Breves
Raúl Von der Thusen, presidente del Cuerpo de Concejales de Río Grande.
Raúl Von der Thusen, presidente del Cuerpo de Concejales de Río Grande.

No prosperó el pedido de endeudamiento de 450 millones

El Concejo Deliberante de Río Grande aprobó ayer por unanimidad la emergencia en la obra pública y la prórroga para las emergencias sanitaria, económica y administrativa. Con esta nueva herramienta se habilita al Ejecutivo a acelerar todos los plazos administrativos y la presentación de iniciativas privadas. Se incorporó una comisión mixta entre el Poder Ejecutivo y el Concejo Deliberante, para el control de las propuestas que se planteen desde el sector privado para la ciudad. No prosperó el pedido de endeudamiento de 450 millones destinados a financiar obra pública, por oposición de FORJA.

Río Grande.- El Concejo Deliberante aprobó ayer en sesión ordinaria el proyecto de emergencia en la obra pública, luego de casi ocho horas de debate, ante la oposición de FORJA a autorizar la toma de endeudamiento por 450 millones de pesos, propuesta por el Ejecutivo.

Por Radio Universidad  93.5, el presidente del Cuerpo, Dr. Raúl Von der Thusen, dijo que “fueron muchas horas de trabajo hasta que logramos sesionar. No pudimos ponernos de acuerdo con respecto al endeudamiento de 450 millones de pesos, pero sí pudimos aprobar la emergencia, con todo lo que eso conlleva. Es una herramienta que estaba esperando el Ejecutivo municipal de manera urgente, para comenzar de una buena vez con obras públicas”.

Defendió el endeudamiento de 450 millones, que “era una herramienta más que necesaria, pero no pudimos lograr el acompañamiento que necesitábamos por carta orgánica. Vamos a dejarlo en comisión para seguirlo trabajando y lograr el consenso de la mayoría”.

Además se prorrogaron ordenanzas de emergencias ya existentes. “El proyecto que presentamos planteó la prórroga de las dos emergencias que estaban en vigencia y vencían el 14 de septiembre. Una era la emergencia sanitaria y la otra la emergencia económica y administrativa. Eso generó que se pudiera aprobar la prórroga de las licencias de conducir o partidas presupuestarias para atender la pandemia”, indicó.

“Lo que incorporamos ahora es otra emergencia, para obra pública. Es una herramienta nueva que le brindamos al Ejecutivo para acelerar todos los plazos administrativos, sin dejar de lado los controles. Con las emergencias que prorrogamos le habíamos dado la facultad al intendente para poder mover la partida presupuestaria destinada a obra pública en el presupuesto, por eso necesitábamos sí o sí aprobar esta nueva emergencia, porque no estábamos habilitados a recibir iniciativas privadas. El municipio no tenía fondos líquidos suficientes para llevar adelante un plan de obra pública en el verano, y lo que logramos ahora es que pueda recibir proyectos de iniciativa privada”, explicó.

Recordó que en la gestión del ex intendente Gustavo Melella sucedió lo mismo en dos oportunidades, y también en la gestión de Jorge Martín. En ese momento las empresas Canga y Cóccaro financiaron obra pública pero el municipio dejó impaga una parte, que dio origen a una demanda. “La situación en aquel momento era distinta, en este momento hablamos de una emergencia y lo que pasó aquella vez no fue basado en una emergencia. En esa oportunidad el endeudamiento fue muy grande y se hizo imposible llevar adelante los pagos. Ahora se pueden llevar adelante y las obras tienen que ser por iniciativa privada porque todo el mundo conoce la crisis que vive Río Grande”, subrayó.

Dentro de la ordenanza se incluyó “una comisión mixta entre el Poder Ejecutivo y el Concejo Deliberante, que va a llevar adelante todo el control de las iniciativas privadas que se planteen para la ciudad. Si algo nos parece abusivo o tiene alguna cláusula leonina, claramente no lo vamos a aceptar, porque no vamos a poner en riesgo las finanzas del municipio”, advirtió.

Aclaró que no implica fideicomisos ni participación público-privada: “No es ningún fideicomiso ni tampoco participación público privada. Es más, en este mismo proyecto incorporamos un artículo que suspende por el plazo de la emergencia la participación público-privada. Únicamente va ser con fondos que el municipio pueda conseguir a nivel nacional, provincial, como el pago de la coparticipación. Justamente no pudimos aprobar el artículo 3, que autorizaba al Ejecutivo a tomar un crédito por 450 millones y eso quedó descartado. Lo único que se aprobó fue la declaración de emergencia, la facilitación administrativa para poder contratar obra pública y la autorización al municipio para poder recibir proyectos de privados que quieran financiar obras públicas para la ciudad, porque la ciudad hoy no cuenta con los fondos suficientes para poder hacerlo”, indicó.

Dentro de las obras previstas, mencionó “un centro de salud para el barrio Chacra XI, el saneamiento sanitario de cloacas y agua, los pluviales para muchos barrios que se inundan, mantenimiento de calles que no son de asfalto. Son varias obras las que se van a ir haciendo, en la medida que se puedan ir pagando. Hay todo un plan de obras para hacer y no es que se va a hacer cualquier cosa”, afirmó.

“Nosotros aprobamos la emergencia en el marco de un plan de obras que presentó el Ejecutivo, y eso autorizamos a generar como iniciativa privada de las empresas. Creo que va a ser un gran alivio para el municipio, porque lo va a poder pagar en varias cuotas, 24 ó 36 cuotas, y va a poder ser cubierto en la actual gestión, y por supuesto vamos a tener obras para la ciudad, que los vecinos están pidiendo”, destacó.

