúrgicas o de los grandes monopolios?”

“Entonces hay que tener una mirada pensada también para las pequeñas empresas, para las medianas, para las cooperativas que también se dedican a explotar y a producir en la rama industrial. En general tiene que haber una mirada entonces desde ese lugar, sobre los sectores medianos y pequeños que se dedican a producir”, concluyó Mónica Acosta.