Breves
Federico Juncos, titular de la ‘Agencia Río Grande Viajes’, se refirió al movimiento de pasajes aéreos.
Federico Juncos, titular de la ‘Agencia Río Grande Viajes’, se refirió al movimiento de pasajes aéreos.

No hubo variaciones en las ventas de pasajes aéreos

Pese a que los costos de los pasajes aéreos se han elevado, el porcentaje de ventas para vuelos de cabotaje se ha mantenido en la misma magnitud que el año pasado, reveló Federico Juncos, responsable de una agencia de viajes de Río Grande. Destacó que la posibilidad que desde Ushuaia se pueda conectar directamente con Córdoba, ha sido muy importante para mantener el mercado aéreo. 

Río Grande.- Federico Juncos, titular de la ‘Agencia Río Grande Viajes’, se refirió al movimiento de pasajes aéreos.

“La venta de pasajes estuvo prácticamente igual a la del año pasado; los costos se han elevado como todo, ha cambiado mucho la composición del valor del boleto y el otro problema es la financiación con tarjetas que está casi cortado en cuanto a la financiación bancaria, de acuerdo a los intereses. La gente vio la posibilidad de pagarlo de otra manera y algunos se han endeudado bastante con los intereses de las tarjetas”, explicó el propietario de la agencia.

“Hay gente que a último momento decide viajar, cierra los ojos y compra un pasaje para tomarse unos días de vacaciones en un año tan complicado donde necesita unos días de descanso. Además hay que tomar en cuenta que hay mucha gente que tiene familiares den el norte y por ahí los gastos son los mismos que acá y va a visitar a los padres, a los tíos u otros familiares; incluso hay gente que compran pasajes para traer a los chicos que están estudiando en el norte, si bien ha mermado un poco este año”, agregó.

En ese sentido, Juncos reiteró que “el volumen de ventas ha sido el mismo que el año pasado, pero lo que sí es real es que los costos se ido bastante arriba, como todo”.

También, hay otras formas de viajar, como por ejemplo, irse tres o cuatro personas en un vehículo, “pero esto también es variable, porque por ahí les sale más barato irse tres personas en avión que en el auto, la diferencia está en la movilidad que pueda tener en el lugar de destino”.

En relación a la venta de pasajes para febrero, el agenciero dijo que “hay plazas en los aviones, si bien Río Grande siempre fue más complicado que Ushuaia, donde tienen más vuelos. Hay un tema de valor económico nada más, pero si se le suma el traslado desde Río Grande a Ushuaia para tomar el avión, los valores quedan más o menos iguales”.

Observó que en el caso de los destinos internacionales, “los pasajes siempre son en dólares porque es la moneda con la que se hace las transacciones. Son pasajes que se sacan con tiempo, son muy pocas las personas que vienen ahí nomás a sacar un pasaje internacional. Los que ya teníamos vendidos, lo hicimos a mitad de año o a lo sumo en agosto y septiembre. Hay gente que ya está previendo en enero y junio del año que viene, pero son pocos y generalmente son consultas”.

“Ahora hay mucha gente de vacaciones, por lo que recién estamos empezando a acomodarnos para futuras ventas. De todos modos hay que tener en cuenta que son más la gente que se radica que la se va de la Isla; es decir, mercado siempre hay, al margen que lo haga vía terrestre o aérea. La gente que antes se iba por tierra hoy lo hace por avión porque a lo mejor antes eran cuatro y hoy son dos porque tienen los hijos estudiando en el norte y les es más práctico ir por avión. Por el contrario, gente que usaba el avión hoy se largan a ir por tierra, si bien es un viaje tedioso, porque han comprado un vehículo”.

“El destino más común es Buenos Aires, desde donde muchos pueden tomar un colectivo para irse a otras provincias más al norte. Lo bueno que hemos tenido desde hace un par de años a esta parte, son los vuelos que parten de Ushuaia con la central en Córdoba y eso influye en los pasajes de gente que le es más práctico irse a Córdoba sin pasar por Buenos Aires. Nosotros hemos tenido buenas ventas saliendo de Ushuaia porque se utiliza la central de Córdoba para derivar vuelos hacia otros aeropuertos como Resistencia, Iguazú o Mendoza, un poquito más abajo y todo esto es bueno porque se descomprime el movimiento de aviones en Buenos Aires”, finalizó.