Respecto de los concejales que se opusieron al endeudamiento, señaló que “pedían más información, que es muy difícil recabarla, porque es un flujo de fondos pedir un empréstito, no es algo fácil y tiene que trabajar el equipo económico para esto y hacer las averiguaciones en entidades bancarias, sobre los intereses y demás. Nosotros le habíamos puesto como tope que no se podía pagar una tasa de interés superior a la activa del Banco Tierra del Fuego, pero no alcanzó con esto. Igualmente lo dejamos en agenda y es un tema que vamos a seguir trabajando para que el intendente pueda tenerlo, en el caso que lo necesite”, adelantó.

 

Largo debate

 

El concejal manifestó que, si bien “la votación salió por unanimidad, fue un trabajo de muchas horas y tuvimos que consensuar muchos puntos con el bloque de FORJA, porque es el bloque opositor del municipio, hasta que logramos ponernos de acuerdo. Aceptamos varias cláusulas que incorporaron, como por ejemplo la ampliación de la comisión de seguimiento de la iniciativa privada, porque ellos querían participar y lo aceptamos. Llegamos a un acuerdo luego de casi ocho horas de trabajo”.

Desde FORJA plantearon que se había presentado muy rápido el proyecto, sin tiempo para su análisis, pero el edil recordó que “en las gestiones anteriores se presentaba una hora antes de la sesión. Nosotros lo presentamos con una semana de anticipación y además fue tratado en Labor Parlamentaria el viernes pasado, durante más de cuatro horas y media. En la gestión de Melella era costumbre presentar los proyectos una o dos horas antes, o un día antes. No teníamos mucho tiempo para la discusión y acá hubo tiempo de discusión”, diferenció.

 

Otros proyectos

 

Además de las emergencias, “hubo varios asuntos, fue una sesión ordinaria como se hace todos los meses. Este Concejo Deliberante no dejó de trabajar nunca, sesionamos siempre y llevamos las comisiones de manera virtual. El trabajo que se hizo en comisiones se vio reflejado en la sesión. Aprobamos el proyecto para promover la donación de plasma, que ya comenzó a hacer el área de hemoterapia, y se va a hacer una campaña para promover esto”, dijo.

Respecto de la regulación del delivery, informó que “presentamos un proyecto pero queremos tratarlo de manera integral. Hay un proyecto que presentó el bloque de FORJA para taxis y remises, con el que no estamos de acuerdo y quedó en comisión. Seguramente en los próximos días estará terminado el trabajo en comisión y veremos si se aprueba en la sesión prevista para fin de mes o en una sesión especial. Vamos a regular un nuevo sistema y la idea de todo el cuerpo de concejales es que sea una normativa correcta y que no tengamos que estar haciendo parches después”.

 

Presupuesto 2021

 

Por otra parte se le preguntó sobre el debate del presupuesto municipal del próximo ejercicio: “El 30 de septiembre vence el plazo para que el municipio presente el proyecto y a partir de ahí comenzará la discusión como todos los años. Si hay que hacer alguna modificación, la haremos en las distintas comisiones. Estamos esperando muy ansiosos el proyecto, porque entendemos que va a ser crítica la situación económica para el 2021 y hay que ser muy cuidadosos a la hora de dar tratamiento esto asunto y ver de qué manera, con los pocos recursos que hay, se hacen más cosas para los vecinos”, planteó.

 

Situación estabilizada

 

En lo que respecta al funcionamiento interno del Concejo, luego de haber heredado una deuda de 10 millones de la gestión anterior, Von der Thusen aseguró que “la situación fue totalmente saneada, con una buena administración, no sólo por iniciativa de quien habla sino por todo el trabajo que está llevando adelante el área administrativa del Concejo. Pudimos sanear la deuda, nos costó mucho pero lo hicimos, y nos estamos poniendo al día con los proveedores y con los profesionales. Con el envío de fondos de coparticipación desde el Ejecutivo municipal están casi al día, pero también es entendible que debamos esperar a que se pongan al día con el municipio desde la provincia, porque luego de que esto sucede envían los fondos al Concejo. Todavía se deben 400 millones de pesos, y lo que han mandado hasta ahora no es más que cumplir con su deber, pero todavía está faltando enviar lo que corresponde para poder estar al día con el municipio. A nosotros como efecto cascada nos afecta, porque si no ingresan los fondos al municipio, impacta en todas las instituciones, y la situación se comienza a poner más crítica. Desde la administración hemos tomado la determinación de ser muy austeros, con los números al pie de la letra, para terminar el año con la situación saneada, con toda la deuda paga de 2019, la de 2020 y quizás podríamos tener superávit. Eso sería algo histórico para esta institución”, auguró.

Recordó que “el presupuesto del Concejo es de 307 millones y casi el 90% se va en el pago de sueldos, de aportes, porque es una institución muy grande, y el resto va  destinado a los concejales y el personal que trabaja con ellos”.

 

Trabajo conjunto en la pandemia

 

Finalmente se refirió al trabajo conjunto del gobierno y el municipio en la pandemia. “La verdad era una situación que debía suceder y uno venía pregonando por esto desde hace tiempo. Estamos en una situación totalmente crítica y las divisiones políticas que podamos tener las tenemos que guardar para otros ámbitos. Hoy es momento de estar todos unidos trabajando en el mismo camino, con el mismo horizonte y colaborar cada uno desde el lugar que le toca. Seguramente habrá tiempo para discutir las rencillas políticas, pero hoy estamos todos atentos a la situación sanitaria de nuestra provincia”, priorizó.